Compañera incansable de lucha, militante de la Liga Internacional de los Trabajadores. La mayor parte de su vida estuvo ligada a la lucha y a la construcción de la corriente morenista.

Desde que era una joven maestra en Quilmes, abrazó la construcción del PST argentino, y luego militó en las regionales de Tucumán y Córdoba del viejo MAS.

Combatió el revisionismo y reconstruyó la sección argentina de la LIT en la década de 1990.

Era una de nuestros cuadros más duros y decididos, comparable a los “viejos bolcheviques”, incansable en la lucha por la revolución socialista. Siempre se dedicó a la lucha de clases y a la política revolucionaria, siempre estuvo dispuesta a responder cuando el partido la necesitaba.

Aunque en sus últimos años estuvo alejada de la militancia cotidiana, siempre se mantuvo, hasta sus últimos días, colaborando con el PSTU argentino y la LIT.

Pero además de todo es reconocida como amiga, solidaria, madre y compañera. La echaremos mucho de menos.

Por eso Graciella, SIEMPRE ESTARÁ PRESENTE con nosotros.

Secretariado Internacional de la Liga Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional.