Compartir

Ha corrido por las redes sociales la versión de que la huelga de los camioneros sería un “lockout”. Solo para recordar, “lockout” es una paralización provocada por los empresarios. En ese sentido, lockout es lo contrario de una huelga, que ocurre con la paralización de los trabajadores.

Por: PSTU – Brasil

Un ejemplo de lockout fue la paralización de 62 días realizada en 2002 por la dirección de PDVSA (petrolera de Venezuela) contra el entonces presidente Hugo Chávez, pocos meses después del intento de golpe de Estado. Los opositores pretendían derrocar el gobierno, pero el lockout fracasó.

Otro lockout famoso fue el realizado en 1972 y 1973 por empresarios chilenos contra el gobierno de Salvador Allende. El lockout fracasó cuando los trabajadores decidieron enfrentar la conspiración para paralizar el país. Muchas fábricas fueron ocupadas y los medios de transporte, en muchos casos, requisados. Los comercios también fueron abiertos por la fuerza.

La actual huelga de los camioneros no tiene nada que ver con esa realidad, como están sugiriendo muchos petistas y sus asociados. Al final, no es necesario decir que Temer está muy distante de ser un Salvador Allende…

La huelga de los camioneros es más que justa, puso a Temer contra las cuerdas, tiene apoyo popular y pone a la orden del día la convocatoria a una Huelga General en el país. Además, ella también arrastra a otros sectores de la clase trabajadora que está entrando en huelga por todo el país.

Si fuese un lockout, la huelga de los camioneros no estaría siendo combatida por los empresarios, gobiernos, Congreso y la gran prensa como la Globo, que llama a los camioneros de “chantajistas”. Hasta Jair Bolsonaro, candidato que intenta disputar el movimiento, es contrario al bloqueo de rutas. “Bloquear las rutas, no”, dijo en entrevista.

Lea también  Costa Rica | El gobierno prioriza la riqueza y no las vidas

En este momento, la Justicia autorizó el uso del ejército para reprimir los bloqueos de los camioneros. ¿Qué harán aquellos que llaman la huelga de lockout? ¿Van a apoyar la represión militar? ¿Y aquellos activistas de derecha que defienden una intervención militar en el Brasil y están disputando el movimiento huelguista? ¿Van a saludar a los militares que van a reprimirlos en los bloqueos de rutas?

En realidad, quien llama esta huelga de lockout quiere esconder el nefasto papel que el PT cumple al sostener a Temer en el poder. Ese gobierno extremadamente frágil solo no cayó todavía porque PT, CUT, y las direcciones de las centrales como la Força Sindical, se niegan a llamar una Huelga General en el país. La Nueva República está desmoralizada, los capitalistas divididos, pero una explosión social que tire abajo todos los poderes no ocurre solo porque esas direcciones están agarradas al compromiso de sostener el régimen. Además de eso, llamar el movimiento de lockout es de hecho “hacer el juego de la derecha”. Es negarse a unir a la clase trabajadora y sus organizaciones para disputar la hegemonía de este movimiento, creando las condiciones para una Huelga General que pare el país y derribe a Temer.

Traducción: Natalia Estrada.