Hace unos días terminó el teatro electoral para la elección del «nuevo» presidente de la República en el que, por enésima vez, como si hubiese necesidad, se hizo evidente la decadencia de este sistema, representado entre las bancadas del parlamento con escaramuzas fingidas entre los partidos de gobierno para luego confirmar el estado actual de las cosas: la estabilidad política para avanzar con la reestructuración industrial y las reformas dictadas por Confindustria y los bancos. Dentro de este deplorable circo se inscribe el duro ataque que está sufriendo todo el sector aéreo, donde miles de trabajadores y toda la comunidad están pagando los costos.

Por: Daniele Cofani (obrero de Alitalia)

Conte, Draghi y la nano compañía

Entre el 15 de octubre y el 3 de enero se cerraron de hecho las dos principales e históricas compañías nacionales –hablamos de Alitalia y Air Italy (antes Meridiana)– generando miles de despidos y la pérdida importante de trabajadores calificados que representan un activo colectivo de más de 60 años garantizando un servicio esencial para la movilidad y la economía del país. Esta destrucción, si bien es cierto que fue llevada adelante por Draghi y su gobierno, tiene raíces muy lejanas que se han ramificado a través de todos los ejecutivos –de todos los colores– que se han sucedido en los últimos 20 años. En cuanto a Alitalia, todo está bien contado en las páginas del libro Alitalia crónica de una lucha ejemplar(1), mientras que para la ex Meridiana es posible leer más detalles en nuestro reciente artículo(2). Todo esto no sucedió por casualidad, sino que se hizo a sabiendas, al son de los decretos y acuerdos sindicales que, poco a poco, han ido mermando ambas compañías, dejando espacio y tráfico tanto para el low-cost [bajo costo] –también a través de una cuantiosa financiación pública– como para los grandes gigantes del transporte aéreo internacional. En este contexto, Ita Airways (la nano compañía pública) no está dando respuesta a todos los males, por el contrario, es el mejor regalo que Conte, Patuanelli y Gualtieri primero, y Draghi, Giorgetti y Franco después, pudieron hacerle a la competencia, que durante años ha estado metiendo sus manos en el rico mercado de pasajeros y carga del país.

Burócratas siempre listos para dividir

En este contexto, hay una gran responsabilidad de las direcciones de los sindicatos, que han acompañado todos los procesos de desmantelamiento, tanto con la firma de acuerdos sindicales como con una narrativa totalmente falsa de los hechos, con el único fin de estafar a los trabajadores y las trabajadoras –también a sus propios afiliados– para defender sus estructuras burocráticas. Estamos hablando de esas direcciones que en estos años se han puesto totalmente al servicio de los diversos especuladores que han destruido Alitalia y Air Italy pero también otras empresas como Blu Panorama y Ernest, que han defendido los intereses y las ganancias de los distintos valientes capitanes, del príncipe Aga Khan y de los jeques de los Emiratos (Etihad y Qatar), enviando en cambio a la destrucción a miles de trabajadores y trabajadoras altamente calificados, gravando los costos sociales y económicos sobre toda la comunidad. La mayor responsabilidad a imputar a estos personajes es la de haber dejado deliberadamente divididas y distanciadas todas las luchas del sector de la aviación, empezando por las líneas aéreas hasta llegar a todo el sector aeroportuario. No solo los han distanciado, sino que han trabajado diariamente para oponerlos, también a través de la estipulación de contratos diversificados y un uso desproporcionado de la precariedad. Un cóctel infernal que generó un dumping social extremo entre las distintas realidades, incluso dentro de las compañías, con la división entre trabajadores fijos, precarios y tercerizados, hasta el uso de falsas cooperativas. Todo esto ha creado un conflicto dentro del gremio, que es utilizado como palanca para mantener divididos a los trabajadores que, en cambio, deberían luchar hombro a hombro: el ejemplo más llamativo es, sin duda, la división y la contraposición creadas entre los trabajadores de Alitalia y Air Italy. En el momento de máxima crisis del sector aéreo por causa de la pandemia –mientras Alitalia estaba en administración extraordinaria y Air Italy se había declarado en quiebra–, en diciembre de 2021 los principales sindicatos aprobaron, de hecho, el plan miserable y insolvente de Ita presentado por el gobierno Conte bis, cuando en cambio todos habrían podido converger en una lucha unida por una gran compañía pública, considerando también la inversión que podría estar a disposición. Se han pasado meses prometiendo aviones y un lugar para todos, engañando a miles de trabajadores, cuando en cambio el puesto estaba garantizado solo para ellos, logrando luego enfrentar entre sí a los trabajadores despedidos de Alitalia y Air Italy sobre el lay off, respaldando en los hechos el plan de destrucción del sector de la aviación.

2 de diciembre: la firma de la vergüenza

Lo ocurrido el 2 de diciembre, con la firma de los acuerdos entre Ita y Cgil, Cisl, Uil, Ugl y algunas asociaciones profesionales, no solo preocupa a los trabajadores y trabajadoras de Alitalia, sino que tiene consecuencias directas para todo el sector y para toda la clase trabajadora. En primer lugar, han traicionado a decenas y decenas de trabajadores que han llevado adelante una dura y larga batalla contra el plan Ita; plazas que en varias ocasiones vieron la participación de miles de trabajadores y trabajadoras con un importante componente combativo y coherente de las cuales nació el Tutti A Bordo – no al Plan Ita; plazas donde se interpelaba a políticos (Gualtieri) y dirigentes sindicales que estaban llevando a cabo un proyecto de destrucción. Para explicar mejor lo que pasó el 2 de diciembre, me remito a un artículo sobre el tema(3) en nuestro periódico Progetto Comunista: «De esa reunión, que duró unas horas, salieron 5 acuerdos firmados por Cgil, Cisl, Uil y Ugl en relación con la renovación de la CCNL del Transporte Aéreo (parte del sector), el acta del acuerdo de adquisición de activos y desarrollo ocupacional (sic!), protocolo de relaciones industriales, acuerdo de integración de segundo nivel para el período 2022-2025 y acuerdo de bonificación por resultados. Algunas organizaciones profesionales, Fast Confsal, Anpac, Anpav, Anp, han firmado solo una parte de los 5 acuerdos, mientras que Usb y Navaid han decidido no firmar nada. De hecho, a pocas semanas del comienzo de Ita, con las plazas vaciándose paulatinamente, la mayoría de las organizaciones sindicales certificaron miles de despidos, discriminación especialmente contra las madres trabajadoras (falta de aplicación del art. 2112), recortes salariales y a los derechos establecidos en el reglamento de la empresa Altavilla (que fueron informados en el CCNL [acuerdo de negociación nacional de todo el sector] a través de acuerdos de integración [un acuerdo específico más que tiene la compania] pero, sobre todo, se garantizaron un “lugar bajo el sol” con la firma del protocolo sobre relaciones laborales, salvaguardando sus estructuras y permisos sindicales. Apenas unos días después de esta firma, los principales dirigentes de los sindicatos signatarios(4), entre ellos los secretarios nacionales de Filt-Cgil y Uil Transportes, fueron llamados al servicio por Ita”.
Durante esta reunión hubo una manifestación de un puñado de trabajadores y trabajadoras combativos del comité Todos A Bordo que, a pesar de una tempestad de lluvia, lograron animar una protesta frente a las ventanas de la sala donde se encontraba reunida la dirección de Ita y las direcciones de todas las organizaciones sindicales (Cub y Acc excluidos).

Ya basta: debemos unirnos contra las burocracias sindicales y el gobierno Draghi

Lo ocurrido en Alitalia y Air Italy pone aún más de manifiesto la división de aguas que separa las necesidades reales de los trabajadores y trabajadoras del oportunismo de las direcciones sindicales, dispuestas a salvaguardar solamente sus propias estructuras frente a la masacre social en curso en todos los sectores. La «salvaguarda» de los principales dirigentes sindicales signatarios que tuvo lugar en Alitalia es un método que se ha repetido durante años y que se puede reproducir, por ejemplo, también en Air Italy (no se puede descartar que pronto veamos a algunos burócratas entrar en Ita), mientras unos 10.000 trabajadores de las 2 ex compañías fueron despedidos y reducidos al hambre, sin contar los muchos otros en los distintos aeropuertos, desde Fiumicino, los aeropuertos de Milán y Cerdeña, hasta Reggio Calabria.
Esta práctica consolidada debe ser fuertemente denunciada y combatida: debemos reiterar, en la próxima fase de movilización, la necesidad de fortalecer organismos independientes de lucha dirigidos directamente por los trabajadores, los únicos que pueden llevar a cabo sus propias demandas sin ningún compromiso, tratando de unir las diversas realidades de lucha entre ellas, con demandas que se opongan a la resignación oportunista de las direcciones sindicales y a los ataques que seguirá lanzando el gobierno Draghi.
Esta, en nuestra opinión, es la única forma de reaccionar ante los ataques y de cuestionar el plan Ita (también en anticipación de las licitaciones para la venta de actividades de handling y mantenimiento) y para construir la necesaria correlación de fuerza para reescribir un proyecto alternativo para todo el sector de la aviación, a partir de una verdadera línea aérea de bandera hasta llegar a una transformación general en la actividad pública de los aeropuertos para que sean puestos bajo el control de las asambleas permanentes de los trabajadores.

Notas:

1) https://www.partitodialternativacomunista.org/politica/nazionale/e-uscito-il-libro-sulla-lotta-in-alitalia

2) https://www.partitodialternativacomunista.org/politica/nazionale/liquidazione-air-italy-1-500-lavoratori-lasciati-a-terra-con-una-e-mail

3) «Alitalia/Ita: vergogna è fatta! Tutele per i burocrati sindacali, licenziamenti per migliaia di lavoratori» – Progetto Comunista N° 109 – febrero 2022.

4) https://www.ilsole24ore.com/art/ita-e-carica-piloti-sindacalisti-assunti-cigs-alitalia-AEz38P4

Artículo publicado en www.partitodialternativacomunista.org, 4/2/2022.-

Traducción: Natalia Estrada.