Compas, independientemente de nuestras distintas afiliaciones partidarias, estamos llevando a cabo una campaña democrática, particularmente entre aquellos y aquellas que luchan contra el racismo y otras formas de opresión, para que Vera, del PSTU, la primera mujer negra candidata a la alcaldía en la historia de la ciudad de São Paulo y la única compitiendo al cargo, entre los 14 candidatos (as) actuales, para que esta tenga la oportunidad de participar en los debates y presentar sus propuestas.

La campaña se hace necesaria porque el nombre de Vera ya ha sido vetado, para el primer debate que realizará, por Banda, este jueves 1 de octubre, sin ni siquiera presentar una justificación.

El argumento, en general, es la falta de representación parlamentaria de nuestro partido, algo típico de la “democracia de los ricos”, que utiliza todos y cualquier mecanismo para intentar silenciar la voz de aquellos y aquellas que se oponen al sistema.
Sin embargo, no olvidemos, también, que vivimos en un país inmersos en la farsa del “mito de la democracia racial”, que siempre ha tratado de silenciar y hacer imposible la denuncia del racismo en nuestro país.

Algo aún más evidente cuando se quiere dejar fuera a una mujer negra, nordestina, trabajadora, socialista y revolucionaria. Cuando se veta a una candidata que tiene en el centro de su programa “quilombar la ciudad”, a través de un gobierno basado en la construcción de consejos populares, donde, por ejemplo, como en nuestros antepasados, las y los trabajadores, la gente de las barrios pobres y vulnerables y los sectores históricamente oprimidos pueden debatir y resolver graves problemas sociales y deliberar sobre sus propios destinos.

Y los que no quieren que Vera exponga sus ideas son los mismos «señores» de siempre y sus representantes en los medios, en las artes, en la cultura y la educación. Los mismos que intentaron “borrar” figuras como Dandara, Luiza Mahin, Tereza de Benguela y muchas otras de nuestra historia.

Lo que queremos es simplemente es el derecho de Vera, a debatir, el derecho a mostrar al público que las mujeres negras tienen y hacen historia.