Mar Jul 16, 2024
16 julio, 2024

40 muertos en «albergue» de ciudad Juárez víctimas de crímenes de estados

Los sucesos acaecidos en la noche del lunes 27 de marzo en un Albergue del Instituto Nacional de Migración (INM), en los que murieron 40 migrantes, resalta la crisis de la migración y las políticas represoras de los gobiernos de México y los EEUU. Máxime, cuando su primera reacción fue inculpar a los migrantes que prendieron fuego a unas colchonetas y basura en un intento de impedir las pretensiones de deportación del INM.

Por Workers Voice (USA) y Corriente Socialista de los Trabajadores (México)

¿QUÉ ES LA MIGRACIÓN?

La migración es el acto de cambiar de residencia fuera de la localidad donde se nace. Aunque hay migración interna (dentro de un país, frecuentemente del campo a la ciudad), normalmente las noticias refieren a la migración externa o internacional, es decir, fuera del país de origen.

Aunque hay migración voluntaria, es la migración forzosa la más común y, desgraciadamente, la que ocupa más centimetraje de prensa, pues las movilizaciones masivas de grupos humanos migrantes y las manifestaciones de precariedad y desespero con que migran, terminan muchas veces en tragedias como la del 27.

México se ha convertido en un lugar de paso para miles de migrantes que buscan cruzar hacia los EEUU, por lo que históricamente ha tenido que establecer políticas migratorias muy específicas. Todos los gobiernos mexicanos, en mayor o menor medida, han percibido y cedido a la presión estadounidense que les exige convertirse en contenedores de fuerza de los deseos migratorios de trabajadores provenientes de países semicoloniales como el nuestro, pero con condiciones socioeconómicas y/o políticas más precarias.

Muchos piensan que quien decide migrar a los EEUU busca simplemente vivir el llamado “sueño americano”, lo califican de traidor a su pueblo o que busca ganar bien sin trabajar mucho, sin detenerse a pensar que lo mueve a actuar así.

¿POR QUE MIGRAR?

Apartando el hecho de que no solo se migra a los EEUU, sino a otros países como el mismo México, Brasil o Chile, por ejemplo, nos concentraremos en explicar el fenómeno migratorio que tiene como destino a la principal potencia del planeta hasta ahora.

Desde finales de la II Guerra Mundial, cuando Europa quedó devastada, dependiendo su reconstrucción de la ayuda estadounidense, el llamado “sueño americano” ha permeado como ideología impuesta por diferentes medios. Si eso ha sido así con la vieja Europa, aún más lo ha sido con latinoamérica, que ha sufrido la doctrina Monroe, que desde el siglo XIX considera a la región como su patio trasero.

Las películas, la propaganda comercial, las políticas impuestas a los países de la región tienen la marcada huella de la imposición cultural gringa, edulcorada con historias e imágenes de lo bien que se vive en el territorio yanqui.

Si eso lo contrastamos con las constantes crisis que viven nuestros países condenados a ser proveedores de materias primas y mano de obra barata para satisfacer las ansias de riqueza de las grandes corporaciones, y revisamos de cerca, nos encontraremos con empleos precarios, mala o nula educación, enfermedades crónicas y malos servicios médicos, alta inflación, bajos salarios y escasez de artículos de primera necesidad, además de la falla constante en los servicios de agua, luz, gas, telefonía, etc.

Finalmente, un desempleo crónico que obliga a “emprender”, palabra de moda para designar, bajo la máscara de la iniciativa empresarial, a quien monta un intento de negocio para sobrevivir (una mesita con café y cigarros, o recorrer los pasillos del metro vendiendo botanas y baratijas), con el resultado de que el 90% no logra estabilizar un “emprendimiento”.

Todo eso lleva al surgimiento de barrios precarios, sin servicios, por gente pobre que no tiene donde vivir, donde prolifera la droga y la violencia. Muchos se habitúan, o se resignan. Otros salen a buscar mejorar su situación, a veces huyendo de una amenaza real o potencial con los pandilleros del barrio, o con el gobierno.

Han escuchado historias cuidadosamente escogidas o fabricadas de lo bien que le fue a fulano en EEUU y se juntan varios para apoyarse mutuamente y migrar. La mayoría lo hace por tierra, precisamente por la falta de recursos que le hizo salir de su país. Dejan su país, el que le vio nacer, donde dejan familia, vivencias y recuerdos, apostando a una promesa que nadie les hizo, salvo los siniestros coyotes que se aprovechan de la necesidad para organizar caravanas de la muerte, o la venta de una niña en el comercio sexual internacional, o de un joven en el comercio de esclavos (¡Si, aún existe la esclavitud, disfrazada de deudas impagables!). Muchos arriesgan sus vidas para no perecer en su país. Suena contradictorio, pero dejan una realidad que han vivido por un posible golpe de suerte, con todas las amenazas potenciales. La ironía del imperialismo es que ha sido la intervención de las empresas norteamericanas en los países de América Latina la que ha desatado la destrucción ambiental y el subdesarrollo económico que alienta la migración al norte.

LA POLÍTICA MIGRATORIA DEL GOBIERNO DE AMLO: SERVIL A LOS DESEOS DEL AMO DEL NORTE

Las caravanas que históricamente han atravesado México, de Sur a Norte, tienen al país como zona de paso, pues la meta es EEUU, el “sueño americano”.

EEUU, en su hipocresía, endurece o flexibiliza las medidas migratorias según se necesite o no mano de obra barata. Por ello, cuando flexibilizan, permiten la entrada, pero no dan la legalidad. Y es en la ilegalidad que está la oportunidad de ofrecer salarios precarios en empleos precarios. Bajo la sombra de la amenaza de deportación se cometen los actos de abuso laboral más infames. En diciembre de 2022, salió un informe de Reuters señalando que varias fábricas de coches en los EEUU han estado empleando a niños con menos de 14 años de edad. Esta pesadilla pudo ocurrir (y con toda probabilidad permanecerá) solo gracias a la precariedad legal que enfrentan los inmigrantes en la llamada “tierra de sus sueños.”

La precariedad aumenta aún más como consecuencia de las constantes polémicas xenófobas publicadas por los medios de comunicación conservadores, dejando a los inmigrantes en una situación donde no sólo están sometidos al abuso laboral y a las amenazas de la policía y la migra, sino también están amenazados la violencia de los racistas.

Por ello, el Gobierno de los EEUU, bajo Biden tanto como bajo Trump y otros presidentes anteriores, presiona a AMLO para contener el flujo migratorio y éste corre a cumplir los deseos del amo del Norte, desarrollando una política de contención, cuyo resultado es la violación de los derechos humanos de los migrantes de manera sistemática. Aparte de usar el engaño para que los migrantes que estén en el margen sur del río Bravo desistan temporalmente cruzarlo y se sometan a un censo, se crearon decenas de “albergues” para migrantes que no tienen otro objetivo que deportarlos, devolverlos a su país sin ninguna oportunidad para mejorar su situación.

¿REALMENTE QUE SUCEDIÓ EN CIUDAD JUAREZ?

Los medios explicaron que la mayoría de los fallecidos fueron de Centro América (18 de Guatemala, 7 del Salvador, 7 de Venezuela, 6 de Honduras y uno de Colombia) y muchos indirectamente responsabilizan a los migrantes de la tragedia. Nosotros queremos resaltar dos aspectos:

¿Por qué protestaron los migrantes al punto de prender colchonetas y basura?

Migración amenazaba con deportarlos. Aparte del silencio y el caso omiso a los pedidos de no deportación, la inexistencia de otras opciones y el maltrato de los funcionarios, quienes los tratan como delincuentes los hizo tomar acciones desesperadas para llamar la atención.

¿Por qué existía una puerta que los encerraba y que los funcionarios no abrieron, impidiendo la evacuación y salvación?

El 57% de los migrantes murieron (39 de 68) por asfixia e inhalación de gases tóxicos. Si tomamos en cuenta a los heridos (17) y los sumamos a los fallecidos, el acto de no abrir la puerta y permitir la evacuación de los migrantes afectó al 82% de los migrantes del albergue.

Esas son las consecuencias de tener a los migrantes encarcelados, como si fueran delincuentes. Mientras el capital, el dinero para invertir no tiene fronteras y todos los gobiernos buscan la manera de abrirle las puertas, a las personas migrantes en situación precaria se les trata como delincuentes y se les levanta muros infranqueables.

Cuando AMLO fustiga a quienes iniciaron el fuego y no se detiene a pensar en que la masacre se hubiera evitado tan sólo abriendo las puertas, se hace copartícipe de una política que ve a los migrantes precarios y forzosos como infrahumanos y delincuentes. Cuando AMLO, al no poder negar la evidencia del fatídico hecho de dejar encerrados a los migrantes fustiga al personal del albergue y no dice nada de la política de encerrar a los migrantes, reitera esa misma postura de tratar a los migrantes como basura.

LA OPRESIÓN ES IGUAL DE DURA EN EL NORTE DE LA FRONTERA

Los inmigrantes detenidos dentro de los EEUU también sufren condiciones inhumanas en campos de detención. La situación ha sido tan terrible que los inmigrantes encarcelados en el Golden State Annex y en Mesa Verde en California han lanzado una huelga de hambre, apoyado por los compañeros de La Voz de los Trabajadores y organizaciones comunitarias. La política xenófoba contra los migrantes representa una amenaza internacional, y por eso la respuesta para superarla también necesita ser internacional. El capitalismo colonial se robó las tierras indígenas e impuso fronteras para mejor garantizar sus lucros: solo al confrontar las injusticias del capitalismo, del imperialismo, y de la colonización se va poder acabar con la violencia de las fronteras.

¿CUAL ES LA SALIDA?

Nosotros, en Corriente Socialista de los Trabajadores (CST) y La Voz de los Trabajadores, secciones mexicana y estadounidense de la Liga Internacional de Trabajadores – Cuarta Internacional (LIT-CI), nos hacemos eco de la denuncia que han hecho diversos organismos: responsabilizamos al Gobierno de AMLO por dichas muertes y exigiendo el cierre de los albergues-cárceles para poner fin a la política de contención migratoria formulada por EEUU y acatada por el servil Gobierno mexicano.

Consideramos que el problema hay que verlo de forma global y que las razones por las cuales los migrantes huyen de sus países son consecuencia del accionar del sistema capitalista, concretamente del accionar de las trasnacionales y su gobierno estadounidense. Por ello, consideramos que, mientras el gobierno de EEUU y sus corporaciones manejen la economía mundial a su antojo, saqueando las riquezas de nuestros pueblos y condenando a nuestros trabajadores a la servidumbre y semiesclavitud, siempre existirán sectores en nuestros países que, desesperados por su situación y la de sus familias, emprenden un viaje lleno de amenazas e incertidumbre, donde la única certeza es la miseria que dejan atrás.

Los trabajadores mexicanos tenemos familiares y conocidos que han migrado a los EEUU. No es desconocida la situación para nosotros. Por ello, no debemos pretender que la situación no tiene que ver con nosotros.

Aparte de la necesaria solidaridad material y moral con quienes tengan contacto directo con nosotros, debemos organizar acciones de protesta contra las tragedias de migrantes y las políticas que la generan. Debemos exigir a los sindicatos obligar a las empresas, principalmente las que provienen del norte, a que abran cupos de empleo para el migrante y propicien la regularización de su situación legal y que incorporen al migrante al sindicato con plenos derechos.

Debemos organizar la solidaridad de los trabajadores de ambos lados de la frontera. Sólo un gobierno de los trabajadores y los oprimidos, los verdaderos creadores de la riqueza de la sociedad, podemos construir un sistema sin clases sociales ni privilegios, en una economía planificada democráticamente desde abajo, desde las necesidades cotidianas de todos los pueblos.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: