El 10 de febrero de 1898, hace 123 años, nacía en Alemania el director dramaturgo, poeta y teórico del teatro Eugene Bertolt Friedrich Brecht, más conocido como Bertolt Brecht. Desarrolló una intensa actividad teatral en Alemania en el período de la República de Weimar (1919-1933). Junto con el también alemán Piscator, con quien trabajó, y el ruso Meierhold, desarrolló el llamado “teatro épico”, una nueva forma de concepción del teatro, volcada para la nueva era de la humanidad, con un gran desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Por: Raphael Furtado, Vitória, Espírito Santo

Brecht defendía que era necesario un teatro en el cual el espectador “no dejase su cerebro junto con el sombrero en la entrada del teatro”, que, sin abrir mano del carácter de diversión del espectáculo teatral, llevase al espectador a reflexionar. Al contrario del llamado “teatro aristotélico”, basado en la catarsis, o sea, en solo emocionarse, llorar y reír durante el espectáculo, sin tiempo para reflexionar, Brecht (y otros de la misma línea) proponía siempre un proceso de reflexión, quiebra y distanciamiento. En un momento en que debería ser de gran tensión dramática, de repente un actor interrumpe la escena y conversa con la platea, llevándola a cuestionar la situación, por ejemplo.

Brecht gustaba recordar a los espectadores que estaban en un teatro asistiendo una pieza, que aquello no era real, aunque abordase cuestiones importantes para la realidad.

No por casualidad, una de sus principales piezas fue Vida de Galileo. El brillante científico pisano es el personaje perfecto para que Brecht desarrolle sus ideas. Galileo representa la ruptura con la tradición aristotélica de la ciencia. La revolución científica iniciada por Galileo caía como un guante para la idea brechtiana de “conocimiento como diversión”. El personaje aún permitía a Brecht criticar la hipocresía de la Iglesia católica y de la burguesía que explotaba las grandes navegaciones. La lamentable y verdadera escena en que los “doctores de la Iglesia” se niegan a mirar por la luneta de Galileo y ver las lunas de Júpiter porque, al final, estas no deberían existir, es un cachetazo en la cara de todos nosotros que tenemos que lidiar aún hoy con el negacionismo científico de una burguesía genocida.

Con la llegada de Hitler al poder en 1933, Brecht se exilia en diversos países de Europa, llegando por fin a los Estados Unidos en 1941. Luego de la Segunda Guerra Mundial, perseguido por el macartismo volvió a Europa, instalándose en Berlín Oriental, donde fundó su famosa compañía, el Berliner Ensemble.

La obra y la actuación política de Brecht

Brecht es autor de una extensa e importante obra, teniendo varias de sus piezas montadas en el Brasil. Algunas de sus piezas más importantes son Baal, la ya citada Vida de Galileo, Terror y miseria en el Tercer Reich, Los fusiles de la señora Carrar, Madre Coraje y sus hijos, y La ópera de los tres centavos. Sus piezas siempre traen fuerte componente de crítica social. Una vez declaró que fue solo haber leído El Capital de Karl Marx para entender sus propias piezas. Sin duda, Brecht buscaba retratar la complejidad del capitalismo de la época en su producción cultural.

A pesar de su producción cultural fuertemente influenciada por el marxismo, Brecht nunca fue de ninguna organización ni se afilió al Partido Comunista. Se calló frente a las purgas estalinistas que victimizaron a diversos de sus colegas, incluso a Meierhold, acusado por Stalin de “trotskismo”. Brecht llegó a defender la represión del gobierno de Alemania Oriental (con el apoyo de los tanques soviéticos) a un levante popular en aquel país, en 1953. No obstante, nunca apoyó el “realismo socialista”, puro orgullo estalinista, propaganda oficial de aquel régimen contrarrevolucionario.

Aunque de forma tímida, en el final de su vida Brecht dejó traslucir alguna crítica al monstruo burocrático en que los Estados obreros se habían convertido. Un ejemplo es el pequeño poema “La solución”, en el cual muestra otra lectura sobre el levante de 1953: “Después del levante del 17 de junio/ el secretario de la unión de los escritores/ distribuyó panfletos en la avenida Stalin/ diciendo que el pueblo había perdido la confianza del gobierno/ y solo podría recuperarla/ si redoblase sus esfuerzos/ ¿No sería más fácil/ en ese caso, para el gobierno/ disolver al pueblo/ y elegir otro?”

En 1956, con apenas 58 años, Brecht sufrió un ataque cardíaco y murió en Berlín Oriental. Su obra continúa siendo de enorme inspiración para los que sueñan y luchan por superar el capitalismo.

 

Glosario

Macartismo: movimiento iniciado por el senador estadounidense Joseph McCarthy durante la Guerra Fría, que estimulaba la caza de los comunistas que supuestamente conspiraban contra los Estados Unidos.

República de Weimar: período de la historia alemana entre los años 1919 y 1933, entre el fin de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de partido nazista al poder, en el cual se sucedieron gobiernos democráticos.

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.