A casi tres años de Geringonça [1] en el poder y con la llegada del verano, vemos que se mantiene el mismo proyecto para el país que en los anteriores gobiernos del PSD-CDS y del PS: un país de servicios y turismo –donde este último ya representa 9% del PIB–; dependiente de las tropelías de la Unión Europea y de las oscilaciones de la economía mundial; un modelo de atracción de capital a través de bajos salarios y creciente precariedad.

Por: Em Luta – Portugal

Para los trabajadores, el crecimiento del turismo significa más trabajo estacional, temporario, informal, con largos horarios y bajos salarios. Recordemos que el “alojamiento, restaurantes y similares” es el sector de actividad con la ganancia media mensual (incluyendo horas extras, subsidios o premios) más bajo (759 euros en 2016, PORDATA).

El sector aeroportuario es una expresión de eso: ganancias exorbitantes para los patrones, peores salarios, horarios, y más precariedad para los trabajadores. No es por casualidad que el gobierno Costa, en las alteraciones laborales aumenta el período experimental de 90 a 180 días y mantiene el banco de horas, haciendo un favor a los patrones, en particular en sectores con grandes oscilaciones de actividad, que así tienen la vida más fácil para despedir al final del verano u obligar a trabajar más concentradamente en las épocas del año con más servicio.

Bloco de Esquerda (BE – Bloque de Izquierda) y Partido Comunista portugués (PCP) se quejan del Partido Socialista (PS), pero, durante todo el mandato, se limitaron a proponer a los trabajadores votar y negociar migajas. Por eso, la crisis en la Geringonça es aparente y va a continuar: el proyecto del PS es hoy el mismo del inicio de la Geringonça –gobernar para todos, lo que significa gobernar para los patrones–. Ese fue el proyecto que el BE y del PCP apoyaron desde el inicio. La Geringonça muestra su cara: defiende el turismo, mientras deja el país de rodillas y dependiente. Paga los agujeros de los bancos y la deuda a la Unión Europa, mientras deja sin financiamiento a los hospitales. ¡Protege a los patrones, mientras los trabajadores viven cada vez peor! ¡No queremos las migajas de la Geringonça! ¡Queremos lo que es nuestro derecho! ¡Es preciso luchar por una alternativa revolucionaria para los trabajadores y otro proyecto para el país, sin Unión Europea, sin banqueros ni patrones!

El reciente caso de Nicol [2], en la noche de San Juan en Oporto, muestra cómo el racismo es una amenaza constante para negros y negras en Portugal. Pero este año es un caso individual –es un problema estructural que atraviesa todas las instituciones del Estado racista portugués, desde el PSP (que fue al lugar y no hizo nada ni reportó el caso), a la escuela, los transportes públicos, los tribunales, el acceso a nacionalidad y residencia, etc. ¡Tal como en el caso del juicio de la Cova de Moura [3], es preciso exigir que se haga justicia ya!

Pero eso no vendrá de la confianza en las instituciones que todos los días condenan a los negros. ¡Los cambios vendrán de las movilizaciones del conjunto de los trabajadores!

[1] Geringonça: en castellano Jerigonza o Jeringonza, se refiere a un tipo de lenguaje difícil de entender, una jerga. En política, se denomina así a la coalición de izquierda que en Portugal le da sostén y apoyo parlamentario al gobierno de Costa, lo que le permite gobernar, ndt.

[2] Nicol Cunayas, joven colombiana de 21 años, fue agredida con ofensas de cuño racista mandándola “volver a su tierra” en una parada de ómnibus, y luego, pedida de subir a él y agredida moral y físicamente por un guardia de seguridad de los transportes públicos de Oporto, que la dejó en muy golpeada, por lo que debió ser llevada al hospital, ndt.

[3] José Maria Tavares Almedia, de 34 años y de originario de Cabo Verde, residente en el barrio Cova de Moura, en el Consejo de Amadora, fue muerto de un único tiro en el tórax cuando regresaba a su domicilio. Cova de Moura está separado de la ciudad por un muro de ladrillos donde viven “ellos” y quien no vive ahí somos “nosotros”, al decir de sus habitantes, de mayoría cabo-verdiana, que constituyen la mayor población de ese origen fuera del archipiélago, ndt.

Traducción: Natalia Estrada.