Mié Jul 24, 2024
24 julio, 2024

São Paulo: nueva huelga unificada contra las privatizaciones de Tarcísio está prevista para el día 28

Por: Camilo Martín, director del Sindicato de Trabajadores del Metro de São Paulo y activista del PSTU

Dando continuidad a la lucha contra las privatizaciones, los sindicatos de trabajadores del metro y de la CPTM (trenes) y la Sabesp (agua y saneamiento básico) se reunieron nuevamente para impulsar un calendario de movilizaciones, con la definición de una nueva huelga, el 28 de noviembre.

La fuerza de la huelga del 3 de octubre paró a São Paulo y mostró la posibilidad de derrotar la política de privatización del bolsonarista Tarcísio de Freitas (Republicanos). El gobernador se mostró desmoralizado frente a la población, sobre todo después de otra falla en la línea 9 de trenes, concedida a la CCR, horas después de que anunciara la privatización como solución a todos los problemas. 

No es casualidad que una encuesta realizada por el sitio web UOL, el día de la huelga, indicara que 84% de los entrevistados apoyaban la huelga.

La huelga del día 28 puede ser aún más fuerte, con la participación de otras categorías. Docentes de la red estadual, trabajadores de la salud (Sindsaúde), Fundação Casa (atención socioeducativa) y Centro Paula Souza (escuelas y facultades técnicas) ya han anunciado su adhesión. Es necesario avanzar en la construcción de una huelga general de empleados públicos contra el proyecto privatista de Tarcísio que sólo beneficia a los multimillonarios.

¡Fin de los castigos!

¡Readmisión de los trabajadores del metro ya!

Además de luchar contra la privatización y la tercerización, la huelga exigirá al gobierno la reintegración de los despedidos por luchar contra la privatización.

El 24 de octubre, la dirección de Metro anunció ocho despidos y una suspensión. De los despedidos, cuatro son directores del sindicato, entre ellos el vicepresidente Narciso Soares y el ex presidente Altino Prazeres, ambos militantes del PSTU. Se trata de despidos políticos, para intentar intimidar a quienes están en la primera línea de la lucha.

Lamentablemente, entre los trabajadores del metro esto no es nada nuevo. En 2014, el entonces gobernador Geraldo Alckmin (todavía en el PSDB), hoy vicepresidente de Lula, despidió a 42 trabajadores, que sólo fueron readmitidos después de mucha lucha. Es fundamental que las organizaciones de la clase trabajadora se sumen a la campaña por la readmisión y firmen el Manifiesto lanzado por el Sindicato de Trabajadores del Metro.

Unidad contra las privatizaciones

CUT, CTB, Força Sindical y organizaciones de izquierda necesitan unificar el movimiento

En São Paulo, la huelga del 28 de noviembre tiene potencial para profundizar el rechazo a Tarcísio y su plan de privatización, que incluye la entrega de la Sabesp aun este año. 

Derrotar las privatizaciones es de importancia para todos los trabajadores y las trabajadoras que se verán afectados por la precarización aún mayor de los servicios públicos, con despidos en masa, aumento de tarifas y desvío de dinero público a los cofres de los multimillonarios.

No faltan ejemplos de la desgracia que traen las privatizaciones, como la tragedia de Brumadinho (MG), el aumento de las tarifas de agua y saneamiento en Río de Janeiro y Manaus (AM) y, más recientemente, el aumento de las tarifas del Metro de Belo Horizonte (MG), privatizado por Lula, y el apagón provocado por la ENEL, en São Paulo.

Del norte al sur del país, los gobiernos están ampliando las privatizaciones. No puede ser que las centrales sindicales se abstengan de unificar las luchas por temor a un movimiento nacional contra las privatizaciones, porque esto podría salpicar en críticas a las privatizaciones que también está llevando a cabo el gobierno Lula.

No es aceptable que fortalecer estas luchas no sea una prioridad de las organizaciones de izquierda por preocupaciones con la agenda electoral, como es el caso de Guilherme Boulos (PSOL) quien, por temor a ser tildado de radical, utilizó poco de su influencia para apoyar a los huelguistas el 3 de octubre. La guerra contra las privatizaciones se libra ahora y no puede quedar relegada por el calendario electoral.

Ampliar el apoyo popular contra las privatizaciones

Sólo es posible derrotar el gobierno bolsonarista de Tarcísio con un apoyo masivo a las luchas contra las privatizaciones. Además de empeorar los servicios, las privatizaciones han generado más gastos, todos pagados con el dinero del pueblo. Son miles de millones en subsidios para garantizar el mantenimiento de las tarifas y asegurar el funcionamiento de las empresas privadas con ganancias multimillonarias.

Es fundamental –más aún en este período de crisis del capitalismo, con muchos desempleados y subempleados– incorporar la lucha por la Tarifa Cero y enfrentar el proyecto privatizador del gobierno con un plan popular de servicios públicos. 

Un plan que instituya pase libre en el transporte, tarifas reducidas y una mayor calidad de los servicios públicos, utilizando precisamente los subsidios que, hoy, se trasladan a los multimillonarios. Es hora de acabar con los privilegios de los multimillonarios y utilizar esos miles de millones al servicio de la mayoría.

En esta campaña es necesario, también, defender la reestatización de las empresas privatizadas que causan el caos en la vida del pueblo, como las líneas 8 y 9, controladas por Via Mobilidade. Las empresas reestatizadas deben ser puestas bajo el control de los trabajadores y de los usuarios. 

Artículo publicado en www.opiniaosocialista.com.br, 8/11/2023.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: