Mié Ago 10, 2022
10 agosto, 2022

¡Masacre en Melilla! ¡Exigimos justicia y reparación para las víctimas y sus familias!

En la madrugada del pasado viernes, las policías de fronteras española y marroquí realizaron un operativo conjunto para reprimir la entrada de 2.000 migrantes desarmados que se dirigían juntos hacia la frontera en el enclave español de Melilla. Lo que siguió, como se puede ver por diversas redes sociales, fue una vez más la barbarie a que están tan habituadas grandes porciones del mundo.

Por: Em Luta, Portugal

La acción asesina de las policías, que acorralaron a los migrantes junto a las redes, con balas de goma y piedras (!) iba dejando víctimas, mientras el pánico generado provocaba otras muchas muertes por asfixia por el pisoteo de migrantes desesperados.

¡Imágenes de decenas de cuerpos amontonados, donde pocas personas agonizaban aún con vida mientras las fuerzas policiales marroquíes golpeaban a personas indefensas, incapaces siquiera de levantarse, representan la farsa del concepto de derechos humanos en el capitalismo imperialista! La confirmación del número de víctimas ha variado, desde más de tres decenas hasta 47 muertos confirmados.

La poca repercusión de esta masacre en los medios muestra la naturalización de estos hechos, transformando a los medios de comunicación en cómplices de los gobiernos y Estados asesinos.

Pedro Sánchez, uno de los corresponsables de esta masacre y líder del gobierno español, de la alianza PSOE-Unidas Podemos, vino a zanjar(!) la intervención de las fuerzas policiales españolas, que permitieron operar a las fuerzas marroquíes en el territorio del enclave español (algo inédito) para que estas se ensuciaran las manos mientras las fuerzas españolas expulsaban de su territorio al resto de los migrantes.

El discurso profundamente racista y reaccionario de Sánchez muestra cuánto el capitalismo hace trivial la vida de los trabajadores, jóvenes, campesinos, negros y negras. Estas vidas son minadas por el interés abrumador de las élites locales, que se pelean entre sí por los favores del imperialismo explotador, el mismo que destruye el continente africano, donde en países como Sudán del Sur las milicias son armadas para las ganancias del sangriento petróleo.

Por otro lado, este desplazamiento masivo para escapar de las guerras civiles y de la destrucción de sus modos de vida sirvió para que quienes cruzaban la frontera alimentasen las filas de trabajadores del campo en el Estado español, donde miles de trabajadores vivían en contenedores insalubres, en condiciones semiesclavas. Los que llegaron al Estado español sobrevivieron a la masacre que hemos visto en el Mediterráneo en la última década, donde murieron decenas de miles de inmigrantes, a los que se suman las víctimas de la masacre de Melilla.

A través de sus palabras criminales, Pedro Sánchez se revela como un enemigo declarado de los pueblos aplastados por el sistema imperialista y su división mundial del trabajo, que convierte a los africanos en fuerza de trabajo semiesclava descartable, mientras enriquece a los líderes burgueses a precio de entregar materias primas, pulmón de las grandes corporaciones burguesas europeas, chinas y norteamericanas.

Es totalmente imposible para nosotros entender el sistema capitalista actual sin desenmascarar la sumisión de todo un continente y el impacto que esto tiene en la explotación en el mundo del trabajo, en las políticas fronterizas, en el crecimiento del autoritarismo.

En Em Luta repudiamos por completo la Masacre de Melilla y a sus autores materiales, ideológicos y políticos. Nuestro total repudio a los gobiernos español y marroquí, asesinos de migrantes indefensos.

¡La Europa Fortaleza está manchada de sangre en sus murallas!

¡Es necesario salir a la lucha por la rendición de cuentas de todos los verdugos!

¡Es necesario destruir el capitalismo, padre de la barbarie que caracteriza el mundo actual!

Artículo publicado en https://emluta.net, 28/6/2022.-
Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: