Vie Jun 21, 2024
21 junio, 2024

Llamamiento de solidaridad con el movimiento por los derechos del pueblo de Jammu de Cachemira

Por Mehnatkashtareek, sección de la LIT en Pakistan

Hacemos un llamamiento a las nacionalidades oprimidas, estudiantes, organizaciones de derechos humanos, sindicales, de mujeres, de agricultores y socialistas internacionales de Pakistán, India y el mundo para que apoyen el Movimiento por los Derechos del Pueblo de Jammu Cachemira en la Cachemira administrada por Pakistán. Sus reivindicaciones centrales son el suministro de electricidad en función del coste de producción a partir de centrales hidroeléctricas, subvenciones para la harina de trigo y la abolición de los privilegios de la clase dominante.

Creemos que las formas en que las masas populares han expresado su intervención consciente en este movimiento son extraordinarias. Definitivamente, este movimiento no se limita a la zona de Jammu y Cachemira administrada por Pakistán. Teniendo en cuenta la naturaleza de las reivindicaciones, se trata de un movimiento antiimperialista. Esto se debe a que el imperialismo es el dueño político y económico del sistema. También es uno de los principales accionistas de los grandes proyectos hidroeléctricos de Mangla y Neelum Jhelum, en cuya producción han invertido empresas británicas, estadounidenses, francesas y chinas. Por lo tanto, es necesario solidarizarse con este movimiento de masas y apoyar al pueblo popular de Jammu Cachemira.

Detalles y nuestra postura política

El 10 de mayo, el Comité Conjunto de la Acción de Masas (Jammu Kashmir Joint Awami Action Committee – JAAC) convocó un paro total y una huelga de ruedas contra la represión policial y las redadas nocturnas en varias zonas de las divisiones de Muzaffarabad y Mirpure, donde varios de sus dirigentes y activistas habían sido detenidos por la policía. Se produjeron enfrentamientos cuando la policía utilizó un intenso bombardeo de gases lacrimógenos y lanzó piedras. 

El mes pasado, el Comité anunció que el sábado 11 de mayo personas de todo el estado emprenderían una larga marcha hacia Muzaffarabad, exigiendo el suministro de electricidad según el coste de producción de las centrales hidroeléctricas, subvenciones a la harina de trigo y la abolición de los privilegios de la clase dirigente).

Como telón de fondo: El JAAC llevó a cabo una huelga de cierre en agosto del año pasado con estas mismas reivindicaciones. Desde entonces, se han sucedido los diálogos entre el gobierno y los dirigentes del JAAC. En diciembre pasado, el gobierno formó un comité oficial de conciliación, tras lo cual se llegó a un acuerdo entre ambas partes el 4 de febrero de 2024. Pero aunque el gobierno emitió más tarde la notificación, no dio seguimiento al acuerdo. El Comité Conjunto de Acción de Masas fue entonces criticado por los Comités de Acción de Masas subordinados por ser tan indulgente con el gobierno.

Como consecuencia, en abril, el Comité anunció la larga marcha del 11 de mayo para protestar por el «incumplimiento de los compromisos escritos» del gobierno. En la capital del estado y en otros distritos estallaron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, que más tarde se tornaron violentos: la policía disparó gases lacrimógenos contra manifestantes pacíficos, y la violencia policial provocó represalias a pedradas. Se celebraron manifestaciones en varias ciudades, donde la gente prometió continuar la lucha por sus derechos.

El sábado 11 de mayo estallaron violentos enfrentamientos entre la policía y activistas del movimiento por los derechos en toda la región, en medio del atasco de ruedas y la huelga de cierre, con un policía muerto y más de 90 heridos, según diversas fuentes gubernamentales. Miles de manifestantes resultaron heridos. El policía y subinspector Adnan Qureshi sucumbió a sus heridas tras recibir un disparo en el pecho en la ciudad de Islamgarh, donde había sido destinado junto con otros policías para impedir que la manifestación se dirigiera a Muzaffarabad a través de Kotli.

Esta vez, los dirigentes y trabajadores del Movimiento por los Derechos del Pueblo parecen más entusiastas, valientes y organizados que en días anteriores. Los miembros de las caravanas se cuidan unos a otros. En todos los pueblos y ciudades, las caravanas son acogidas calurosamente y se les ofrece comida y bebida. La gente utiliza la música y el Bhangra (danza) para encender sus sentimientos, emociones, pensamientos y coraje para participar en el movimiento sin ningún temor al Estado.

En la Cachemira administrada por Pakistán, la mayoría de la gente alababa a Pakistán por motivos culturales y religiosos hasta hace unos años. Creían y seguían la narrativa establecida por el Estado paquistaní a través de la educación, el arte y los medios de comunicación. Durante décadas, la cultura, la religión y el amor al país se habían debatido a través de los medios de comunicación hasta tal punto que si alguien hacía preguntas para entender estas cuestiones, se le consideraba un enemigo del Estado. Hasta hace pocos años, los trabajadores tenían el cerebro tan lavado que la clase dominante no tenía ningún problema para conseguir sus intereses. El chovinismo antiindio era el núcleo de lo que se vendía a las masas. Pero la nueva generación no sólo ha olido el hedor del chovinismo regalado a sus antepasados, sino que también está viendo el cambio social como una cura.

La crisis económica mundial de 2007-09, la guerra en Ucrania y la agresión israelí contra Palestina también desempeñaron un papel importante. Cuando el capitalismo mundial tuvo que hacer frente a la crisis económica, la condición de un país en desarrollo como Pakistán empeoró mucho. La clase dominante de este país siempre ha desempeñado el papel de Estado rentista para Estados Unidos debido a su importancia estratégica. La estructura social se ha mantenido de tal manera que se entremezclaban todos los estratos del feudalismo, el patriarcado religioso, el capitalismo y el capitalismo rural, siempre encabezados por el establishment.

La fuerza con más autoridad en Pakistán después del imperialismo es la burguesía institucional, cuyo capital está ligado al capital imperial. Es esta burguesía que sigue utilizando diferentes partidos como papel de seda según el momento y el estado de ánimo del público. Es la burguesía el que elige gobernantes que siguen políticas neoliberales y proimperialistas. Pero durante las dos últimas décadas, los intereses del imperialismo estadounidense se han desplazado hacia la India debido a la cuestión de Cachemira. Esto se debe a que la India es un mercado más grande e importante para el imperialismo; no sólo desempeña un papel importante en la división del trabajo, sino que también es un importante país proveedor de mano de obra barata, que abrió el mercado en términos y condiciones muy bajos.

En el pasado reciente, el Estado paquistaní había seguido prestando servicios al imperialismo estadounidense como Estado subordinado. Sin embargo, como ahora su importancia ha disminuido, el imperialismo estadounidense no se opuso a la India en cuanto a poner fin al estatus especial de Cachemira, pero permitió formalmente que las élites gobernantes de Pakistán siguieran dando discursos en la ONU para seguir engañando a su pueblo. Esto simple y llanamente resultó, el 5 de agosto de 2019, en que el gobierno de Modi abolió de su constitución el estatus especial de Jammu y Cachemira. Detrás de este control estaba la asharbad (espalda) imperialista, que había avisado previamente de este desarrollo a Pakistán.

 Pakistán, que en el pasado siguió jurando izar la bandera pakistaní en el Fuerte Rojo de Delhi, no sólo guardó silencio ante este acto de India, sino que también advirtió a la población de la Cachemira administrada por Pakistán que guardara silencio. Algunos de sus X-pro intentaron cruzar la línea y fueron detenidos cerca de la Línea de Control. Finalmente, para salvar su reputación ante las masas, la ONU volvió a ponerse en medio. ¿Es que los nacionalistas no saben lo que son las Naciones Unidas? Entonces, los nacionalistas y revolucionarios que quedaban formaron otra coalición llamada Alianza Nacional Popular (ANP), que discutió abiertamente la duplicidad del Estado pakistaní, afirmando que Pakistán no era un socio de nuestro movimiento, sino un ocupante.

Esta fue una acción muy correcta, ya que ambos países están ocupando y deteniendo a los cachemires trazando una línea a ambos lados. Y, por lo tanto, el pueblo de la Cachemira ocupada por Pakistán debe luchar contra la ocupación directa del Estado pakistaní. Pero la dirección de la ANP siguió utilizando líneas fronterizas confusas con una centralización extrema sin presentar un programa sólido, a veces potenciando la Asamblea Legislativa, a veces combinando la Cachemira administrada por Pakistán y Gilgit-Baltistán en la Asamblea Constituyente, etc.

Gran parte de la dirección de esta coalición huía de los debates y discusiones entre los cuadros. La razón principal era la misma lógica para satisfacer las demandas de unidad, libertad y revolución democrática nacional junto con los dirigentes de la Asamblea Legislativa. La ANP no consiguió evacuar a más personas. Unos pocos miles llegaron a Muzaffarabad; el 22 de octubre de 2019, el Estado los torturó severamente. Este proceso no solo desmoralizó a los jóvenes, sino que también expuso completamente a los líderes, y después de eso, todos los partidos de esta alianza siguieron desmoronándose.

El movimiento actual está dirigido en su mayoría por los jóvenes que tienen asociaciones previas o existentes con la resistencia de una manera u otra. Incluye a quienes llevan mucho tiempo luchando en la Cachemira administrada por Pakistán contra el fin de la ocupación, el saqueo de los recursos, el desempleo y la inflación por parte de los dos países ocupantes, Pakistán e India. La mayoría son jóvenes que se unieron a sus grupos nacionalistas o progresistas y están hartos de la política oscilante. Es cierto que estos jóvenes no tienen un camino claro, pero siguen resistiendo. Por eso, las masas están con ellos. Las masas anhelan vengarse de décadas de privaciones; quieren curar sus dolores y sufrimientos del pasado. Nunca antes se había visto el grado de odio que sienten hacia los gobernantes locales.

Entendemos que hay enormes defectos en esta agitación social. La debilidad más importante se refiere a la cuestión de cuándo debe tener lugar la intervención pública en los acontecimientos históricos; para ello es importante estudiar las referencias históricas de las épocas en que las masas han querido luchar sobre una base militante y revolucionaria. Ahora están pasando de un movimiento para conquistar derechos a otro con consignas de libertad, independencia y revolución. Debemos recordar que no son las privaciones de hoy contra las que el pueblo se ha levantado, sino décadas de privaciones toleradas hasta la fecha. Por lo tanto, es necesario luchar mientras se avanza en el programa.

La desobediencia civil ha sido convocada por las masas populares desde hace mucho tiempo porque mientras que el pueblo considera a los gobernantes de Pakistán como ocupantes, considera a los representantes de la Asamblea Legislativa otorgada por Pakistán como socios iguales. Esta es la asamblea que hasta este momento no ha dado libertad de expresión e inscripción a los cachemires. Al participar en las elecciones a la asamblea, ni siquiera pueden presentar documentos relativos a la independencia de Jammu Cachemira, sino que primero tienen que jurar que Jammu Cachemira se convertirá en Pakistán.

Durante 76 años, la clase dirigente de Pakistán ha estado engañando al pueblo con que, utilizando su Cachemira ocupada como campamento base, lucharán por Cachemira durante miles de años. La razón principal para mantener viva la cuestión de Cachemira es saquear los recursos de Pakistán y, por otro lado, despertar los sentimientos de las masas pakistaníes. Para ello, los medios de comunicación pakistaníes y los programas de estudios han desempeñado un papel importante. La burguesía institucional pakistaní, que es el principal actor en Pakistán, ha mantenido bajo su control la mayor parte de los recursos de Pakistán creando innumerables instituciones desde el nacimiento de Pakistán, manteniendo un acuerdo con Estados Unidos, pero en nombre de la defensa de Cachemira, utilizando una parte importante del presupuesto del país, principalmente en nombre de la defensa. Pakistán estuvo virtualmente bajo la ley marcial en cuatro ocasiones, y el resto del país permaneció bajo el control del régimen bonapartista, lo que significa que históricamente los regímenes políticos fugitivos permanecieron con la élite militar.

Esta élite militar y su élite política marginal nunca han permitido ningún desarrollo dentro de Cachemira, alegando siempre la justificación de que Cachemira es una zona remota/dividida cuyo futuro aún está por decidir. Aunque podría haber habido un buen turismo en esta tierra de hermosas montañas, bosques, ríos y cascadas, no se permitió porque si hubiera turismo, ¿cómo pasarían las familias de los oficiales militares sus vacaciones de verano en un entorno tan tranquilo?

Se podría haber instalado industria en Jammu Cachemira, pero no se permitió porque si la industria se hubiera instalado, más de los 20 a 30 millones de personas que emigraron a otros países en busca de empleo no habrían estado disponibles para su explotación allí. En Jammu Cachemira se han instalado centrales hidroeléctricas, de las que actualmente se generan entre 4.000 y 5.000 megavatios de electricidad, que alcanzarán entre 8.000 y 10.000 megavatios en los próximos tres a cinco años. La mayoría de los trabajadores que participan en este proceso de producción ni siquiera pertenecen a Cachemira, por lo que la demanda total de electricidad en Cachemira (unos 385 megavatios) se está suministrando de forma muy escasa. Los gobernantes de la Cachemira administrada por Pakistán atribuyen toda la responsabilidad a Pakistán Wapda y Pakistán Wapda se la devuelve a estos incompetentes gobernantes de Cachemira.

El acuerdo de Shimla basado en la partición de Cachemira

No hay duda de que la partición primaria de Cachemira comenzó con la partición del subcontinente, cuando el pueblo de Jammu Cachemira estaba ocupado con impuestos innecesarios y la lucha por la libertad, que ya había comenzado antes de la partición del subcontinente. El movimiento era tan intenso que el gobernante de Jammu Cachemira, Maharajá Hari Singh, estaba dispuesto a dar más concesiones a las masas con toda su crueldad y opresión, pero en octubre de 1948, Pakistán intervino a instancias del Imperio Británico y trajo a un gran número de tribales. Esto justificó que el Maharajá pidiera ayuda a India, para lo que India ya estaba preparada. ¿Cómo es posible que, tras la división del subcontinente, los gobernantes de ambos países y el Imperio Británico no estuvieran al tanto de la división de Cachemira? Los ejércitos de ambos países seguían siendo entrenados por los mandos imperialistas. Creemos que fue un movimiento estratégico de la vieja Gran Bretaña imperial y del imperialismo emergente, que también explotó a los cachemires. No sólo fue saqueada por las élites de ambos países, sino que al mantener la cuestión de Cachemira en la ONU, el imperialismo también defendió sus intereses estratégicos.

En 1971, hubo una guerra entre India y Pakistán, en la que Pakistán quedó traumatizado e India detuvo a unos 93.000 soldados de Pakistán. Ambos países declararon que era su asunto privado, y las potencias internacionales América y Rusia también apoyaron significativamente este acuerdo, mientras que los herederos originales del asunto, el pueblo de Cachemira, fueron excluidos de esta decisión. De este modo, la cuestión de Cachemira quedó excluida de las Naciones Unidas y se convirtió en un asunto privado de ambos países.

Cuando India estaba en el bando soviético, Estados Unidos necesitaba urgentemente a Pakistán, no sólo con la ayuda de Pakistán en la guerra contra Rusia en Afganistán, sino también en Cachemira. Siguió ayudando en las actividades armadas contra India, pero Rusia se pasó a la economía de libre mercado. Al hacerlo, la situación ha cambiado. El imperialismo estadounidense, como superpotencia única, cambió sus políticas para muchos Estados en favor de sus objetivos económicos y estratégicos dentro de cada región. Por un lado, India es un mercado de mano de obra barata y demandada, que se ha convertido en un Estado metropolitano debido a la división del trabajo. Por otro, Estados Unidos necesitaba un aliado contra la emergente China imperialista, para lo cual la vecina India era la mejor opción para mantener a China bajo constante presión.

El papel del movimiento actual

Ya hemos explicado el trasfondo de este movimiento como continuación de los movimientos anteriores. Pero a veces lo que puede tardar décadas en desarrollarse puede lograrse en días. Esto está ocurriendo no sólo en la Cachemira administrada por Pakistán; este movimiento también ha inspirado a los trabajadores de Pakistán para convertir el hambre que les dan los gobernantes y su supuesta libertad en una autonomía real. El movimiento de la Cachemira administrada por Pakistán en general es un movimiento general contra la subida de los precios al consumo y especialmente de la electricidad, y contra los gobernantes. El significado es definitivamente no sólo desafiar a los gobernantes de Pakistán, sino también resistir a los gobernantes de Cachemira administrada por Pakistán, que durante mucho tiempo han saqueado los recursos de Jammu Cachemira a las órdenes de la clase dominante pakistaní.

Tras llegar al poder, adquirieron numerosas propiedades en Jammu Cachemira, Pakistán y países extranjeros, donde los hijos de estos gobernantes obtienen educación superior en las universidades de Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido. También se ocupan de sus propios negocios allí y luego regresan de mejor manera y son elegidos para la Asamblea Legislativa dando mentiras a las masas, con el fin de proteger la riqueza ganada por sus padres y obtener más fuentes de riqueza. Para hacerse una idea de este espectáculo, observen a los descendientes de los gobernantes en la asamblea actual, que ganaron las elecciones a la Asamblea Legislativa con las políticas de laissez-faire del establishment y están sentados como ministros. ¿Qué más pruebas necesitamos del ansia de riqueza y la codicia de estos gobernantes?

¿Se puede confiar en estos gobernantes de la Asamblea Legislativa?

Si se analiza honestamente la evolución de la conciencia política de los actuales gobernantes, la mayor lección de la historia de Jammu y Cachemira será que nunca se debe confiar en estos gobernantes. El antiguo partido político de Jammu y Cachemira era conocido como la Conferencia Musulmana. Desde su creación, ha sido leal… primero a la Liga Musulmana y luego a Pakistán. La postura de los dirigentes de la Conferencia Musulmana se creó de tal manera que el público diera ejemplos de la honradez y sencillez de sus dirigentes. Los gobernantes de Pakistán fueron presentados como hermanos mayores. Cachemira Baniga (convertido) solía dar importancia a la narrativa de Pakistán para que, por un lado, se aprovecharan de la sencillez del pueblo para usurpar los recursos y, por otro, los gobernantes de Pakistán, especialmente la burguesía institucional asharbad (espalda).

Pero como los cambios que se producen en la sociedad también están sujetos a las leyes de la ciencia, a medida que la conciencia humana se desarrolla, sigue cuestionando lo viejo y buscando lo nuevo. Cuando las masas de Jammu y Cachemira iniciaron una serie de cuestionamientos, surgieron innumerables fórmulas en virtud de las cuales Gilgit-Baltistan y la llamada Azad (Libre) Cachemira se incluían en posesión de Pakistán. No es aceptable que se añada territorio a Pakistán. Por lo tanto, la fórmula de la dirección de la Conferencia Musulmana de incluir toda Cachemira en Pakistán era difícil para la burguesía institucional. Por otra parte, la dirección de la Conferencia Musulmana giraba en torno a Sardar Abdul Qayyum tras la marcha de Sardar Ibrahim Khan. Éste cedió el liderazgo de su partido a su hijo, Sardar Atiq, para establecer una mayor centralización tras él. Como consecuencia, el resto de la dirección del partido desconfió de él y fundó el partido de los capitalistas de Pakistán, la Liga Musulmana-Nawaz.

Incluso antes de esto, el Partido Popular de Pakistán fue lanzado por el líder popular feudal, Zulfiqar Ali Bhutto. No sólo se unió el liderazgo de primer nivel de la Conferencia Musulmana de Jammu Cachemira en la forma de Sardar Ibrahim Khan, sino también numerosos nacionalistas, el importante líder que discutió la cuestión de un referéndum. KH Khurshid, ex presidente de Jammu Cachemira, también cambió su partido por el Partido Popular. Muchos estalinistas de Jammu Cachemira siguieron a sus hermanos estalinistas pakistaníes y cayeron a los pies de Bhutto. Antes fueron los gobernantes dirigidos por Sardar Ibrahim Khan, quien en octubre de 1949 firmó un acuerdo con los gobernantes de Pakistán en Karachi para completar su trabajo y entregó una parte importante de Jammu Cachemira (el Gilgit-Baltistán) para que quedara bajo el control total de Pakistán. Como la demografía de la importante región estratégica ha cambiado, aprovechándose de ello, se están haciendo planes para convertir la región respectiva en una provincia de Pakistán.

Por lo tanto, es importante no confiar en los representantes de la Asamblea Legislativa, teniendo en cuenta las experiencias pasadas. La razón principal es que se han enriquecido tanto que existe una enorme diferencia entre su nivel de vida y el de la gente corriente. Todas las pruebas de la corrupción que han cometido para enriquecerse están guardadas por la clase dirigente, de modo que ninguno de ellos puede realizar ninguna actividad económica o política sin la aprobación de la clase dirigente.

¿Utilizarán estos gobernantes los mismos productos alimenticios, los mismos precios de la electricidad, el mismo trato familiar y la misma educación de los niños para que se pueda hacer algún tipo de alianza con ellos?

Por lo tanto, ¡es importante organizar el movimiento en las capas de masas populares combativas sin confiar en estos gobernantes!

Papel de la clase media/pequeños empresarios en el movimiento

Por clase media entendemos los pequeños empresarios que dirigen sus negocios con pocos empleados; también se incluyen los directores de banco, los médicos bien pagados, los abogados y los funcionarios de nivel medio. En la actualidad, la clase media de Jammu Cachemira, especialmente los pequeños comerciantes, sufren dificultades extremas, por lo que forman parte del movimiento. Los impuestos están calculados. Debido a la inflación, la gente corriente se ve obligada a ser frugal a la hora de comprar y vender, lo que ha causado dificultades a los pequeños comerciantes. Los grandes almacenes, donde todo está disponible con descuentos especiales, han supuesto grandes complicaciones para los pequeños comerciantes. Se ven obligados a dar mercancías a crédito, y donde nunca esperan la devolución del dinero por parte de los clientes debido a la crisis económica.

Así que hay crisis en todos los sectores. La gente prefiere pasar días enteros en las colas de los hospitales públicos para evitar los honorarios de los médicos privados, las pesadas recetas y las pruebas. La gente ha reducido sus visitas a comisarías y tribunales para no tener que enfrentarse a abogados y jueces. La gente ha llegado a conocer la realidad de la justicia educativa hasta tal punto que incluso gastar un poco en la educación de sus hijos parece un despilfarro. Los trabajadores están cansados de pagar impuestos sobre sus salarios. La clase media semicolonial está exprimida por la inflación y sus cargas laborales, y por ello se opone a las grandes empresas.

Pero esta oposición a veces ha sido mayor y a veces menor. La clase media de Jammu Cachemira, encabezada por comerciantes y transportistas, resistía en muchos distritos con el pueblo al principio del Movimiento por los Derechos del Pueblo. Ahora muchos de ellos son soldados oportunistas e interesados del Estado, que gritan por la paz pero participan en la estrategia estatal para sabotear las huelgas y las sentadas. Este análisis lo hizo el Comandante del Ejército Rojo León Trotsky, el segundo líder más importante de la Gran Revolución Bolchevique del siglo XX, después de ver las mismas maniobras de la clase media. A medida que se intensifican los movimientos revolucionarios, la clase media, por cobardía y miedo a perder algo, controla el equilibrio de poder. Si la clase obrera toma el poder por la fuerza, la clase media ofrece sus servicios a la clase obrera, y si la clase dominante mantiene su dominio por la fuerza, la clase media volverá a sentarse en su regazo. Por lo tanto, es importante que el pueblo obtenga el poder para controlar; la clase media acudirá entonces en su apoyo.

El fracaso de las tendencias nacionalistas y socialistas

Las organizaciones políticas nacionalistas y socialistas desempeñaron el mismo papel que los partidos tradicionales en ambas partes de Jammu Cachemira. Siguieron desempeñando las mismas responsabilidades hasta cierto punto e intentaron resolver la cuestión de forma condicional. Ninguno ofreció una solución completa. Algunos la supeditaron a la constitución liberal y progresista de India, mientras que otros hablaron de la adhesión del estado de mayoría musulmana de Jammu Cachemira a Pakistán. Siguieron considerando la ocupación como un mal menor e incluso dijeron que Pakistán no era el ocupante, sino un amigo en la lucha por la libertad contra India.

Algunos justificaron la ocupación de India diciendo que, debido a la rendición de Pakistán en octubre de 1948, India llegó a un acuerdo con Maharaj Hari Singh en Cachemira y, por tanto, Pakistán es el ocupante. India no es un ocupante, según ellos Jammu Cachemira era un feudo del Maharaj, y cuando la gente común se rebeló contra los crueles impuestos de su feudo, no fue una rebelión sino una conspiración externa de Pakistán. Al ignorar simplemente el levantamiento y el movimiento populares, se inclinan por el llamado laicismo de la India. ¿Es posible luchar contra otro usurpador a los ordenes de un usurpador?

Por eso decimos que Cachemira está ocupada por ambos países. De hecho, Pakistán intervino y saboteó el movimiento de la gente común contra el Maharajá de la asharbad (espalda) del Imperio Británico manteniendo unido a un grupo especial en Muzaffarabad, 5135 millas cuadradas de Jammu Cachemira. Fundó el gobierno provisional de Jammu Cachemira, administrado por Pakistán, formado por las divisiones de Poonch y Mirpur y, más tarde, Gilgit-Baltistán, cuyo control cedió el Imperio Británico al Maharajá. Tras la partición del subcontinente, Pakistán lo ocupó en 1949. Y luego, para hacer permanente esta ocupación, el 28 de abril de 1949 firmó el Acuerdo de Karachi con el gobierno provisional de Jammu Cachemira administrado por Pakistán de su propia cosecha.

En este artículo también hablaremos de algunos nacionalistas y revolucionarios que hablan de la independencia y la revolución de Cachemira. Algunos de ellos hablan de poder de masas con una posición muy confusa sobre las consignas de independencia y la asamblea siempre existente. (Gilgit-Baltistán y la Cachemira administrada por Pakistán recibirían una asamblea constitucional). Pero nunca se ha presentado una posición clara sobre cómo sucederá todo esto.

El resto de los revolucionarios supeditan la opresión nacional a la explotación [de clase] y condicionan la política de las cuestiones y la solución del problema de Jammu Cachemira a la creación de una federación socialista del subcontinente; es decir, las soluciones parciales e intermedias no tienen ninguna importancia para ellos.

El mayor problema de estas dos tendencias políticas es que ven las cosas desde un punto de vista muy centralizado, y en sus partidos nunca se da importancia al centralismo democrático. Por eso algunos se rompen después de cada año y otros después de décadas. La cúpula va creando adeptos entre sus filas, en gran medida mediante largos discursos o libros de líderes seleccionados. De ahí que evolucionen de partidos a empresas, debido a lo cual el elemento resistido desconfía de ellos y organiza comités conjuntos de acción de masas de forma crítica. Incluso en la situación actual, el JAAC también necesita un programa para progresar.

La clase obrera

Dado que históricamente se ha demostrado que el sector de los servicios desempeña un papel importante en los movimientos posteriores al trabajo industrial, y debido a la ausencia de producción industrial en Cachemira, la principal responsabilidad de los trabajadores de los servicios es proteger los derechos de las masas populares así como los suyos propios. En la actual situación revolucionaria, deben obligar a la dirección de sus sindicatos y asociaciones a llevar adelante las reivindicaciones de sus trabajadores con las masas populares e iniciar una serie de protestas, ya que desde hace varios años, los sindicatos están siendo atacados. La Ley 2016 y la Ordenanza 2023 tienen como objetivo privar a los trabajadores del derecho a la huelga, alterar las estructuras de los servicios y las reformas de las pensiones, e incluir diversas tácticas de derechización y reducción de plantilla. Es necesario contraatacar porque, si los trabajadores se organizan junto con las masas populares, pueden recuperar sus derechos e intereses.

Debido a las crisis globales del sistema capitalista, los trabajadores están siendo constantemente atacados en una región colonial como la nuestra. Los muchos logros que aún existen son fácilmente arrebatados bajo las políticas neoliberales. A menudo oímos en las conversaciones que la educación se está privatizando; y esto es cierto en Pakistán, donde la privatización ya ha comenzado. Si se utilizó la violencia estatal contra las huelgas de profesores durante el proceso de privatización, ¿no ocurrirá lo mismo en Cachemira?

Viendo los ataques actuales, parece que la clase dominante de Jammu Cachemira está entrando definitivamente en un proceso de privatización de la educación, la sanidad, la electricidad, etc. Por lo tanto, es importante que los trabajadores comprendan estos ataques y protejan los intereses de sus organizaciones, no individualmente, sino que inicien una lucha conjunta en lugar de guardar las apariencias. Por supuesto, todos los dos sectores anteriores han elegido conjuntamente un consejo para la federación, pero la necesidad de este proceso es que mientras se celebra una conferencia juntos, se debe pedir la abolición de las leyes antiobreras de la clase dominante y más reivindicaciones.

Los trabajadores deben aportar su liderazgo creando presión desde abajo para apoyar a las organizaciones cuya dirección está intentando construir una federación. Los únicos sindicatos obreros que pueden ser dignos de mención son los que implican democráticamente a los trabajadores. De hecho, en la política sindical. siempre piensa el pueblo. Los procedimientos varían. La naturaleza de sus responsabilidades es diferente, sus afiliaciones de liderazgo son diferentes. La mayor parte de la dirección de algunos sindicatos y asociaciones gira en torno a resolver los pequeños problemas de trabajadores concretos de sus sectores. Esto es la ideologia de Prabrajaman (dominar). Los sindicatos de todo el mundo velan por los intereses de sus trabajadores, pero en nuestro país se recurre a la ayuda de funcionarios y ministros para los intereses de los trabajadores. Desde hace algunos años, los jóvenes trabajadores y algunos dirigentes honrados intensifican la política obrera, lo que ha provocado ataques del Estado contra los sindicatos y las asociaciones. Por eso es necesario sentar las bases de una federación militante, democrática y popular cuyo programa incluya a los trabajadores de todas las instituciones. Además de los intereses de los trabajadores, las reivindicaciones deben incluir todo tipo de explotación y coacción.

La política de los comités de acción de masas

Sin entrar en el fondo de la política de los comités de acción popular, hay que felicitar a todo el pueblo trabajador, desde los pueblos hasta las ciudades, sea cual sea el estrato al que pertenezcan, y quizás parezca que éste era el método correcto por el que se formaron los comités de acción de masas. El movimiento y la dirección han llegado a este punto. Rendimos homenaje a estos trabajadores que arrebataron el control a la dirección tradicional y obligaron a la dirección nacionalista a creer que su estrategia, metodología y centralismo son obsoletos. Algunos activistas despertaron a las masas populares de tal manera que hoy casi el 90% de las masas han comprendido que su intervención directa en la política puede ocuparse de sus intereses. A medida que avanza el movimiento. En la misma proporción, aumenta también la moral de la gente corriente. La juventud avanza con nuevos colores.

Debilidades de los Comités de Acción de Masas

Todos somos autocríticamente conscientes de que existen inmensas debilidades en la dirección predominante de los Comités de Acción de Masas. La mayoría de los activistas del comité central siguen siendo sectarios a pesar de haber roto con sus partidos nacionalistas. Debido a sus diferentes orígenes, siguen evitando discutir abiertamente el programa entre ellos. Por miedo a la polarización de la dirección, no se avanzó en las consignas, y ahora son las masas las que lo hacen por sí mismas. Desde la plataforma de los comités de acción pública se apela repetidamente a dejar de lado la realidad del programa y limitarlo sólo a reivindicaciones. No debe haber diálogo de alternativas contra los responsables de todo este desamparo durante décadas. No es sensato no dar una alternativa aunque los gobernantes sean ineficaces.

Qué hacer

Es importante en este momento generalizar la cuestión de «qué hay que hacer» porque la intensidad de esta cuestión está presente en cada movimiento: cómo y con quién hay que llevarlo adelante. En este momento, es necesario aprovechar la ineficacia de las élites gobernantes para convocar una asamblea constituyente en la Cachemira administrada por Pakistán. Al convocar la asamblea constituyente, es importante exigir un gobierno revolucionario temporal porque, debido a la exposición de la corrupción y la inmensa riqueza de la actual clase dirigente, el pueblo ha perdido la confianza en ellos. El pueblo ha comprendido que son leales y marionetas de las élites gobernantes pakistaníes. Su comida, su bebida, su casa, su coche… todo es diferente al de las masas populares. Su casta y su tribu son diferentes. Por su culpa, ¿cuántas madres envían a sus hijos a trabajar a Pakistán o a países extranjeros a la edad de 18 años? ¿Cuántos jóvenes que han huido de la estrechez de sus hogares se han enamorado de la naturaleza a través de pequeñas rutas? ¿Cuántas familias entran en depresión por falta de una mejor educación y salud para sus hijos?

El 70% de la población está fuera del país, de los cuales entre el 20% y el 25% trabaja en Pakistán, y entre el 40% y el 45% trabaja en Estados Unidos, Reino Unido, países del Golfo, etc. Estos sucios gobernantes y sus amos no sienten vergüenza cuando reciben remesas de divisas que pertenecen a estos inmigrantes. Sirven para los que no pudieron ofrecer oportunidades de empleo aquí. ¡Vean estas penas, sufrimientos y estrés mental! Friedrich Nietzsche: ¡recuerda el dicho de que los ricos no han dejado a los pobres más que a Dios! ¡Así que luchamos sin confiar en ellos! Los gobernantes venían y decían al pueblo todos los días que Pakistán comete una injusticia con ellos, según sus promesas, no se les proporciona nada, etc. Hubo objeciones. Por lo tanto, es importante aprovechar su espontaneidad. Pero ahora es importante que no sólo ellos, sino todos los actores del Estado, incluidos los representantes del público en general, los dirigentes de la clase obrera, la clase media (abogados, profesores, comerciantes y transportistas), las mujeres y los dirigentes vecinales y estudiantiles, formen un gobierno revolucionario provisional que se encargue de elaborar una constitución para la Asamblea Constituyente.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: