Este miércoles 3 de noviembre, trabajadores y sectores populares realizaron una significativa movilización en la ciudad de Caracas, exigiendo una navidad sin presos políticos y contra el paquetazo antiobrero y antipopular del gobierno. La misma inició con una concentración en Parque Carabobo, partiendo la marcha desde la Av. México, continuando por la Av. Universidad, hasta llegar a la famosa Esquina El Chorro, lugar en el que los piquetes policiales no permitieron a los manifestantes seguir avanzando.

Por: Unidad Socialista de los Trabajadores ( UST-Venezuela)

Trabajadores activos del sector público y privado, trabajadores despedidos, jubilados, organizaciones y dirigentes sindicales, familiares de los trabajadores presos y familiares de jovenes asesinados en sectores populares por los distintos cuerpos represivos del gobierno, principalmente las FAES; junto a organizaciones políticas de izquierda, movimientos sociales, dirigentes y activistas, se hicieron presentes en esta acción de protesta, para, en ocasión de la cercanía de las fechas decembrinas, exigir una navidad SinTrabajadorxsPresxs, pero además exigir la derogación del memorándum 2792, salarios y pensiones dignas, igualados a la canasta básica e indexados a la inflación (escala móvil de salarios), así como justicia para los jovenes asesinados por los cuerpos policiales en las barriadas populares, muchos de ellos bajo la forma de verdaderas ejecuciones extrajudiciales, en los operativos de la tristemente famosa OLP.

Igualmente sirvió la movilización para protestar contra los despidos, exigir el cese de los mismos, así como el cumplimiento de las órdenes de reenganche.

Es preciso a este respecto, destacar la presencia en la movilización de los trabajadores de la empresa Salva Foods (una de las principales empaquetadoras de las cajas CLAP) propiedad del empresario colombiano y protegido de Maduro, Alex Saab. Denunciaron estos trabajadores sus despidos así como la custodia de esta empresa privada por parte de funcionarios del servicio de inteligencia estatal DGCIM, así como la intimidación de la que son víctimas por parte de estos funcionarios en conjunto con las autoridades de la empresa que ante cualquier reclamo amenazan con despidos y prisión contra los trabajadores.

Así pues, durante el desarrollo de la concentración y la marcha se realizaron denuncias de las medidas de ajuste antiobreras y antipopulares del gobierno de Maduro, que descargan el peso de la crisis sobre los hombros de los trabajadores y del pueblo humilde y que se traducen en la completa destrucción del salario, el cercenamiento de los más elementales derechos laborales y sindicales de los trabajadores y el más grande deterioro, conocido en la historia reciente del país, de las condiciones de vida de la clase trabajadora y habitantes de los sectores populares.

Es importante también, resaltar el carácter clasista, amplio, democrático y unitario de la movilización, es necesario desarrollar plenamente estas características para defender nuestros derechos democráticos, laborales y sociales, porque es evidente, que para mejor aplicar su paquete de ajuste y cercenar más aún los derechos de los trabajadores, el gobierno burgués de Maduro necesita intimidar y atemorizar a la clase trabajadora y para eso no duda en hacer uso de la más brutal represión y criminalizar la protesta laboral y social. Más de 150 dirigentes sindicales y trabajadores presos, además de otra gran cantidad amenazados, judicializados, despedidos o jubilados forzosamente por el simple hecho de defender sus derechos son la muestra de esto.

Y es que, como resultado de años de exhorbitantes pagos de deuda externa, priorización de ganancias de las transnacionales y banqueros, desinversion y consecuente destrucción de la producción nacional, principalmente la petrolera y de alimentos, la mayor fuga de capitales jamás conocida (mayormente mediante los pagos de deuda externa y la trampa de las importaciones con dólares baratos asignados por el Estado) y la más descarada corrupción; el chavismo, primero con Chávez en la Presidencia y con Maduro luego, condujo al país a la catastrófica situación en la que se encuentra actualmente.

Sin embargo, no todos sufren de igual manera la situación. Mientras los trabajadores y el pueblo humilde padecen con hambre y penurias las consecuencias de la hiperinflación, la quiebra del salario, la pérdida de conquistas y derechos laborales y sociales la destrucción de los sistemas de educación y salud públicas, la escasez de combustible y de efectivo, el deterioro de los servicios públicos y la ruina general del país. Burgueses tradicionales y boliburgueses, empresarios nacionales y foráneos banqueros y grandes comerciantes especuladores, junto a burócratas gubernamentales civiles y militares, se enriquecieron gracias a las políticas, medidas y favores del gobierno, y se continúan enriqueciendo en medio de la crisis y favorecidos por el ajuste.

Es por eso que debemos ampliar y profundizar las acciones como las del pasado 03/11/2021, yendo a las bases obreras y populares, discutiendo de manera unitaria y democrática las acciones y las medidas a tomar, planteando la necesidad de discutir un programa para resolver la crisis desde la perspectiva y en favor de los intereses de los trabajadores y demás sectores explotados de la población. Para así enfrentar las pretensiones y evitar que la crisis nos la sigan hacer pagando al pueblo trabajador con hambre y represión.

Por último consideramos necesario fortalecer está lucha rodeándola de solidaridad internacional, procurandonos la misma y a la vez de manera recíproca expresar nuestra solidaridad con la lucha por la libertad de trabajadores y luchadores presos en el resto del continente y el mundo.