Las elecciones terminaron y los nuevos burgomaestres nombrados, pero esto no fue lo que calmó el episodio que seguiría, a la espera del 26 de mayo del 2019. Contra toda expectativa, estas últimas semanas, el descontento tomó las calles. Y la odiosa política xenófoba instalada en el gobierno hizo tambalear un poco la “estabilidad” tan esperada por los patrones.

Por LCT-Bélgica

Las elecciones comunales mostraron -de forma deformada, como en todas las elecciones dentro de esta «democracia» – un cierto rechazo hacia la política del gobierno federal y la voluntad de cambio en una parte importante de la población. En efecto, el PS continúa siendo el primer partido en Valonia, a pesar de todos los escándalos de corrupción, controlando ciudades y comunas muy importantes, con buenos resultados en Bruselas. Écolo tiene éxito en cuatro comunas de Bruselas y al igual que Groen forma parte de las grandes mayorías en el sur y en el norte del país. Igualmente, los buenos resultados de listas ciudadanas y otras independientes en algunas comunas.

Sin embargo, el Vlaams Belang se coloca al frente de la escena en numerosas comunas en Flandes, y la N-VA, De Wever progresa, quedando como el maestro del juego en Amberes. La distribución del poder queda estable, atractivo y bien entre las manos de los partidos de la patronal. A pesar de la confianza que los trabajadores han depositado a los partidos de “izquierda” con su voto, no es esta alternativa la que va a cambiar la situación del pueblo. Un día después de las elecciones, el trabajo entre bastidores continúa para garantizar las reformas exigidas por las patronales, la privatización de los servicios públicos, la reducción de las cargas patronales, la reforma a las pensiones, etc.

Bannon o Marrakech

Es cierto que el Pacto migratorio de la ONU fue la oportunidad para la N-VA para poner un pie en el hormiguero. Desde hace algunos años, el imperialismo ha estado confrontado al desafío del flujo sin precedente de las migraciones causadas por sus guerras devastadoras, y el 19 de setiembre del 2016, la Asamblea general de la ONU adoptó en unanimidad una Declaración de Nueva York para los refugiados y los migrantes. El presidente de la Asamblea, Miroslav Lajčák, afirmaba entonces cínicamente que se trataba “de obtener las ventajas de la migración y mitigar los riesgos”. 1 El 2 de diciembre del 2017, después de haber perdido la mayoría en la Cámara, durante las elecciones de la vicepresidencia, Trump decide retirar el apoyo de Estados Unidos a esta iniciativa, pero finalmente, el 13 de julio 2018, les demás 192 Estados, en donde Bélgica mediante l voz de su Primer Ministro, llegan a un acuerdo sobre un “Pacto mundial para migraciones seguras, ordenadas y regulares”, luego acuerdan una cita en Marrakech el 10 y 11 de diciembre para adoptar el texto. No obstante, los últimos meses, la extrema derecha se organiza en un anti Marrakech, bajo la dirección de Steve Bannon, con algunos pequeños logros: la retirada de varios países de Europa. Por su parte, Bolsonaro esperó solamente su investidura para retirar también a Brasil del acuerdo de Marrakech.

El pasado sábado 8 de diciembre, el Vlaams Belang, extasiado de su éxito electoral, acogió en los salones del Parlamento Flamenco una reunión antiinmigración de esta extrema derecha internacional, con la presencia de Bannon, Marine Le Pen. 2 Y una marcha contra Marrakech fue anunciada vía redes sociales, el 16 de diciembre, a dos pasos del Parque Maximiliano. El mismo sábado 8, la N-VA retira a sus ministros del Gobierno, después de una semana de doble disputa bastante mediatizada con sus antiguos socios suecos, en adelante estigmatizados del “gobierno Marrakech” en vista de las elecciones de mayo del 2019, donde ella quiere reconquistar un electorado tornado hacia el Vlaams Belang.

«El poder de compra, la seguridad, el clima»

Michel no tiene problema en remplazar a los ministros desertores. En particular, Maggie De Block puede perfectamente remplazar a Theo Francken en calidad de Secretario de Estado de Asilo y Migración. El jueves pasado, Reynders ya había dado a conocer que la política migratoria definida en el acuerdo de Gobierno De Block en la pasada gestión, “no es muy diferente a lo que hacía Maggie De Block en el pasado de gobierno”. 3 Y los antiguos accionistas se acomodan para salvar los muebles:  un gobierno de “asuntos regulares”, hasta las elecciones del 26 de mayo del 2019, en las cuales cada quien será libre de prepararse a su manera. ¿Los asuntos regulares? Oh ustedes saben, en Bélgica tenemos el hábito, es casi una tradición. (…) Es un concepto en el cual no podemos legislar. Podemos entonces, durante este periodo hacer todo lo necesario. 4 “sin problemas para que Bélgica firme en Marrakech. En otros tiempos, Reynders se ponderaba de “de hacer votar 15 millones de euros de garantía para ayudar a Grecia (durante) los dos tercios del 2010, “asuntos regulares”. 5 El trato de Maastricht fue firmado en 1992 por Mark Eyskens y Philippe Maytadt, y el trato de Lisbonne en 2007 por parte de Guy Verhofstadt , todos Ministros de asuntos regulares. Justificados un poco.

El domingo, el primer Consejo de ministros en asuntos regulares anunciaba las prioridades del gobierno bajo bellas palabras de “poder de compra, seguridad, seguridad y clima” marcando así la continuidad. El show del sábado alrededor de “Marrakeck” escondió antes los medios que el mismo, un millar de Chalecos Amarillos, deseosos de recuperar un poder de compra a la baja, tras el oportunismo de los patrones, fueron encerrados en una emboscada, seguido de la captura de la mitad de ellos. El martes siguiente, Bélgica defendió las posiciones elitistas de Trump en la Conferencia sobre el clima en Polonia, contra la opinión de 70 000 belgas que bajaban a las calles de Bruselas dos días antes para defender un planeta al servicio de toda la humanidad.

Y después de haber tirado la puerta, la N-VA ya había dejado asegurado que votará “todas las decisiones que tuvieron como objeto el acuerdo político antes de la caída del gobierno”. 6 Podremos discutir si el “gobierno de Marrakech” es el mismo al de antes con otros ministros, o si es distinto. Esto forma parte de la campala para mayo 2019, y todo esto es tan imprevisible como los tweets de Trump. Pero De Wever sabe que hay pan en la mesa para los trabajos ideales (regresión, subsidio de desempleo, salarios a la productividad, etc) las pensiones y otros menesteres, y él confirmó el lunes 10: “Estos buenos puntos, queremos aprobarlos. Absolutamente, quiero elecciones anticipadas”. 7

En esta lucha de clases, los trabajadores no cesan de defenderse

El Frente común sindical prevé una concentración frente al aposento de la FEB para el viernes 14, a las 11h00. Sin embargo, Robert Verteneuil (FGTB) teme que “las huelgas sean en muchas empresas”. En cuanto a la FEB. Pieter Timmermans está “tranquilo por el hecho de que haya un gobierno” (…) Los “Jobs deal” la energía, el presupuesto de movilidad y otros se encuentran a algunos metros de la llegada, por lo tanto, verdaderamente espero que el Parlamento pueda votar esas reformas”. Los Chalecos Amarillos constituyen una confirmación de que los temores de Verteneuil son justificados. El vaso de agua está lleno. Una rabia sube en la población, principalmente entre los sectores más precarizados, trabajadores que no pueden pagar el alquiler, la calefacción, los medicamentos, ni comer correctamente, mientras los parlamentarios abusan de sus indemnizaciones de miles de euros para ocupar puesto tras en la “representación del pueblo” cuya remuneración es exorbitante.

A lo largo de estos cuatro años del Gobierno de Michel, los trabajadores no han cesado de movilizarse, de tomar las calles, de ir a huelga para defenderse contra la lucha encarnada de la clase patronal para hacerles pagar el peso de la crisis. Las grandes luchas desde antes de la puesta en escena del Gobierno de Michel, con huelga general, fueron cuidadosamente desviadas por las direcciones sindicales hacia manifestaciones más que todo simbólicas. La reforma hacia las pensiones ilustra muy bien la situación. Las discusiones en gran medida han aceptado rápidamente el principio mismo de que se debe trabajar algunos años de más, limitando la discusión de los oficios duros. Ningún plan de lucha consecuente se puso en marcha, y después de los incendiarios discursos, estas direcciones se limitaban a espera « una señal positiva por parte de la patronal » lo que significa solamente asegurar su presencia en los diferentes órganos de concertación, como el Grupo de los Diez, para negociar con los patrones a puerta cerrada. No obstante, los trabajadores regresaron a la carga. La reciente huelga de bpost demostró que los trabajadores pueden obtener resultados cuando ellos sobrepasan la desmovilización de una burocracia sindical. Y Ryanair, Deliveroo, Aviarpartners evidenciaron que la lucha sobrepasa las fronteras de Bélgica.

Debemos exigir a las direcciones sindicales el apoyo hacia los Chalecos Amarillos, de participar en las acciones, de defenderlas contra la represión del gobierno patronal. Y con ellos, avanzar para cambiar, no un equipo en la Calle de la Ley, pero sí este sistema que explota a la inmensa mayoría con solo un chasqueo de los accionistas y jefes de empresa quienes están burdamente remunerados.

¡Todos juntos, contra este sistema, por los trabajadores, por el socialismo!