La CSP-Conlutas promovió un acto independiente, clasista y de lucha, contra el golpismo de Bolsonaro y su política de genocidio, hambre y desempleo,  sin patrones y sin derecha.

Por: PSTU, Brasil

Calles y plazas vacías dieron el tono para este 1° de Mayo en las manifestaciones convocadas en el país. Los actos de carácter golpista y de defensa de la dictadura convocados por el bolsonarismo fueron un fiasco, a pesar de la intensa agitación promovida por la extrema derecha en las redes sociales. Bolsonaro intentaba subvertir la tradicional jornada de lucha de la clase obrera en una campaña contra las libertades democráticas, como el pasado 7 de septiembre.

En la capital federal, solo un puñado de simpatizantes del presidente “marcó tarjeta” para ver a Bolsonaro. En São Paulo, tomas aéreas de la Avenida Paulista mostraron que no fue muy diferente. Un breve discurso de Bolsonaro fue transmitido desde el Palacio del Planalto [Casa de Gobierno, en la capital, Brasilia] en una pantalla instalada en la avenida.

Ni siquiera la presencia del diputado federal de extrema derecha, Daniel Silveira (PTB-RJ), encumbrado por el bolsonarismo como un ícono en la cruzada por la dictadura, llenó las manifestaciones en el Estado de Río de Janeiro. El diputado estuvo presente en un acto en Niterói, y posteriormente en Copabacana, ambos vacíos.

Los actos bolsonaristas siguen la escalada de los discursos y amenazas de golpe, que intentan crear un clima que posibilite, en caso de derrota electoral, avanzar en un autogolpe. O, por lo menos, arrojar confusión al proceso para impugnar el resultado y mantener animada a la base de extrema derecha. La imagen de Silviera con un doble del “Vikingo del Capitolio”, un activista de extrema derecha que “se hizo viral” durante la invasión del Congreso estadounidense a instancias de Trump, es ilustrativa de lo que preparan estas personas.

Campaña electoral del frente Lula/Alckmin

En São Paulo, los sindicatos más grandes como CUT, Força Sindical, CTB, UGT, etc., promovieron un 1° de Mayo que, lejos de retomar el significado real de la fecha de la lucha independiente de la clase trabajadora, llevó a cabo una acto de claro carácter electoral, en defensa del frente amplísimo que involucra a Lula y sectores de la burguesía, e incluso hasta del gobierno de Bolsonaro. Además de la campaña por la lista de Lula y Alckmin, las direcciones de las centrales incluso invitaron a los presidentes de la Cámara [de Diputados] y del Senado, Arthur Lira (PP-AL) y Rodrigo Pacheco (PSD-MG), ambos líderes del bolsonarismo en el Congreso Nacional.

Vacío, el acto realizado en la plaza Charles Miller, frente al estadio Pacaembu, obligó a retrasar el discurso de Lula por falta de público. El precandidato del PT habló acerca del show de Daniela Mercury para aprovechar parte de los “fans” de la cantante bahiana.

Más grave que el fracaso público, sin embargo, es el enorme revés dado a la clase obrera, al realizar, en una fecha como esta, un acto electoral junto con la burguesía y sectores del propio bolsonarismo.

1° de Mayo internacionalista y sin patrones

Foto Roosevelt Cassio/Sindmetal/SJC.

Combatiendo los actos golpistas, y denunciando el desempleo, la carestía y la inflación, llamando sin pelos en la lengua al “Fuera Bolsonaro y Mourão, ya”, la CSP-Conlutas realizó un 1° de Mayo independiente, internacionalista y sin patrones ni la derecha, en la capital paulista. La manifestación partió de la Plaza Ramos, frente al Teatro Municipal, y caminó hasta la Plaza de la República.

Aunque sufrió el bloqueo de los principales medios de comunicación, el acto marcó el día de la clase trabajadora reforzando la necesidad de una organización independiente de la clase para derrotar a Bolsonaro y la extrema derecha. “Es una afrenta que, en una fecha como esta, Bolsonaro, responsable por la muerte de más de 600.000 brasileños, esté ahora en la Paulista defendiendo una dictadura”, condenó Vera, precandidata del PSTU y del Polo Socialista Revolucionario a la Presidencia.

Vera también criticó el acto de las centrales en apoyo a Lula y la burguesía. “Es también una afrenta que, frente a este gobierno que condena a millones a la miseria, el desempleo y el trabajo precario, se ponga en una misma bolsa a los trabajadores, la burguesía y la derecha, y se diga que la solución a nuestros problemas es votar por Lula y Alckmin”, dijo, defendiendo la organización de la clase para derrotar a Bolsonaro y la ultraderecha.

El acto independiente y de clase también brindó solidaridad internacionalista a la resistencia del pueblo ucraniano contra las tropas invasoras de Putin.

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 3/5/2022.-

Traducción: Natalia Estrada.