Mié Jul 17, 2024
17 julio, 2024

Una política para Ucrania: un reto para los internacionalistas coherentes

Definir con precisión las apuestas geopolíticas por parte de Putin

En el momento de escribir estas líneas, la intensidad de los combates en Bajmut está provocando bajas sin precedentes en el conflicto entre ucranianos y el régimen de Putin. A pesar de la captura de algunas posiciones del grupo Wagner en la ciudad, su líder declaró: «Es necesario poner fin definitivamente a la operación militar especial… Hoy, la mejor opción es informar a todo el mundo de que Rusia ha logrado los resultados que se había propuesto». Esta declaración, aparentemente independiente, de Yevgeny Prigozhin es bastante sintomática de las dificultades para hacer coincidir los objetivos políticos establecidos en los estados mayores político y militar con su puesta en práctica. Los objetivos políticos parecen redefinirse constantemente en función del equilibrio de poder.

Por Lucas Peeters, Francia

Así, más de un año después de la invasión rusa de Ucrania, sigue siendo difícil establecer los objetivos y las prioridades de la invasión rusa: ¿contrarrestar el desarrollo de la OTAN en la vecindad de Rusia? ¿Provocar el colapso del gobierno y el Estado ucranianos y sustituirlos por un gobierno más propicio para salvaguardar los intereses rusos en la región? ¿O simplemente asegurar el control de Rusia sobre el acceso al Mar Negro? ¿O avanzar finalmente en la reconstitución de un imperio «zarista»?

Por parte de la OTAN

La hipótesis de que la OTAN arme a la resistencia ucraniana para permitirle aplastar rápidamente a Rusia es poco probable, sobre todo si se observa la gradualidad y la insuficiencia de la ayuda militar enviada a la resistencia ucraniana: misiles cuyo alcance no permite atacar las bases de lanzamiento rusas, anuncios de envío de tanques o baterías antimisiles que requieren infraestructuras que tardarán varios meses en montarse y que no responden de hecho a la emergencia militar… Los anuncios de apoyo militar a Ucrania parecen así más bien un pretexto por parte de los países implicados para aumentar sus propios presupuestos militares y justificar sus políticas de seguridad interior, así como sus aspiraciones imperialistas. Cabe señalar que no creemos que la guerra en Ucrania sea principalmente el terreno de una confrontación militar interimperialista, que se trata principalmente de una guerra de liberación nacional, pero la exacerbación de las tensiones económicas interimperialistas aumenta la posibilidad de una guerra interimperialista a largo plazo.

En la situación inmediata, este escenario sirve principalmente al régimen de Putin, ya que pone límites a los envíos de armas a la resistencia ucraniana, sin evitar la escalada, ya que una victoria rusa reforzaría la capacidad del agresor para repetir este tipo de operaciones, especialmente por su mayor capacidad para obtener materias primas a través de las minas del este de Ucrania o apoderándose de una parte de la producción agrícola ucraniana.

Algunos ejes y contradicciones geopolíticas generales a tener en cuenta por los revolucionarios internacionalistas:

En esta configuración, proponer una política internacional de apoyo a las fuerzas progresistas en los diferentes países afectados es un reto importante para derrotar a los que buscan aprovecharse de la guerra en los distintos países. Esta política debe dirigirse en primer lugar, por supuesto, a los proletarios implicados en la resistencia civil y militar ucraniana, pero también a los opositores rusos y a las redes militantes que se reivindican antiimperialistas en los países de la OTAN. Este último punto es tanto más importante cuanto que una parte del apoyo a Putin es el resultado de las políticas neocoloniales de algunos de estos países ex-OTAN, como lo demuestran las manifestaciones pro-rusas en la República Democrática del Congo durante la visita del Presidente francés el mes pasado, con decenas de manifestantes que llevaban banderas rusas. Estas reacciones, que deben ser «comprendidas» además de combatidas, también pueden permitir comprender mejor las tendencias opuestas pro-OTAN o pro-UE que se desarrollan en Ucrania desde 2014. En efecto, entre las aspiraciones del movimiento Maïdan, además de las reivindicaciones sociales, estaba la voluntad de emanciparse de la multiforme injerencia rusa en la vida política y económica de Ucrania.

¿Qué puntos de apoyo para qué margen de maniobra en la situación?

En Rusia

La situación social en Rusia está marcada de momento principalmente por un movimiento social contenido desde hace años por la represión gubernamental e incluso paragubernamental. El encarcelamiento o el envenenamiento de opositores «demócratas liberales» o los asesinatos de periodistas ocupan a menudo el espacio mediático fuera del país, pero más allá de los «ejemplos», es el conjunto del movimiento social el que es atacado en profundidad.

La eficacia de los métodos de represión también va acompañada, por el momento, de una prima de estabilidad interna para las clases sociales que han vivido el caos de la restauración capitalista en los años noventa. Por el momento, el escenario de un colapso inmediato del régimen de Putin a través de una revuelta popular parece, en consecuencia, muy poco probable. Sin embargo, el coste humano y material de la invasión rusa, y por tanto indirectamente de la resistencia ucraniana, está produciendo tensiones sociales que cabe esperar que se desarrollen con la continuación y el endurecimiento del conflicto.

Entre las resistencias que probablemente crezcan, está, como en muchos países, el movimiento de mujeres, activo desde el principio de la invasión, pero cuyas manifestaciones han sido reprimidas. También hay organizaciones de la izquierda revolucionaria o la segunda confederación sindical del país, pero también son fuertemente reprimidas. Las redes anarquistas también expresan su oposición a la guerra, por ejemplo, con la reivindicación de actos de sabotaje en los ferrocarriles. Entre las fuerzas que se resisten a los esfuerzos bélicos están los soldados que desertan del frente o se sublevan, sus familias que les apoyan y los civiles que protestan contra el servicio militar obligatorio impuesto por Putin, dirigido contra las minorías étnicas y nacionales y que perdona a los más vulnerables. Los grupos de derechos humanos también prestan su apoyo. Como todas las fuerzas mencionadas anteriormente, las madres de los soldados todavía no desempeñan un papel formativo lo suficientemente importante como para desestabilizar el régimen. Esta situación no es estática; pueden pasar varios años hasta que surjan fuerzas antibelicistas significativas en un país agresor. Por ejemplo, hicieron falta tres años para que dichas fuerzas desempeñaran un papel significativo en Francia durante la guerra de Argelia. Sin perder de vista estas fuerzas y este escenario, debemos apoyarnos de momento en otras palancas.

En Ucrania

Partiendo de la base de que no existe una perspectiva de paz bilateral en esta guerra de agresión, es decir, un compromiso mutuo que permita pensar en el fin del conflicto y la retirada total de las tropas rusas, nuestra atención debe centrarse en las fuerzas políticas y sindicales que participan en la resistencia ucraniana contra el ejército de Putin y que, de forma combinada o no, luchan contra los ataques a los derechos sociales por parte del gobierno de Zelenski. Asumiendo que no existe una perspectiva bilateral antibélica que pueda conducir al fin del conflicto y a la retirada de las tropas rusas, nuestra atención debe centrarse en las fuerzas políticas y sindicales comprometidas en la resistencia ucraniana que, combinadas o no, luchan contra los ataques a los derechos sociales por parte del gobierno de Zelenski. Por lo tanto, abogamos por una estrategia independiente de la clase obrera ucraniana y sus aliados para ganar esta guerra. Desde este punto de vista, es importante dejar claro que estamos en el frente militar del ejército ucraniano, al tiempo que nos diferenciamos políticamente del gobierno. Si la guerra impone límites al frente militar y al poder establecido, debemos evitar la trampa de la unidad nacional en la que se basa Zelenski. Dicha unidad nacional le sirve para atacar los derechos sociales y democráticos con el fin de garantizar la rentabilidad de las inversiones de los imperialistas, que ayudan hoy para colonizar mejor económicamente mañana. Los límites no siempre son fáciles de determinar desde el exterior, porque hay que tener en cuenta que las expresiones públicas no pueden ser demasiado abiertamente críticas con Zelenski, de lo contrario los militantes de las organizaciones progresistas se exponen a la represión o son enviados a operaciones militares especialmente arriesgadas. Estas son las preguntas que se pueden hacer al Movimiento Social (Sotsialnyi Rukh), porque, aunque apoyan la resistencia ucraniana, hacen reivindicaciones sociales progresistas y critican todo imperialismo, es difícil encontrar en su programa elementos claros de rechazo a la integración de Ucrania en la OTAN o en la Unión Europea. Entre las demás organizaciones políticas activas, también hay redes anarquistas o anarcocomunistas como la Unión Autónoma de Trabajadores, pero los sindicatos parecen ser los puntos de apoyo más interesantes a escala masiva. La KVPU, la confederación de sindicatos libres de Ucrania, implantada en las grandes empresas (ferrocarriles, transportes urbanos, metalurgia, minas, energía…) se caracteriza sobre todo por contar entre sus dirigentes a quienes se posicionan a la vez en apoyo de la resistencia ucraniana, pero también en una línea antiimperialista y contra los ataques al derecho al trabajo.

En cuanto a la denuncia de los retrocesos sociales en Ucrania, también hay que poner el foco en el sindicato estudiantil Acción Directa (Pryama Diya), que denuncia la política del gobierno ucraniano hacia los estudiantes. Han llevado a cabo campañas de acción pacífica y se han puesto en contacto con el movimiento estudiantil francés para desarrollar la solidaridad internacional.

El movimiento feminista es otro componente del movimiento social de resistencia  ucraniano que necesita apoyo para que las fuerzas progresistas tengan una voz más fuerte en el panorama político ucraniano ahora y en el futuro. El grupo Bilkis vincula las cuestiones feministas con el anticapitalismo.

¿Qué redes y qué cuestiones políticas requieren un apoyo concreto?

La Red Sindical Internacional de Solidaridad y Lucha

Con la organización de dos convoyes en su haber, la red RSISL es la que ofrece mejores perspectivas en términos de orientación política: apoyo material directo a los sindicatos independientes, denuncia de las políticas antisociales de Zelenski y de las depredaciones imperialistas occidentales… Sin embargo, sus recursos financieros, logísticos y humanos requieren un fuerte desarrollo que no será suficiente para responder a las necesidades de los trabajadores ucranianos en un futuro próximo. También cabe mencionar de pasada que algunas confederaciones sindicales nacionales están tomando iniciativas interesantes, pero sin asumir una dimensión internacional y unitaria que podría ser asumida por las bases de estas organizaciones. A falta por el momento de una centralización de las iniciativas independientes de los gobiernos, la participación en campañas de apoyo político y material dirigidas directamente a los trabajadores de Ucrania, tal como se presentan, parece ser la mejor perspectiva, pero no la única. Por ello, es necesario avanzar en la construcción de un frente sindical de unidad de acción con la resistencia ucraniana en Europa y en el mundo, coordinando y amplificando las iniciativas de solidaridad que desarrollen la capacidad de los trabajadores para actuar con independencia de la patronal y sus gobiernos.

La Red Europea de Solidaridad con Ucrania

Esta red está formada por organizaciones de diversa naturaleza: políticas, sindicales, asociativas… En particular, organizó un convoy de solidaridad en mayo de 2022 y, desde entonces, ha organizado actos en los países en los que está implantada. Aunque esta red defiende posiciones progresistas en cuestiones sociales (véase la primera página del sitio web), las iniciativas que toma son menos exigentes que las de la RSISL en términos de independencia institucional. Las actividades que tuvieron lugar en Francia con motivo del primer aniversario de la invasión rusa fueron incluso problemáticas. Si hay que explorar el deseo de desarrollar vínculos con la diáspora ucraniana, es problemático que se haga sin delimitarse políticamente de las posiciones abiertamente proimperialistas de las potencias de la UE y de Estados Unidos, que también son una amenaza potencial para la soberanía ucraniana. Al implicar a personalidades pro-OTAN y muy derechistas como Alain Madelin o Bernard Guetta, o al dejar que la embajada ucraniana financiara la manifestación, las intervenciones de los trabajadores durante las reuniones y la manifestación que tuvieron lugar en torno al 24 de marzo sirvieron, de hecho, más como un respaldo de los trabajadores a un marco cuyo tono general puede ser fácilmente coorptado por el gobierno ucraniano para sus necesidades en términos de unidad nacional, o incluso por los gobiernos imperialistas que se hacen pasar por salvadores del pueblo ucraniano. Además, la prioridad de los principales actores de esta red parece por el momento más centrada en la constitución de una red de parlamentarios a escala europea que en la constitución de una red de solidaridad directa entre organizaciones del movimiento social en los países europeos.  Si la RESU sigue siendo un lugar interesante para la circulación de la información y los contactos, conviene involucrarse en ella en la medida que logre precisar en los en los hechos su actitud hacia a la OTAN, la Unión Europea y el gobierno Zelenski.

En todas nuestras organizaciones :

La cuestión de la guerra en Ucrania se debate en todas las organizaciones y círculos en los que intervenimos. El apoyo a los trabajadores implicados en la resistencia ucraniana se descarta a veces con el argumento del riesgo de escalada militar, ya mencionado en este artículo.

También se desestima a menudo en nombre de turbios matices que podrían articularse en torno al pacifismo. El pacifismo no es una estrategia que deba descartarse per se, ya que es potencialmente eficaz en un contexto determinado. Hoy en día, en Rusia el pacifismo es progresista, pero en el caso de Ucrania y otros países es todo lo contrario. La cuestión de la paz en Ucrania y el fin de la guerra es cada vez más apremiante, pero es importante considerar que este tipo de paz sea justa y duradera. Una paz que se impone a costa de anexionarse parte del territorio ucraniano, es la institucionalización de los logros militares de la guerra dirigida por Putin, es una paz que legitima la agresión y la violencia. Defendemos una paz sin anexiones para una Ucrania plenamente libre y soberana y para conseguir esta paz es necesario apoyar militarmente a las fuerzas sociales que son capaces de conseguirla: la resistencia obrera ucraniana y sus aliados. Para desarrollar el apoyo a la resistencia ucraniana en la «opinión», debemos polemizar con aquellos que responsabilizan por igual de la guerra a Rusia y a la OTAN, y que erróneamente establecen paralelismos con el pacifismo de la Primera Guerra Mundial, que se basaba en la capacidad de los partidos socialistas de Europa de llamar a la huelga general en caso de movilización contra sus respectivas burguesías, según el principio del derrotismo revolucionario. En la situación actual, este marco para analizar la guerra se traduce en una ausencia de política hacia la clase obrera ucraniana, que se ve abandonada a su suerte frente al agresor ruso y las depredaciones de los imperialistas del otro lado. Esta ausencia de política es a veces un signo del sesgo propagandístico de algunas organizaciones que pueden estar esperando que los actores del conflicto visiten sus páginas web, o que pueden estar planeando enviar algunos panfletos a Rusia o Ucrania por dron… pero también es a veces un signo de lo que podría llamarse «campismo vergonzante». En algunos círculos, Putin es visto como un oponente, o incluso como una alternativa, a los principales imperialismos; y posicionarse en contra del armamento de la resistencia ucraniana escondiéndose detrás de un discurso pacifista permite evitar tener que asumir el apoyo de hecho del agresor.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: