Mar Abr 23, 2024
23 abril, 2024

Sri Lanka | El día que los trotskistas paralizaron el país

“La estructuración de la dirección del LSSP… se mostró mejor durante la Hartal (huelga general) de agosto de 1953. La dirección del LSSP apareció como un equipo realmente revolucionario a la cabeza de las masas insurgentes, luchando en las calles simultáneamente por ganancias materiales inmediatas para las masas empobrecidas y por el derrocamiento socialista del régimen capitalista”. Ernest Mandel

Por Ruwan Munasinghe

En la década de 1950, el Lanka Sama Samaja Party (LSSP), el partido trotskista más grande y exitoso del sur de Asia, ascendió sucesivamente a un crescendo mientras lideraba una acción masiva para parar la isla. Luego cometió múltiples errores políticos y eso agotó la posibilidad inmediata de construir un partido revolucionario de la clase obrera. Los revolucionarios serios que se esfuerzan por construir el poder de la clase trabajadora deberían tomar nota de las lecciones de este ascenso y de esta caída.

No puede entenderse la historia de Sri Lanka sin conocer la influencia del trotskismo y las figuras trotskistas en la isla. El LSSP, quizás el partido político más formidable afiliado a la Cuarta Internacional que jamás haya aparecido en el sur de Asia, fue iniciado por un pequeño grupo de militantes de origen social privilegiado, con educación universitaria, muchos de los cuales estudiaron en Gran Bretaña y en universidades de Sri Lanka.

A pesar de las raíces integrales del partido, el grupo rápidamente se convirtió en parte integral de las luchas de la clase trabajadora, incluido el movimiento obrero organizado. Además (y también de manera crítica) hubo luchas por el bienestar de los veteranos de la Primera Guerra Mundial, las víctimas de la malaria, los desnutridos y el movimiento para terminar con el apoyo a los esfuerzos imperialistas de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, junto con la lucha por independizarse de Gran Bretaña.

De hecho, el LSSP fue uno de los primeros grupos en pedir la independencia de Sri Lanka y desempeñó un papel destacado en la lucha[1]. Esta es una de las razones por la que, a diferencia de la India, las fuerzas capitalistas no apoyaron completamente el fin de la colonización.

A principios de la década de 1950, el país se había independizado del Imperio Británico, y estaba experimentando grandes ganancias comerciales (particularmente en la exportación de caucho) como resultado de la Guerra de Corea. El LSSP en ese momento demostró ser bastante hábil para movilizar a decenas de miles de trabajadores y pobres rurales y se había convertido en un partido político formal y participaba como la sección de Sri Lanka de la Cuarta Internacional.

Algunos líderes del LSSP que se exiliaron a la India durante el dominio británico pudieron regresar. Los retornados fueron recibidos por 12.000 entusiasmados simpatizantes. El LSSP decidió capitalizar esta situación y lanzó una de las huelgas más grandes del siglo dirigida por trotskistas.

La Hartal

Con el impulso de la demanda de materias primas durante la Guerra de Corea, Sri Lanka experimentó un auge de las exportaciones, lo que permitió al gobernante Partido Nacional Unido (UNP) mantener un subsidio al arroz. En 1953, el UNP decidió cortar el subsidio al arroz, y el precio de este alimento básico subió casi un 300%. Este fue el mayor impulso para la Hartal (acción de huelga).

A pesar de cierta creencia de que el subsidio al arroz se acordó simplemente por altruismo y que el recorte del subsidio se debió simplemente a conflictos económicos, esto no es del todo cierto. Sri Lanka siempre ha tenido una inclinación izquierdista. La primera constitución de Sri Lanka anunció al país como una “República Socialista Democrática” (que sigue siendo el título del país)[2]. Un subsidio al arroz, junto con otros diversos beneficios sociales, era y es lo mínimo que el país podía hacer para estar a la altura de su autoproclamado “socialismo”. Además, el recorte no se debió a una fuerte recesión económica. Sri Lanka no estaba realmente en una crisis económica completa; todavía estaba ganando bastante riqueza con la exportación de materias primas (por ejemplo, a la China posrevolucionaria).

El verdadero motivo del recorte fue político-económico. Buscando nuevos socios comerciales cuando la Guerra de Corea estaba llegando a su fin, Sri Lanka eludió la presión de Estados Unidos y firmó un importante acuerdo comercial con China. Esto provocó a fondo a las fuerzas reaccionarias anticomunistas en Washington. Posteriormente, EE. UU. lanzó una campaña de sabotaje económico, que incluía tácticas como la interferencia del transporte transoceánico de materias primas.

Además, el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Fomento (con sede en Washington D.C.) publicó un informe sobre el estado económico de la nación. El informe abogó por lo que llamó “políticas económicas sólidas” y “manejo hábil del presupuesto del gobierno”. En palabras sencillas, el informe pedía recortar el dinero para satisfacer las necesidades básicas de los pobres y la clase trabajadora. Esta situación presagiaba la crisis del Banco Mundial y el FMI en la historia más contemporánea: la exportación de las ideologías neoliberales y fundamentalistas del “consenso de Washington”, con consecuencias de austeridad en los pueblos del Tercer Mundo.

Como el historiador E.F.C. Ludowyk escribe: “Fue precisamente esta ‘política sensata’ la que precipitó la crisis de 1953, cuando, siguiendo el consejo del Banco Central, el Primer Ministro decidió reducir el subsidio al arroz importado y así aumentar el precio del arroz racionado”. Además de la reducción de los subsidios al arroz, el gobierno detuvo de manera similar los servicios de almuerzo gratuito en las escuelas, se elevaron las tarifas postales y subieron los precios de la ropa y los cigarrillos baratos. El LSSP lideró la oposición a esta política y convocó a un paro nacional.

El período previo a la Hartal fue portentoso de la naturaleza de la próxima acción. En un lapso de solo dos semanas, un puñado de cuadros del LSSP recolectó 70,000 firmas en una petición de protesta por las medidas de austeridad del gobierno. El 21 de julio, al día siguiente de que entrara en vigor el aumento del precio del arroz, una acción espontánea de los campesinos de un pueblo de Balapitiya bloqueó con éxito el tráfico. Esta protesta se extendió a otros pueblos y al proletariado urbano durante esa semana. En las próximas semanas, los trabajadores de base presionaron para que sus jefes y líderes sindicales tomaran decisiones sobre la huelga.

El Partido Comunista estalinista no respondió adecuadamente al llamado a la acción, pero finalmente apoyó a la Hartal. El Partido de la Libertad de Sri Lanka (SLFP), de centro izquierda, también lo apoyó, pero solo después de que estalló la acción. El apoyo del SLFP probablemente se debió más a la oposición al gobernante Partido Nacional Unido (UNP) que a la preocupación por los trabajadores y campesinos. El LSSP trotskista jugó un papel fundamental en la organización de la alianza obrero-campesina que se vería el 12 de agosto[3].

Por su parte, militares, policías, la prensa y el propio gobierno de la UNP iniciaron conspicuos preparativos. Los trabajadores del gobierno fueron intimidados y amenazados para disuadirlos de participar en la próxima acción. Las fuerzas de represión mostraron públicamente sus músculos. La Policía se enfrentó con estudiantes cerca de la Universidad de Peradeniya, el 11 de agosto. La prensa comenzó a publicar propaganda contra la Hartal y permanecieron firmemente en su contra durante todo el proceso.

La mañana del 12 de agosto de 1953 fue asombrosa. Vale la pena citar extensamente a Colvin R. de Silva:

“La mañana del 12 amaneció en Colombo con los dirigentes del LSSP afuera de las puertas de los más importantes centros de trabajo gubernamentales y privados. Los puertos pararon; los Talleres Ferroviarios de Ratmalana se declararon en huelga; los tranvías se paralizaron; la fábrica de PWD en Kolonnawa también; los Talleres de Carpintería DI adhirieron; lo mismo hicieron las hilanderías y tejedurías de Wellawatte, el taller de Walker, los trabajadores de la industria los fósforos y los camioneros. Se sumaron una gran cantidad de lugares de trabajo más pequeños se declararon en huelga. Fue como una gran onda expansiva de acción huelguística”.

A pesar de su extensión, el listado enumerado por De Silva ni siquiera se acerca a la lista completa de grupos participantes en la Hartal: ¡tal lista sería demasiadodo larga para este artículo! Las calles y los lugares de trabajo quedaron vacíos. Incluso los trabajadores que no planeaban ir a la huelga no pudieron llegar a sus lugares de trabajo o simplemente nunca se presentaron. Todo el transporte público se detuvo casi por completo. Las comunicaciones se paralizaron. En el ayuntamiento de Colombo, ocupado por sacerdotes budistas en ayunas, ondeaba una bandera negra de protesta. Las tácticas iban desde protestas no violentas hasta el sabotaje directo organizado de la propiedad de la clase capitalista. La isla estaba paralizada[4].

El Gobierno del UNP, conmocionado por la inmensidad del Hartal, se vio obligado a reunirse en un edificio en el puerto de Colombo. Decidió poner al país en “emergencia”. Tras esta decisión, el 13 de agosto, el gobierno trató de aplastar al pueblo, como siempre, con el puño tan fuerte. La Policía jugó un papel importante en esto: hubo allanamientos de lugares que albergaban literatura trotskista, allanamientos de viviendas, tiroteos policiales, palizas y detenciones masivas. El gobierno utilizó todas las tácticas a su alcance para tratar de silenciar al LSSP. Eventualmente, la “emergencia” comenzó a perjudicar a la prensa y a la propia clase empresarial. El gran soborno del gobierno fue un fracaso.

Los años posteriores para el LSSP

En los años posteriores al Hartal, el LSSP fracasó en impugnar la campaña del SLFP al postular a Sirimavo Bandaranayke para primer ministro que ganó con el eslogan racista de “idioma cingalés solamente”. Esto distanció a los tamiles del LSSP. El partido, que históricamente había pedido el estatus de paridad para los idiomas cingalés y tamil, y tenía un historial de organización de trabajadores tamiles, perdió un bloque importante de sus seguidores.

En la década de 1960, el LSSP entró en una coalición gubernamental plena con el SLFP; es decir, el gran partido trotskista de Sri Lanka decidió gobernar el país en alianza con un partido capitalista de centro. Si la anterior capitulación ante el SLFP había separado a los tamiles del LSSP, esta decisión separó al resto de los revolucionarios serios. Mucha gente salió del LSSP y trató de crear sus propios partidos revolucionarios; otros se fueron al sindicalismo. Nadaeajah Janagan escribe, “con la entrada del LSSP, en 1964, en un gobierno de coalición con el Partido de la Libertad de Sri Lanka, la historia del movimiento de izquierda del país se convirtió en una historia de oportunismo”.

El LSSP fue inmediatamente expulsado de la Cuarta Internacional trotskista. El movimiento de izquierda en Sri Lanka (quizás el más militante y sin duda el más formidable políticamente en la región del sur de Asia) había sido herido de manera irreparable.

El hecho de que el partido no cumpliera tanto con su postura sobre la autodeterminación tamil como con su oposición a la colaboración de clases y, en cambio, capitulara ante las fuerzas del nacionalismo cingalés/budista y la política capitalista, fueron errores que demostraron ser perjudiciales para el país en su conjunto. La isla se sumió en una brutal guerra civil por la creación de un estado tamil en la región norte. La Guerra Civil de Sri Lanka duró desde 1983 hasta 2009. Casi tan destructivo fue el lento movimiento hacia las políticas económicas neoliberales, especialmente bajo la presidencia de Rajapaksa.

La gran Hartal del 12 de agosto de 1953 merece no ser olvidado en este 65 aniversario. La fuerza de las clases obreras y campesinas quedó demostrada por su capacidad para controlar el país ese día y literalmente enviar al gobierno al mar.

Traducido por Marcelo Korman

Notas:

[1] “El imperialismo británico se desestabilizó en Sri Lanka debido a las luchas libradas por el LSSP durante el período de guerra. Las huelgas lanzadas por la clase trabajadora urbana por un lado, y en el sector de las plantaciones en la Provincia Central por el otro, se extendieron hasta [la] Badulla [Conferencia]”, escribe Nadarajah Janagan.

[2] La constitución plantea “realizar los objetivos de una democracia socialista, incluidos los derechos y privilegios fundamentales de todas las personas y que se convertirá en la ley fundamental de Sri Lanka, derivando sus poderes únicamente del pueblo”.

[3] Colvin R. de Silva escribe sobre los motivos del LSSP para este frente único: “Este llamado se hizo, sin embargo, también como continuación del llamado del LSSP para un frente único sobre el alcance del acuerdo al que se había llegado; es decir, en la tarea interna de crear un frente amplio de todas las fuerzas anti-UNP y antiimperialistas en  Sri Lanka, con una clase obrera unida como núcleo y como dirección, con el objetivo de establecer un gobierno bajo la dirección de la clase obrera”.

[4] La principal deficiencia de la Hartal fue el hecho de que no todos los trabajadores de las plantaciones dejaron de trabajar.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: