Mar Feb 20, 2024
20 febrero, 2024

San Pablo: Marta como vice de Boulos revela la inclinación del PSOL hacia una gestión de colaboración con la burguesía

Por: PSTU São Paulo

La candidatura Boulos con Marta de vice representa una aceleración de la incorporación del PSOL a la democracia burguesa

En este viernes (02/02) se realizó el acto de afiliación de Marta Suplicy al PT para que pueda ser vice en la candidatura de Guilherme Boulos (PSOL) a la alcaldía de San Pablo.  El acto contó con una presencia del propio que Lula, y se articuló a la designación de Marta como vice. Según Boulos, el objetivo es reeditar el llamado Frente Amplio de Lula en las elecciones de 2022, en este caso Marta sería el nuevo “Alckmin”.

La designación de Marta como vice es sintomática: el psolista pretende hacer un gobierno que, así como el de Lula, concilia con la burguesía e inclusive con los sectores ultra reaccionarios de la institucionalidad burguesa brasilera.

Marta ocupó varios cargos públicos en su carrera política, entre ellos el de alcaldesa de San Pablo, entre 2001 y 2004, por el PT. Durante su mandato, la entonces petista, atacó duramente a los servidores públicos con una reforma administrativa que reducía salarios, e instituyó una tarifa de basuras y de iluminación pública, transfiriendo todavía más a los pobres los costos del sostenimiento del Estado.

Después de dejar el barco petista, que naufragaba en 2015 — fruto del desgaste producido por 13 años de gobiernos de colaboración con la burguesía y por las gigantescas movilizaciones de 2013 que pusieron al PT y a Nueva República de conjunto en crisis  Marta durante el proceso de impeachment de Dilma, en 2016, llegó a hacer coro con figuras da ultraderecha, como Janaína Paschoal. En seguida votó a favor de la Reforma Laboral y del Techo de Gastos del gobierno Temer, que golpearon duramente la vida de los trabajadores brasileros.

Para ser vice en la candidatura de Boulos, Marta tuvo que renunciar al cargo que ocupaba como secretaria de Gobierno del principal opositor de Boulos, el actual alcalde Ricardo Nunes (MDB), que tiene el apoyo del gobernador Tarsicio y de Bolsonaro.

Es esa la trayectoria de la escogida por el PT y el PSOL para ser vice en la candidatura de Boulos.

Pero la escogencia de la vice es apenas un síntoma de un cambio de postura de Boulos y el propio PSOL que se piensan la administración de la ciudad más grande y rica del país en conciliación con la burguesía.

Las alianzas de Boulos no se limitan al PT y a Marta Suplicy. Hasta ahora, además de la Red de Sustentabilidad (partido burgués que hace parte de una federación con el PSOL), también el PCdoB y otros partidos burgueses como PV y PDT harán parte del frente electoral encabezado por el PSOL.  El chiste de Boulos durante el acto de afiliación de Marta, de que “si te descuidas, Lula trae hasta a Tarcisio para este frente”, tenía por un lado algo provocación y por el otro algo de verdad. Al fin y al cabo, el Frente Amplio de Lula en el Congres abarca inclusive ex-bolsonaristas como Lira y partidos de base de Tarcisio, como es el PSD de Kassab.

Boulos ha buscado apartarse de la imagen radical para eso, además de una vice que envía a los empresarios el mensaje de que pueden confiar en su buena intención ante los superricos, el otrora activista de la lucha por la vivienda, ha visitado empresarios y buscado establecer una relación amistosa con Faria Lima.

Boulos busca apartarse también del apoyo directo a las luchas de los trabajadores. Durante las huelgas y movilizaciones de los trabajadores y del pueblo paulista contra las privatizaciones promovidas por el gobierno de Tarcisio a Sabesp, Metrô y CPTM, el psolista mantiene una postura de distancia. Tampoco el diputado federal se puso al servicio de las luchas de los maestros contra los ataques recurrentes a la educación o de las huelgas de los estudiantes de las universidades estaduales paulistas (USP e Unicamp) contra el desmonte de la educación universitaria. Es un crimen que Boulos no utilice toda la fuerza y relaciones que consiguió, al servicio de las luchas de los trabajadores contra los ataques del gobierno estadual y de la alcaldía de San Pablo.

En relación con el gobierno federal de Lula, Boulos y el PSOL son en la práctica parte de la base de apoyo fiel que actúa para que a Lula le vaya bien. Fue lo que dijo Boulos con ocasión de la aprobación del infame Marco Fiscal:

El Psol apoya y trabaja para que el gobierno de Lula acierte. Por eso, tenemos fuertes preocupaciones con el texto.

 En tanto, Lula ataca los derechos de los trabajadores, concilia con militares y empresarios que  patrocinaron la tentativa golpista del 8 de enero y que financia proyectos privatización de los gobiernos estaduales (como el proyecto de construcción del tren privado que une a San Pablo con Campiñas y de 33 escuelas con administración privada que el gobierno Tarcisio pretende construir en el estado, también de la construcción de cárceles privadas en Rio Grande del Sol, todos financiados con fondos federales a través del BNDES), Boulos y el PSOL  como mucho presentan enmiendas a proyectos que atacan a los trabajadores, como fue el caso de la Reforma Tributaria.

En relación con temas internacionales, Boulos también da un giro a la derecha buscando viabilizar su candidatura. Al mismo tiempo que visita grandes ciudades de países imperialistas, conocidas por la segregación de pobres e inmigrantes y por la represión a los movimientos sociales, sigue en silencio absoluto sobre el genocidio promovido por el Estado de Israel contra el pueblo palestino. En ocasión de su candidatura a la presidencia en 2018, Boulos había visitado el territorio palestino y defendido una resolución del PSOL que en ese momento apuntaba a la necesidad del BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), contra Israel. Ahora, para no desagradar a la burguesía, condena los ataques de Hamas y no emitió ninguna declaración de apoyo a la resistencia del pueblo palestino.

La decisión política del PSOL, de integrarse a pasos largos a la institucionalidad burguesa, de defender como horizonte estratégico esa democracia de los billonarios sin apuntar a una salida para su superación y de inclusive,  buscar hacer parte de gobiernos con partidos burgueses y empresarios, no solo no sirve a los intereses de los trabajadores  y del pueblo pobre, sino que tampoco combate a fondo la ultra derecha, justificativa que la izquierda del PSOL utiliza para defender su estrategia de alianzas con sectores burgueses.

Las corrientes del PSOL

Hablando de las corrientes del PSOL, es vergonzoso desde el papel que cumple Resistencia con su apoyo crítico, hasta el silencio connivente, como es el caso del MES, de la llamada izquierda del PSOL.

Nosotros damos importancia a la derrota de la ultraderecha bolsonarista y a los ataques que realiza Nunes a la alcaldía de San Pablo y a Tarcisio en el gobierno estadual. Pero no será en alianza con la burguesía que los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre serán atendidos.

El ejemplo del gobierno del PT es emblemático. Millones de trabajadores y jóvenes se movilizaron para derrotar a Bolsonaro, al menos electoralmente. El gobierno petista que surgió de esa elección fue una derrota para el bolsonarismo. Pero en su gobierno, por los compromisos de que hizo con banqueros y grandes empresarios, aprobó en su primer año un Marco Fiscal que mantiene la lógica de congelamiento de los gastos públicos para pagar la deuda a los banqueros, una Reforma Tributaria que mantiene un modelo tributario que penaliza a los más pobres, una ley de las PMs que mantiene una serie resquicios de la dictadura, una serie de cortes en los presupuestos para la educación  y la salud, y han promovido privatizaciones y financiado las promovidas por gobiernos estaduales de ultra derecha. Aparte de eso, la connivencia con los golpistas del 8 de enero y con militares y empresarios que participaron de su organización, demuestra que la adaptación a la institucionalidad burguesa y a las relaciones con la burguesía impiden un combate consecuente a la ultraderecha.

Construir una alternativa independiente

Para el PT la afiliación de Marta es parte de la lógica del vale todo para garantizar la gobernabilidad que ya se hizo común en su acción hace décadas. Para el PSOL, la candidatura de Boulos con Marta de vice, en alianza con partidos burgueses y con un programa cada vez más “digerible”, representa una aceleración de la incorporación de ese partido a la democracia burguesa y de su rol de administrador del capitalismo.

Es necesario construir una alternativa socialista e independiente de los trabajadores para San Pablo. Una alternativa que no sea parte del Frente Amplio del PT con mayoría de burgueses, banqueros, latifundistas y exbolsonaristas como Arthur Lira. El PSOL y Boulos eligieron hacer parte de ese campo. Al mismo tiempo una alternativa que mantenga un combate implacable contra Ricardo Nunes, Tarsicio, Bolsonaro y el proyecto de la ultraderecha de ataques contra los trabajadores.

El gobierno que el pueblo trabajador paulista necesita no será construido junto con la burguesía, como proponen Boulos, el PSOL y el PT.  Al contrario, será construido en oposición y enfrentando a los grandes billonarios que lucran con la pobreza, las privatizaciones y el caos en los servicios públicos. Esa alternativa debe ser socialista y revolucionaria, sin burgueses y sus partidos.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: