Dom Mar 03, 2024
3 marzo, 2024

Reunión Lacalle Mujica: una mano al gobierno

En forma reservada se reunieron en la residencia de Suarez y Reyes, el presidente Luis Lacalle Pou y el ex presidente y dirigente del Frente Amplio José Mujica. Según el semanario Búsqueda existió entre ambos “buena sintonía” y hablaron de temas de coyuntura. Nadie puede ignorar que ésta fue una reunión en plena crisis del gobierno multicolor y la convocatoria a Mujica expresa la debilidad del gobierno.

Por IST-Uruguay

A la salida, ni el presidente ni José Mujica hicieron declaraciones sobre la reunión, por lo que el desarrollo de la conversación se mantuvo en secreto. No nos asombra para nada ese ocultamiento de la derecha de no brindar declaraciones. Pero a los honestos luchadores frenteamplistas les debería preocupar que uno de sus líderes con mayor aprobación, no informe sobre lo hablado con el representante del gobierno corrupto y hambreador de derecha.

Este encuentro se llevó adelante cuando la derecha gobernante transita una enorme crisis que cruza todas las instituciones: el Poder Ejecutivo, en cuya Torre en el piso cuarto actuaba una “asociación criminal”, en la cúpula policial y la inteligencia, cada vez más comprometida a medida que se conocen más mensajes de celular de Astesiano. La crisis también cruza la Justicia, totalmente dependiente del poder de turno, la Cancillería, el Ministerio del Interior, entre otras.

A pesar de la debilidad en la que quedó la coalición gobernante, esta derecha rancia avanza con sus medidas contra los trabajadores y los sectores humildes, queriendo aprobar el robo de las jubilaciones (Reforma de la Seguridad Social) y continúa imponiendo contra los docentes y estudiantes la “transformación educativa”. Nuestros salarios siguen en caída y los derechos obreros son arrebatados por las patronales y el gobierno, como por ejemplo,  la pérdida en el sector público de la conquista de las licencias médicas. 

El Uruguay de los pactos secretos

¿Cómo es posible que el gobierno esté débil, en crisis y nos continúe imponiendo sus siniestros planes antiobreros? Las bases honestas y luchadoras del Frente Amplio saben claramente que sus altos dirigentes no quieren que se exija la renuncia de Lacalle Pou. Les dicen que estaría en riesgo la democracia, que hay que cuidar la institucionalidad y por ello a lo sumo pedirían la caída de un ministro y/o el canciller.

Pero mientras al presidente del FA, Fernando Pereira, se lo escucha criticar al gobierno,  los legisladores frenteamplistas votan en el Parlamento varios artículos a la coalición de derecha, convalidando así el robo de las jubilaciones y perpetuando la estafa privatizadora de las AFAPs.  

La última perla ha sido el viaje conjunto que aceptó realizar José Mujica a Brasil para la asunción de Lula, en forma conjunta con Lacalle Pou y Sanguinetti, i para “tenderle una mano al presidente” como un “pequeño gesto diplomático”.

Al igual de lo sucedido a la salida de la dictadura, donde la alta dirigencia del FA participó del Pacto del Club Naval, punto de apoyo para la impunidad de golpistas, torturadores y asesinos que se mantiene hasta hoy, todo indica que las reuniones secretas de Mujica, donde el silencio otra vez es el protagonista, no puede tener otra lógica que la de sostener al gobierno antiobrero hasta las próximas elecciones. La “mano” de Mujica a Lacalle, luego de la reunión reservada en Suarez y Reyes, despeja cualquier duda. 

Otra muestra lamentable ha sido la pelea por los cargos que se expresó en el Congreso de Intendentes, entre Yamandú Orsi y Carolina Cosse, que terminaron adjudicándole el nombramiento de presidente a un intendente blanco de la coalición corrupta y antiobrera, cuando ese cargo le correspondía al FA.

Estos hechos muestran el grado de descomposición, la enorme disputa interna por los sillones y los suculentos sueldos. La izquierda de los pactos, la que sostiene a gobiernos antiobreros y le da una mano, no va más. Con estos dirigentes domesticados ni siquiera se pueden defender las libertades democráticas.

Poner en pie un organización obrera socialista y revolucionaria

Las bases honestas y luchadoras del FA, el sector que se reivindica clasista y que tiene como eje la lucha para enfrentar los ataques del gobierno, debe tomar esta enorme tarea en sus manos. Es necesario colocar los cimientos de un nuevo partido revolucionario, que rompa con esta vieja transa de pactos y defensa del sistema capitalista.

El capitalismo no va más, el gobierno está agotado, pero ni el capitalismo ni el gobierno van a caer solos. Y si un estallido espontáneo lo tirara, la burguesía, colocará más temprano que tarde un reemplazo patronal. Para evitar eso, te planteamos poner en pie un partido de trabajadoras y trabajadores, que sirva de guía, que se coloque al servicio y al  frente de esas peleas cotidianas, para unificarlas, politizarlas y que apunten al gobierno corrupto, para que se vaya y profundizar la pelea para instalar un gobierno obrero y popular. 

Esta construcción que proponemos es contraria a la formación de una izquierda policlasista, donde haya que comerse “sapos y culebras”. 

Llamamos a los luchadores que han estado al frente y en las las calles en la lucha contra la LUC, a los docentes, maestros y estudiantes que pelean contra la transformación educativa, a los obreros y obreras que en sus conflictos reclaman salarios dignos, a los jubilados y trabajadores que ya no pueden vivir con miserables pensiones, a las mujeres que pelean contra los femicidios y aquellos que siguen firmes enfrentando la impunidad, luchando incansablemente por los derechos humanos. Con ustedes queremos construir la izquierda revolucionaria, socialista e internacionalista. Desde IST nos ponemos a disposición para esa tarea.

Publicado el 26 de diciembre del 2022 en https://www.ist.uy/

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: