Lun Abr 22, 2024
22 abril, 2024

Primero de Mayo El Salvador: Radiografía de la lucha popular.

El reciente primero de mayo a pesar de las dificultades que impone el régimen de excepción, dio muestras del despertar del movimiento social, ya que las dos principales fuerzas sociales del país, la Alianza Nacional El Salvador en Paz que aglutina principalmente los veteranos de guerra del ejercito, como los excombatientes de la ex guerrilla, el movimiento de trabajadores de la policía nacional civil, sindicatos y organizaciones sociales; con influencia de partidos como PAIS, Nuestro Tiempo y Vamos y el Bloque Popular de Resistencia y Rebeldía Popular que aglutina sindicatos, movimientos populares: ambientalistas, feministas, ONGs, movimiento indígena con fuerte influencia del FMLN entre otros marcharon juntas y tuvieron un acto central conjunto.

Por Plataforma de la Clase Trabajadora-Liga Internacional de los Trabajadores

La unidad para luchar sigue siendo el camino

La movilización se unió circunstancialmente con otro esfuerzo independiente del gobierno y sus comités de aplausos, la Confederación Nacional de Trabajadores Salvadoreños-CNTS, en la Alameda Juan Pablo Segundo, fue en este trayecto en donde todas las movilizaciones confluyeron y fue la máxima expresión de todos los sectores independientes, los cálculos más conservadores  contabilizan entre 40,000 y 50,000 personas en la calle, una clara muestra de una fuerza social importante que lentamente inicia su despertar.

Las consignas principales fueron: en Contra de la reelección presidencial, por la finalización del régimen de excepción instalado desde marzo de 2022, contra los despidos en el estado, por el aumento al salario mínimo, consignas por el agua y el medio ambiente, en favor de la diversidad sexual y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, todas consignas importantes, sin embargo no se visualizaron consignas de poder, ni un programa que de salida al gobierno autoritario, y a la crisis capitalista, además ésta unidad está ausente en los problemas de la lucha de clase concretos, que puedan dar victorias importantes a la clase.

Ejemplos de ésta falta de unidad concreta son la soledad con la que los compañeros de SITRASOYA enfrentaron su lucha por salarios en diciembre reciente, además vimos solos a los compañeros de ADES Santa Marta en su lucha contra la criminalización a los luchadores, hemos visto como sindicalistas continúan presos sin que se desate una campaña nacional e internacional por su liberación, la unidad se ha limitado a fechas conmemorativas y no a las luchas concretas, mucho menos a un programa que organice y movilice a los sectores en resistencia, hace falta mucho por hacer en materia de unidad y lucha popular. Es importante señalar como la política electoral de los sectores oportunistas empieza a aparecer, es evidente el esfuerzo del partido FMLN de revivir o cooptar esfuerzos de lucha legítimos, como la lucha contra los megaproyectos, o los esfuerzos como el BPRP, con un objetivo meramente electorero, a pesar de ser el responsable directo de la dispersión y debilitamiento de la organización popular, hacemos un llamado a las organizaciones a no permitir la utilización electoral de sus luchas, ya basta que éstos partidos que solo quieren aprovecharse de la lucha por conseguir votos, y empezar a plantearnos la necesidad de construir nuestro propio partido para la lucha contra el capitalismo y por una nueva sociedad, sin que el centro sea las elecciones.

La otra marcha

Pero ésta movilización no fue la única, el gobierno a través de los sindicatos amarillos organizaron una marcha de apoyo, la autodenominada Unidad Sindical Salvadoreña que según sus declaraciones aglutinan unos 250 sindicatos, partió desde el redondel Constitución y se desplazó por la calle Sisimiles hasta llegar al redondel México, en donde les esperaría el Ministro de Trabajo, Rolando Castro, quien fuera un dirigente municipal en el pasado, en ésta marcha se derrochó el apoyo a la gestión del Presidente Nayib Bukele,  la reelección presidencial, al régimen de excepción, y se solicitaron muy cordialmente algunas reivindicaciones como el aumento al salario mínimo entre otras demandas cosméticas.

Sin duda el gobierno de Nayib Bukele aun goza de amplios niveles de aceptación, la principal carta de presentación es el combate “frontal” contra las maras o pandillas, a pesar que a todas luces sabemos que ha continuado con las negociaciones oscuras con los líderes de pandillas. Sin embargo su política represiva ha derivado en la percepción de tranquilidad y paz en barrios marginales.

La disminución de las extorsiones en pequeñas iniciativas económicas, y en definitiva el control “autoritario” del territorio, a pesar de los así llamados “daños colaterales”, impactan en la vida cotidiana de la gente,  sin embargo, al parecer; la población está dispuesta a soportar la bota militar y policial, la perdida de derechos, el encarcelamiento de inocentes, con tal de poder respirar aunque sea por un tiempo limitado lo que desde hace mucho no tenían, tranquilidad y paz para poder circular en sus territorios.

Esta situación ha llevado a que los aparatos represivos mejoren su popularidad y que se acepten violaciones a derechos humanos fundamentales, sin embargo es una trampa, ya que desde nuestro punto de vista no es una solución definitiva y solo es una olla de presión que en cualquier momento estallará con consecuencias durísimas para la población que sufrirá nuevamente, pero desarrollaremos éste punto con mayor profundidad en otro material.

Esta Mano hiper super extradura recargada, ha logrado que amplios sectores de trabajadores aun confíen ciegamente en el gobierno, y que los sectores en lucha, mantengan un nivel de respuesta pírrico.

Condiciones duras para la clase trabajadora y el pueblo

A pesar de ello la situación económica es muy complicada para la Clase Trabajadora, según estudios de opinión reciente cerca del 70% ha reducido los alimentos que ponen en su mesa, además cerca del 40% de la población dejó de comer al menos un tiempo de comida al día, por otro lado los niveles de desempleo, a pesar que el gobierno trata de maquillar estos datos, son altos. El 40% de las personas jóvenes de 16 a 24 años están sin empleo, y muchas personas adultas están en el sub empleo y los trabajos por cuenta propia incrementan diariamente. Sumado a esto se ha “limpiado” de las grandes ciudades principalmente San Salvador a cerca de 3000 Vendedores del Sector Informal, incorporando a los mercados a solo un 5% de éstos, precarizando aún más su condición. Con la reciente reforma de Pensiones, la clase trabajadora ha sido nuevamente despojada de sus ahorros, y el Sistema de Pensiones está amenazado de quiebra en los próximos 5 años, Hay cada vez más madres y familiares de capturados injustamente por el régimen de excepción indignados y movilizados, se contabilizan ya cerca de 25,000 despidos en el Estado, entre otras situaciones que demuestran la verdadera naturaleza del régimen de Nayib Bukele.

Hace falta la unidad real y un programa para la resistencia: Construyamos el Encuentro de la Resistencia.

Desde la Plataforma de la Clase Trabajadora, sección de la Liga Internacional de los Trabajadores Cuarta Internacional, celebramos los esfuerzos de unidad de los sectores en lucha, pero creemos que hace falta mucho por hacer, es necesario pasar de la unidad conmemorativa, a la unidad de acción, alrededor de un programa de lucha, concebido y diseñado desde las bases con democracia obrera, éste programa debería de tomar en cuenta algunos ejes importantes como por ejemplo el rompimiento con el imperialismo, la nacionalización de las empresas estratégicas que fueron privatizadas, la recuperación de la política monetaria, el rompimiento con la deuda externa inmoral e ilegal, entre otras medidas que vayan a la raíz de los problemas de El Salvador, éste programa deberá definirse en un Encuentro de la resistencia al régimen que discuta la construcción de una fuerza que se plantee a través de un Plan de Lucha coordinado la derrota del régimen autoritario desde las calles y la construcción de una sociedad socialista. Para que éste encuentro sea posible es necesario romper el sectarismo de las organizaciones sindicales y populares, además de superar el oportunismo electoral de los partidos de izquierda y derecha de la oposición, que nuevamente intentan desviar el camino de la lucha a las urnas, es importante dejar claro que a éste régimen antidemocrático lo derrotaremos en las calles y no en las urnas.

¡Por el Encuentro de la Resistencia!

¡Por la unidad de las y los luchadores!

¡Por un Plan de Lucha Unificado para derrotar el régimen autoritario!

San Salvador, 18 de mayo de 2023

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: