Vie Mar 01, 2024
1 marzo, 2024

Primeras lecciones del movimiento contra la reforma de las pensiones en Francia

Macron elige el desprecio y la imposición por la fuerza hasta el final

El 14 de abril, la decisión del Consejo Constitucional era esperada por algunos como un elemento clave de la movilización contra la «reforma» de las pensiones que Macron decidió imponer a los franceses, a pesar de una oposición masiva a ésta que nunca ha flaqueado. Algunos de los comentaristas al servicio del monarca del Elíseo quisieron verlo incluso como la decisión suprema que cerraría definitivamente el debate y pondría el punto final a una movilización social que dura ya tres meses.

Por Michaël Lenoir, Francia

¡Como si los llamados «Sabios», que deciden lo que es constitucional y lo que no entre los textos legislativos, fueran justos, imparciales, ¡al servicio de una «democracia» a su vez garantizada por la Constitución de la V República! El viernes por la noche, los sabios del Consejo optaron por validar en su mayor parte la «reforma» de Macron. Según los textos, disponía de dos semanas para promulgar la ley validada por los «sabios». También podía reanudar las negociaciones sobre algunos aspectos de la «reforma». La Intersindical, al tiempo que aseguraba que la lucha contra esta «reforma» no había terminado, pidió al presidente que no promulgara la ley… Éste último había hecho saber, por el contrario, que, con el apoyo del Consejo Constitucional, la promulgaría en 48 horas. Al final, Macron actuó aún más rápido, promulgando la ley en plena noche, a las 3:28 de la madrugada, para gran disgusto de todos aquellos que siguen creyendo o haciendo creer que es posible dialogar con el anfitrión del Elíseo e infundirle alguna moderación. Al hacerlo, Macron aparece como un bombero pirómano multirreincidente, que no pierde ocasión de mostrar su desprecio por el pueblo, los trabajadores, los sindicatos. Desata cada vez más ira e incluso odio contra su persona y, más allá, contra el régimen que encarna. ¿Qué podría desbloquear la situación en un futuro próximo, tras este nuevo intento de imponerse por la fuerza? Tras haber presentado algunos elementos de análisis sobre las causas del estallido social y expuesto las características de los tres últimos meses de lucha, este artículo intenta responder a esta pregunta.

¿Por qué la explosión social?

Las causas de esta explosión son múltiples, pero intentaremos resumir los principales hechos del gobierno de Macron. En primer lugar, está la oposición entre Macron y las clases populares, no sólo por el programa, sino también por el estilo presidencial. Entre el inquilino del Elíseo y las clases populares, existe una vieja historia de no-amor. Digamos incluso que se trata de una historia de un odio tan recíproco como creciente. A esta tensión de clase permanente se añadieron la crisis social y económica de la pandemia, con una respuesta muy insuficiente del gobierno, y, más recientemente, una inflación descontrolada.

Chalecos amarillos y resistencia al primer intento de reforma de las pensiones

La arrogancia de Macron, que pasó notablemente por la ENA y el Banco Rothschild, no tardó en poner de los nervios a los proletarios del país. Ni siquiera dos meses después de su elección en 2017, durante una inauguración en una estación de tren parisina, Macron marcó la pauta, expresando su abyecto desprecio de clase por los anónimos y los desfavorecidos en una frase que ha quedado como célebre: «Una estación de tren es un lugar donde se encuentra gente que tiene éxito y gente que no es nada». Esta frase fue seguida de otros comentarios «jupiterianos» despectivos e hirientes. Sin embargo, mucha «gente que no es nada» se levantará en masa a partir del 17 de noviembre de 2018, inicio de la lucha de los Chalecos amarillos. La policía de Macron y Christophe Castaner -su ministro del Interior en ese momento- contarán con unos cuantos muertos en su haber durante este periodo, y los Chalecos amarillos contabilizarán cientos de heridos y mutilados, entre ellos una treintena de personas perdieron un ojo “para hacer ejemplo». La gran moda entre los policías de la época, bajo las órdenes del siniestro prefecto de policía de París Didier Lallement, era disparar bolas de flash (LBD) a la altura del rostro humano. Es fácil comprender que en lo más profundo de los cerebros sociópatas de los dirigentes macronistas, «las personas que no son nada» apenas merecen atención por su salud e integridad física… ¡Es lógico, puesto que no son nada! ¿No es de extrañar entonces que sean mutilados, incluso asesinados… mientras niegan la existencia de la violencia policial? Esta negación ha sido reiterada por el régimen, por los sindicatos policiales y por la omnipresente y mediocrítica cohorte de vigilantes mediáticos al servicio del poder.

Mientras que la movilización de los Chalecos Amarillos, debilitada notablemente por la feroz represión policial y judicial, marcó el tiempo, la lucha contra la primera «reforma» de las pensiones de Macron tomó el relevo entre principios de diciembre de 2019 y febrero de 2020. De una lógica diferente a la que prevalece en el texto actual, preveía tener sin embargo un impacto catastrófico para los trabajadores. El invierno de 2019-2020 estuvo marcado por importantes huelgas contra esta reforma, principalmente en el sector del transporte, en los ferrocarriles (SNCF) y en París (RATP). Pero la gestión de la protesta, con jornadas alternadas convocadas por una intersindical más cercana que este año, había dejado aislados a los huelguistas. Al final, fue la llegada de la pandemia de Covid-19 lo que impidió la aplicación de esta «reforma».

Largo y anestésico Covid

Luego vinieron dos años, en gran parte puestos entre paréntesis, en los que no sólo el Covid, sino aún más las ineptas, ineficaces, autoritarias e infantilizantes medidas sanitarias que la Macronie reservaba a la población, en particular a las clases trabajadoras, se dividieron entre los que se veían obligados a exponerse al virus para garantizar la producción material y los servicios necesarios para el país, y los que en gran parte eran devueltos al teletrabajo. Quedó claro cómo los primeros (cuidadores, basureros, cajeros de supermercado, repartidores, transportistas, obreros de fábrica, etc. etc.) no sólo no eran nada, sino que eran los que mantenían en marcha la economía del país. Durante un breve espacio de tiempo, los héroes anónimos del trabajo cotidiano recibieron los elogios y el aliento de toda la sociedad; incluso del Gobierno, que aplaudió a los cuidadores por su valentía al desempeñar su función en un sistema hospitalario devastado por años de destrucción neoliberal. Al mismo tiempo, los queridos «first movers» de Macron, los ricos y los gestores, revelaron su naturaleza parasitaria, e incluso su nocividad.

El segundo mandato de Macron

En un contexto marcado por una difícil salida de los efectos de la pandemia, unos servicios públicos en desorden, una austeridad dramática y una pobreza creciente de las clases populares, a lo que se añadieron la guerra de Ucrania y una catástrofe climática acelerada y cada vez más palpable, Macron fue reelegido el 24 de abril de 2022, en condiciones bastante fáciles pero más difíciles que en 2017, con un remake del duelo Macron-Le Pen en la segunda vuelta. Fue sobre todo en las legislativas de junio cuando la coalición electoral de Macron sufrió un revés, con una presencia reforzada de la izquierda institucional, aglutinada en el NUPES; pero sobre todo la llegada de 89 diputados del Rassemblement National (RN) de Le Pen, un fenómeno inédito en la V República. Una vez más, Macron fue elegido, sobre todo, para bloquear a Marine Le Pen y al RN. Macron primero lo reconoció públicamente, pareciendo admitir las implicaciones políticas de esta situación. Luego se apresuró a «olvidarlo» y a volver a su proverbial arrogancia y a sus ataques a los trabajadores. Permaneció en el Elíseo, no por, sino a pesar de haber anunciado su «reforma» de las pensiones durante la campaña de 2022. La inflación había empezado a mermar el poder adquisitivo de la mayoría, y en verano estallaron las luchas por aumentos salariales. En otoño, una huelga en las refinerías dificultó mucho el abastecimiento de combustible, lo que llevó al gobierno a tomar medidas autoritarias para requisar a los huelguistas. Pero la batalla sobre las pensiones no se hizo esperar, ya que Macron quería actuar rápidamente en este ámbito.

¡Otra vez las pensiones!

La reforma del Gobierno Borne, anunciada el 10 de enero, pretende en particular retrasar la edad de jubilación de 62 a 64 años y acelerar la ampliación del periodo mínimo de cotización, prevista desde 2013. El argumento del Gobierno es que los franceses «deben trabajar más» para compensar el endeudamiento del Estado durante la crisis de Covid y compensar el déficit estructural del sistema de pensiones, que es de 1.800 millones este año y será de 13.000 millones en 2030.  Claramente, Borne y Macron esquivan hechos clave que deslegitiman la necesidad de la reforma y demuestran que su gobierno tiene en el corazón los intereses de los ultrarricos y las grandes multinacionales. Recordemos por ejemplo que, en 2017, la primera medida de Macron como presidente, fue suprimir el ISF, el impuesto sobre las grandes fortunas, que se calculaba que aportaba al Estado unos 3.000 millones de euros al año. Además, los principales grupos franceses que cotizan en el CAC 40 han tenido otro año de beneficios récord, con 142.000 millones de euros en 2022 (156.000 millones en 2021). También hay que resaltar que el Gobierno votó en diciembre un aumento astronómico de los gastos militares hasta 430.000 millones de euros para el periodo 2022-2030. El dinero para satisfacer y mejorar las necesidades vitales de los trabajadores en Francia existe de sobras, lo que falta es un gobierno obrero que ponga la economía a su servicio y bajo su control. ¡Y el gobierno de Macron va en la dirección contraria!

Siempre en el autoritarismo y el desprecio, nunca en el diálogo, Macron ha conseguido actuaciones singulares contra su gobierno y se ha anotado muchos goles en contra de su bando. Con este tipo de reformas y un método de ignorar a los sindicatos, ha conseguido unir en su contra a todas las centrales sindicales, incluidas la CFDT, la CFTC o la CFE-CGC, acostumbradas a pactar con el gobierno y a oponerse a las huelgas. La base de los sindicatos, muy enfadada, también empuja a sus direcciones a mantenerse unidas y no ceder. Y no olvidemos que la lucha por las pensiones se produce en un contexto en el que las huelgas salariales no han cesado con el invierno. No puede ser de otra manera, dada la inflación. En febrero de 2023 era del +6,3% de media anual, pero del +16% para los productos básicos y del +14% para la energía.

Una reforma brutal y masivamente rechazada

El rechazo a esta contrarreforma es aún más masivo y profundo que en el invierno 2019-2020. Todos los sindicatos de estudiantes, de secundarios y las organizaciones juveniles, unidos en una Intersindical nacional, se oponen a ella. Los sondeos desde enero son muy claros: el 94% de los asalariados en activo y todavía más del 70% de la población se oponen a este proyecto; y el 65% de los encuestados recientemente opinaban que había que bloquear el país para impedirlo. ¡Algo nunca visto!

Tres meses de lucha intersindical

Entre el 19 de enero y el 13 de abril, ya se han celebrado 12 jornadas nacionales de movilización convocadas por la intersindical nacional. Aparte de los sábados 11 de febrero y 11 de marzo, se trata de convocatorias interprofesionales de manifestación y huelga de 24 horas. Del 19 de enero al 7 de marzo, cinco jornadas nacionales interprofesionales de la Intersindical (con huelga más manifestaciones) tuvieron un seguimiento masivo. Sobre todo las manifestaciones, que fueron multitudinarias (entre 1 y 3 millones de personas en la calle, según los sindicatos). Hubo entonces muy poca autoorganización en la lucha y las huelgas reconductibles no funcionaron. Casi todo el mundo seguía las consignas de la Intersindical.

El 7 de marzo, una nueva jornada histórica de movilización pretendía, según la dirección de la Intersindical, «paralizar el país»… Pero sólo durante 24 horas. El 7 de marzo comenzaron las huelgas prolongables en varios sectores clave: centrales eléctricas, distribución de gas, refinerías, ferrocarriles (SNCF), sector de recogida y tratamiento de basuras.

Hasta el 15 de marzo inclusive, el marco general fue el de manifestaciones masivas, muy pacíficas, bajo el control de la intersindical, pero con una participación decreciente en las huelgas. La autoorganización en asambleas interprofesionales de huelguistas, asambleas generales (AG) de base, etc. era muy difícil y limitada.

El papel clave del proletariado industrial

El proletariado industrial ha sido uno de los principales sectores clave en esta oleada de huelgas, que han protagonizado un primer enfrentamiento con Macron bloqueando de hecho sectores clave de la economía. Es el caso de los trabajadores del petróleo en las refinerías, sobre todo en Normandía, los basureros de París, los ferroviarios de la SNCF y los empleados de las empresas de electricidad y gas. A mediados de marzo, el 16% de las estaciones de servicio de Francia y el 30% de las de París sufrían problemas de suministro. Los cortes de electricidad selectivos se siguen produciendp. En varias ocasiones Borne ha enviado a la policía a disolver piquetes, con requisas de trabajadores para intentar reabrir refinerías e incineradoras. Aunque estas iniciativas consiguieron debilitar la huelga en la refinería de Gonfreville l’Orcher, no lograron su objetivo de aplastar la huelga por la fuerza. Al contrario, la vanguardia del movimiento, los jóvenes militantes y sindicalistas más conscientes del papel estratégico del proletariado industrial en el movimiento, se movilizaron de manera eficaz e impresionante para materializar la solidaridad con los huelguistas, en la refinería de Normandía o en la incineradora de Ivry en particular, permitiendo victorias temporales contra la policía.

49.3 y debilitamiento del régimen

A partir del 16 de marzo, tras una discusión chapucera en el parlamento, el gobierno decidió utilizar una medida autoritaria de la Constitución de la V República (el 49.3) para forzar la adopción del texto sin votación en el parlamento: Macron y la primera ministra Elisabeth Borne sabían que no tenían mayoría en la Asamblea Nacional. En respuesta, la cólera popular estalló y se expresó en las calles y en todo tipo de lugares estratégicos y/o simbólicos. El 23 de marzo se celebraron manifestaciones multitudinarias, pero la tendencia fue a disminuir el número de manifestaciones, sobre todo por el miedo a la violencia policial y la ausencia de una organización de autodefensa del movimiento. Algunos sectores, sin embargo, no tienen miedo y se radicalizan. Miles de acciones han tenido lugar en las últimas 5 semanas. La tendencia a multiplicarse y endurecerse es muy clara.

A partir de esa fecha, la movilización va más allá del marco de la Intersindical y ya no cuestiona sólo la reforma y Macron, sino también el funcionamiento antidemocrático de la V República. Este principio de crisis política se vio agravado por la decisión del Consejo Constitucional del 14 de abril, que validó el 49,3 e invalidó la petición de referéndum popular sobre la reforma. Sin embargo, no es una 6ª República refundada en el marco de la 5ª, como propone France Insoumise de Melenchon, la que dará una respuesta real a la exigencia de una democracia obrera y a la esperanza de un gobierno por y para los trabajadores que se observa entre los sectores más movilizados.

Acciones radicales e ilegales

A partir del 16 de marzo se produjo una oleada de acciones radicales e incluso ilegales, con manifestaciones «salvajes» (no declaradas o prohibidas) en varias ciudades de forma regular, que casi siempre culminaron en enfrentamientos con la policía.

Se produjeron varios bloqueos en el aeropuerto Charles de Gaulle (con hasta 24 km de atascos el 23 de marzo). Carreteras, autopistas y la circunvalación de París fueron cortadas por los manifestantes. Especialmente en los grandes días de movilización, se invaden estaciones de tren y ferrocarriles. También los edificios públicos, como ayuntamientos o prefecturas. Incluso se han atacado comisarías de policía, con incendios en varias ciudades.

Ante las intervenciones policiales para romper las huelgas en las refinerías, o contra los basureros y los centros de tratamiento de residuos, hay que recordar que cientos de personas acudieron, a menudo en el último momento, para apoyar a los huelguistas. Los numerosos casos de represión dieron lugar a combativas concentraciones ante los tribunales y las comisarías.

El 5 de abril, un día «normal», aparte de las jornadas intersindicales nacionales, hubo al menos dos acciones «espontáneas» significativas: una pancarta que decía «¡No a los 64!» fue colgada en lo alto del Arco del Triunfo, visible desde muy lejos; y el ayuntamiento del 9º Arrondissement fue invadido por manifestantes que cantaban y lanzaban consignas.

Los políticos favorables a la «reforma» fueron castigados: despachos y oficinas de diputados tapiados, vandalizados o cubiertos de chapas; agentes de EDF (Electricité de France) que les cortan la luz; «comités de bienvenida» contra los políticos favorables a la reforma por todas partes, ¡sistemáticamente!

Ahora que se ha impuesto la lógica institucional, ¡se habla mucho de sabotear los Juegos Olímpicos de París 2024! Pero París no es ni mucho menos la única ciudad. Desde enero, decenas de pequeñas ciudades han registrado un número sin precedentes de manifestantes. En la fase actual, se habla mucho de ciudades como Marsella, Nantes, Le Havre, Burdeos, etc.

El 20 de marzo, una moción de censura contra el gobierno fue sometida a votación en la Asamblea por la izquierda, parte del centro, parte de la derecha y la Agrupación Nacional. Faltaron sólo 9 votos (de 577), para hacer caer al gobierno. En el plano institucional, se esperaba sobre todo la noche del 14 de abril: el Consejo Constitucional debía juzgar la conformidad de la ley con la Constitución.

Macron ha sido desacreditado, ¿cómo organizar el siguiente paso?

Los «Sabios» -así llaman los medios del sistema a los 9 miembros del Consejo Constitucional, en su mayoría conservadores o reaccionarios, y nombrados por la cúpula del Estado burgués- han juzgado constitucional la reforma en general. Sólo se rechazaron algunos aspectos favorables a los trabajadores de mayor edad, así como una petición de referéndum formulada por la izquierda. Macron tenía 15 días para promulgar la ley pero lo hizo en la madrugada de la noche del 14 al 15 de abril. Hoy el gobierno de Borne intenta pasar página y estabilizar el país, Macron sigue haciendo de bombero pirómano echando aceite al fuego. Su persistencia en humillar a los sindicatos está contribuyendo a radicalizar a los trabajadores.

Macron y sus ministros en el punto de mira

La frustración y la cólera continúan, lo que no excluye la posibilidad de que el movimiento, ahora en retirada, se reanude, ya sea contra la reforma de las pensiones que no se aplicará hasta septiembre, o en el marco de las negociaciones salariales que Borne querría iniciar con la Intersindical.  Mientras tanto, el odio contra el gobierno sigue expresándose con acciones espontáneas en ausencia de una verdadera estrategia para construir la huelga. Allá donde vayan Macron o sus ministros, al menos se intentarán acciones de protesta. Por ejemplo, durante el viaje de Macron para visitar una fábrica en Sélestat, en Alsacia, dice mucho: fue fuertemente abucheado e incluso insultado; ¡la fábrica que visitó fue cortada por activistas de EDF! ¡Decenas o cientos de miles de personas no quieren dejarles en paz! ¡Y eso es una buena noticia!

Macron pretende «apaciguar al país» antes del 14 de julio, pero los sectores más combativos no quieren pasar página sobre las pensiones, al contrario que el Ejecutivo. Incluso los sindicalistas más blandos se niegan a ratificar el paso a la fuerza. Por el momento, ningún sindicalista acepta abiertamente discutir con Macron. Para Sophie Binet, nueva secretaria confederal de la CGT, «nos tiende la mano después de habernos hecho un corte de manga».

Macron ha quedado muy aislado. Incluso algunos de sus guardianes mediáticos tienen que distanciarse de él y de su gobierno. Sólo los empresarios, que critican el método (la forma) pero no el fondo, acuden a sus nuevas reuniones. Pero ni siquiera en este lado hay unanimidad. El sector turístico ha expresado su descontento. Basura en las aceras, enfrentamientos entre policías y manifestantes: ahuyenta a los turistas. Los restauradores parisinos han dicho lo mismo.

Macron visto desde el extranjero

A nivel internacional, la prensa burguesa arremetió contra Macron. Se puede ver en el Financial Times o en el Frankfurter Allgemeine. ¿Por qué? Porque su brutalidad, su desprecio por el diálogo social, radicalizan la lucha de clases. La lucha obrera en Francia es apoyada en las clases trabajadoras de otros países, y podría desestabilizar a sus burguesías. Sólo dos ejemplos. En Gran Bretaña, florece el hashtag «Sé más francés». En Alemania, durante la mega-huelga del 27 de marzo y desde entonces, muchos trabajadores han dicho que se inspiraron en la lucha en Francia.

Después de la visita cancelada del rey Carlos III, fue el presidente argelino quien renunció a su viaje a Francia… En resumen, Macron, celebrado en 2017 como un héroe por la Europa del capital, parece haberse convertido en una piedra de molino, un pato cojo de la burguesía internacional.

Represión violenta y deriva policial

¿Cómo explicar que Macron siga en el poder? En primer lugar, la represión simbolizada en particular por las exacciones de la brigada motorizada BRAV-M, resucitada desde 2019 y en el centro de numerosos incidentes violentos denunciados por la prensa. El gobierno ya no convence, es odiado, por eso reprime. La violencia del Estado se utiliza para herir, mutilar, eventualmente matar, ¡y aterrorizar a la gente para que se vaya a casa! La policía no hace la «labor policial» tradicional. Sus matones se desatan contra los manifestantes y son cada vez más violentos.

No tengamos miedo a las palabras: con este arrogante presidente y su ministro del Interior, el horrible Gérald Darmanin, tenemos asesinos enfrente. Después de los Chalecos Amarillos, los manifestantes vuelven a ser mutilados: un sindicalista pacífico, por ejemplo, perdió un ojo por el disparo de una granada en París el 23 de marzo. Cada manifestación es objeto de una represión arbitraria desde el 49.3. En Sainte Soline (Poitou), el 25 de marzo, la policía se ensañó con los manifestantes, dejando 200 heridos, 40 de ellos graves, dos en coma y un hombre de 32 años aún entre la vida y la muerte. Las grabaciones muestran que la prefectura y la gendarmería optaron por bloquear la llegada de ayuda médica, impidiendo el tratamiento y el rescate de este activista, que nunca volverá a ser el de antes.

Los defensores de los derechos humanos en Francia y en todo el mundo denuncian esta deriva represiva, pero Macron y Darmanin siguen adelante. Este último quiere disolver las asociaciones ecologistas y amenaza con recortar las subvenciones a la Liga de Derechos Humanos. Se producen detenciones arbitrarias, se dictan sentencias contra simples manifestantes. El poder judicial justifica los errores policiales y se aleja del Estado de derecho.

Una estrategia de lucha que hay que cambiar urgentemente

Pero la segunda razón, tal vez la más importante, que explica por qué a pesar de la enorme movilización y el rechazo a la reforma ésta fuese aprobada, y que el gobierno de Macron siga en su lugar, es la estrategia errada de la intersindical. Su objetivo era y sigue siendo presionar con grandes manifestaciones para negociar elementos, y no desarrollar una dinámica de lucha y una verdadera relación de fuerzas para que la clase trabajadora pueda bloquear la economía en una gran huelga general, para que los trabajadores tengan la palabra sobre las pensiones, y muchas otras cuestiones. Esta estrategia de contención de las luchas sociales ha prevalecido durante 20 años y casi siempre conduce a la derrota: huelgas puntuales, alternadas y espaciadas, que hacen perder salarios sin bloquear la economía, desmoralizando así a los trabajadores. A Macron no le importa todo eso y va por la fuerza, desafiando al pueblo y a los sindicatos.

Por lo tanto, debemos bloquear el país. Esto significa construir una huelga general hasta la retirada de esta ley, que Macron querría empezar a aplicar en septiembre. Nuestro campo permanece como un pato sin cabeza. Hay, por un lado, una Intersindical nacional, burocrática, que se propone ahora hacer del Primero de Mayo un día histórico… (¿y después?); y por otro lado, cientos de miles de personas en lucha, que no se rinden, pero que siguen sin estar suficientemente organizadas y coordinadas, sin centralización. La lucha atraviesa una especie de bache: las huelgas aisladas, las prorrogables, y la falta de fondos de huelga suficientes, se detienen. Pero muchos activistas entienden esto sobre todo como una recuperación de fuerzas para iniciar pronto una nueva lucha. Al mismo tiempo, la juventud, ausente al principio, se moviliza cada vez más, sobre una base mucho más radical que las direcciones sindicales. Asustan a los poderes fácticos.

Urge, pues, dotar al movimiento de un programa político para organizarse eficazmente y vencer. En este contexto, es necesario, por una parte, construir la autoorganización desde la base en los sindicatos y en otros lugares. Se trata de dotar a las estructuras organizativas sindicales de base, como las asambleas interprofesionales, de una verdadera dinámica soberana, y también de crear y desarrollar estructuras democráticas para que otros sectores del movimiento y la juventud en lucha puedan coordinarse. En cualquier caso, lo esencial es que los sectores en lucha puedan decidir por sí mismos sobre los próximos plazos para la construcción de una huelga general, sobre las consignas políticas y reivindicativas del movimiento, al tiempo que se sientan las bases de esa dirección alternativa a la intersindical. Si las huelgas paran, es por la falta de perspectivas y porque mucha gente ha perdido días de salario por nada. Al mismo tiempo, la gran masa de trabajadores desearía que la intersindical bloqueara el país hasta que se retire, pero no están dispuestos, por el momento, a sustituir a la intersindical por una dirección más radical, pero aún muy minoritaria. Por lo tanto, es necesario que los sindicatos de base, las AG de la Interpro, etc., desafíen directamente a las direcciones sindicales y les exijan lo que no quieren hacer: el bloqueo de la economía, la huelga general para vencer.

Pero este movimiento contra las pensiones ha demostrado que el sistema capitalista no sólo nos obliga a trabajar cada vez más y durante más tiempo en condiciones cada vez peores, sino que mantiene dinámicas de opresión, en particular contra las mujeres, gravemente discriminadas a la hora de ver valorado su trabajo productivo y reproductivo. En el trasfondo de las reivindicaciones de pensiones y salarios, lo que se cuestiona cada vez más es el sistema capitalista de explotación con fines de lucro. Este sistema también está destruyendo el medio ambiente y los logros sociales de la generación pasada (sanidad, educación…). «¿De qué sirve una pensión en un planeta inhabitable y tóxico, un planeta que arde?», grita una parte de la juventud en las calles. El movimiento de las pensiones ofrece, pues, la oportunidad de plantear y articular diversas reivindicaciones de los movimientos sociales, y de construir una alternativa política, contra todos los proyectos de los partidos gobernantes, sean neoliberales o procapitalistas, más o menos vergonzantes, o pretendan cambiar el sistema desde dentro, mediante un enfoque reformista e institucional. El periodo previo al Primero de Mayo, que todos quieren ver como un momento histórico, debería contribuir a hacer avanzar estos dos elementos del cambio en la relación de fuerzas. Es a este precio que podremos obtener una victoria histórica, quizás yendo mucho más lejos que la retirada de esta «reforma».

El carácter antidemocrático de la V República hace prácticamente imposible retirar la reforma sin derrocar a Macron. Por lo tanto, el movimiento ya no puede limitarse a exigir la retirada de la reforma y un aumento real de los salarios: también debe exigir urgentemente el fin de la represión y la reconstrucción de los derechos políticos y sociales, gravemente amenazados. En definitiva, frente a un poder represivo e ilegítimo, es necesario proponer una salida que permita a los trabajadores construir y poner en marcha su propio gobierno.

Un desafío profundo al gobierno de Macron y al marco antidemocrático de la V República no puede hacerse sin un desafío a las políticas de la Unión Europea y sus estructuras. Macron la invoca constantemente para imponer su «reforma» a toda costa, y es de hecho el conjunto de la UE el que ataca las pensiones y unifica la lucha de la burguesía contra nuestros derechos. Por lo tanto, es necesario construir un marco de lucha a escala de la UE para defender nuestras pensiones poniendo en marcha y coordinando la solidaridad de los proletariados europeos.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: