En una entrevista realizada recientemente, Yuri Petrovich Samoilov, presidente del Sindicato Independiente de Mineros de Krivoy Rog (región de Dniepropetrovsk, Ucrania), denuncia la feroz agresión que están sufriendo por parte del ejército ruso, cuenta que los trabajadores ucranianos están luchando activamente en lo que denomina “guerra por la independencia de Ucrania” y cómo los sindicatos intervienen en esa guerra[1].

Por LIT-CI

En sus propuestas concretas, llama a los trabajadores del mundo a “exigir la anulación del pago de la injusta y esclavizante deuda [externa] ucraniana”, y a “exigir el suministro de aviación y armas a Ucrania”. En ese marco, hace un llamado a los trabajadores del mundo para que sean solidarios a la resistencia obrera a la masacre del ejército de Putin.

Recibimos este llamado, lo apoyamos y creemos que las organizaciones que se reclaman de la clase trabajadora, partidos e sindicatos, deben difundir ampliamente el llamado del dirigente minero ucraniano a la vanguardia y entre los trabajadores. Pero no solo, debemos tener claro que se trata de una guerra, en la cual apoyamos la resistencia de un pueblo que combate a su enemigo en gran desigualdad de condiciones. Entonces, tal como expresa Samoilov, la cuestión del armamento y de los suministros de todo tipo, incluso los militares, pasan a ser una cuestión central. En ese sentido, debemos apoyar activamente los esfuerzos de los ucranianos para adquirir armas y suministros para defenderse realizando una amplia campaña de fondos para enviar a los obreros que resisten, como los mineros de Krivoy Rog. Los trabajadores movilizados pueden apoyar la resistencia ucraniana, como los trabajadores del puerto de la refinería Ellesmere, en Chesire, Inglaterra, que se rehusaron a descargar petróleo proveniente de Rusia, replicando lo que habían hecho los trabajadores de la terminal de gas de Kent y en puertos de Países Bajos. Según la información, “una oleada de protestas de este tipo se expande por los puertos europeos en respuesta a la invasión de Ucrania”[2].

Lo hacemos porque desarrollar una campaña de este tipo es la actitud que los revolucionarios debemos tener frente al significado real de la actual guerra.

El gobierno de Vladimir Putin desencadenó una invasión del ejército ruso a Ucrania, con métodos de extrema crueldad, ataca y destruye ciudades, incluyendo “blancos” tales como hospitales y maternidades, con el objetivo final de tomar Kiev (la capital ucraniana) y dominar así el conjunto del país. A pesar de la inmensa superioridad militar rusa, el invasor enfrenta, por parte del pueblo ucraniano, una resistencia mayor que la prevista, muchas veces de carácter heroico.

Por eso, definimos que se trata de la agresión de una nación mucho más fuerte (Rusia, una de las principales potencias militares del mundo) contra otra más débil, con el objetivo de sojuzgarla. Esto se da en un marco en el que, salvo un corto período al inicio de la Unión Soviética (cuando se aplicó la política propuesta por Lenin, ahora muy criticada por Putin), tanto el Imperio ruso como los estalinistas y los recientes gobiernos burgueses rusos siempre consideraron a Ucrania como “su patio trasero”.

Bombardeo ruso

Por eso, apoyamos la resistencia de los trabajadores y el pueblo ucraniano contra la invasión y debemos hacer lo que esté a nuestro alcance para la derrota de las tropas rusas en esta guerra, sin que ello represente ningún apoyo ni confianza política en el gobierno de Zelenski ni en la burguesía ucraniana que llama a resistir la invasión.

Esta posición nos lleva a combatir con firmeza a quienes apoyan la invasión rusa con el argumento de que la Rusia de Putin forma parte de un campo progresivo y antiimperialista, y que esa acción va dirigida contra el imperialismo y su brazo militar (la OTAN) que, a través de Ucrania y su gobierno, estarían agrediendo a Rusia.

Denunciamos el papel de la OTAN como brazo militar del imperialismo y luchamos por su disolución. Pero esta no es una invasión militar de la OTAN contra el territorio ruso, tampoco contra el pueblo ucraniano. Al mismo tiempo, no hay soldados de la OTAN combatiendo a las tropas rusas en Ucrania (ni que sepamos, en ningún otro lado). Quien hoy agrede a Ucrania es el ejército ruso.

Por eso, discrepamos con las posiciones de amplios sectores de la izquierda mundial que se niegan a pronunciarse contra la invasión de Putin o se declaran “neutrales”. Es decir, en esta guerra iniciada por la agresión rusa “no tienen lado”. Como hemos dicho, nosotros sí lo tenemos, porque un triunfo de la resistencia ucraniana y una derrota de la invasión rusa es el único resultado favorable a los trabajadores y las masas del mundo.

Por una campaña unitaria por el apoyo a la resistencia

Tomamos el llamado de Yuri Petrovich Samoilov y su sindicato, y además de colectar fondos y proponemos desarrollar e impulsar actividades con el objetivo charlas y debates para ayudar a clarificar la confusión que existe sobre el carácter de la guerra.

En segundo lugar, impulsar movilizaciones para manifestar públicamente ese apoyo a la resistencia ucraniana, como viene sucediendo en Europa y en otras partes del mundo[3]. Creemos que es totalmente correcto movilizarse para exigir de los gobiernos (en especial de los países imperialistas) que entreguen a la resistencia ucraniana las armas y todos los materiales necesarios (municiones, alimentación, medicamentos) de modo directo y sin ninguna condición. Estamos totalmente en contra de la entrada de la OTAN en el conflicto, y exigimos su disolución. También llamamos a combatir las medidas de “fortalecimiento” de los ejércitos que la componen (como acaba de anunciar el gobierno alemán), porque son una amenaza para todos los pueblos del mundo. Lo que decimos es que hay que exigirles a esos gobiernos que entreguen las armas a la resistencia ucraniana directa e incondicionalmente.

Respondamos al pedido de los mineros ucranianos con una campaña unitaria de las organizaciones y partidos que se reclaman de la clase trabajadora, el primer paso fue dado con la declaración conjunta entre la LIT-CI y la UIT-CI, varios sindicatos y la Red Internacional de Solidaridad. Fortalezcamos el internacionalismo obrero. ¡Trabajadores del mundo, uníos en apoyo a resistencia ucraniana!

Notas:

[1] https://litci.org/es/entrevista-con-yuri-petrovich-samoilov-dirigente-minero-ucraniano/

[2] Dockers at UK refinery refuse to unload Russian oil | Shipping industry | The Guardian

[3] Ver por ejemplo Miles de personas se manifiestan en varias ciudades europeas en apoyo a Ucrania (yahoo.com)