Vie Feb 23, 2024
23 febrero, 2024

Perú: con la Tercera Toma de Lima, por la definitiva caída del Gobierno Boluarte

La Tercera Toma de Lima convocada desde el sur para el 19 de Julio, plantea la oportunidad de poner fin al gobierno reaccionario y asesino de Dina Boluarte.

Si las élites pudientes pensaban haber derrotado la gran lucha del sur y soñaban con quedarse, al menos, hasta el 2026, se equivocaron. Luego de un breve espacio que le permitió recuperar fuerzas y aprender las lecciones de las duras jornadas de diciembre-marzo que costaron 69 vidas y enormes sacrificios, la lucha vuelve y lo hace recargada.

Vuelve porque sus banderas, después de haber sido mancilladas y llenados de agravios y mentiras por los detentadores del poder, han sido legitimadas, no solo por las denuncias contra el gobierno de haber cometido graves violaciones a los DDHH y de pretender ocultarlos con mentiras y negándose a todo tipo de investigación, sino además por su propio fracaso al desatender urgencias sociales como el Niño Costero y la epidemia del dengue, que muestran su talante, además de antidemocrático, antipopular.

El oxígeno que ganó Boluarte con el repliegue de las luchas se agotó y lo que crece ahora es el odio contra su gobierno y sus socios del Congreso, más cuando que, burlando sus anuncios de adelantar las elecciones, pretenden no solo quedarse hasta el 2026 sino aplanar el terreno para mantener en el poder a los sectores reaccionarios.

Sin embargo, la nueva jornada que se anuncia no es ni será fácil. No solo porque el gobierno, aunque débil, va a responder con más violencia tratando de obtener el mismo resultado anterior, sino porque el impulso del sur –como ya lo vimos– no basta para ganar. Para ganar se requiere la unidad obrera y popular en torno a esta lucha.

Plasmar esta unidad es responsabilidad de la CGTP como central nacional en la que se agrupan la mayoría de los trabajadores. Los movimientos regionales han hecho y hacen más de lo que pueden y deben. Por eso esa unidad solo puede hacerse desde la CGTP y en torno a la lucha que aquellos embanderan. Se trata de seguir el ejemplo del Paro Nacional del 19 de Julio de 1977 que plasmando la unidad obrera y popular en la lucha logró derrotar a la dictadura militar.

Esta tarea no la garantiza la CGTP que en la etapa anterior ya mostró una conducta mediatizada y que fue vista desde el sur como una “traición”. Ahora la central convoca a una jornada de lucha para ese día separada y bajo su agenda; y para darle crédito intentando “disciplinar” a la ola que viene del sur, ha realizado un encuentro de organizaciones regionales y nominado un Comando de Lucha, sin que por ello disipe la desconfianza de las bases.

Por eso, la tarea más importante que tenemos en estos momentos es discutir esta situación en cada base y en cada asamblea, y prepararnos para participar con todas nuestras fuerzas en esta nueva jornada tratando de plasmar la unidad en la acción.

La caída de Boluarte y forzar al adelanto de elecciones deben permitir reconquistar los espacios democráticos perdidos para retomar las luchas reivindicativas, liberar a los presos y procesados, abrir el juicio y castigo a los responsables de los asesinatos e iniciar una nueva etapa para reorganizar las fuerzas y avanzar en construir una nueva dirección de clase, con vistas a avanzar hacia la pelea de fondo por los cambios profundos que todos necesitamos.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: