Sáb Feb 24, 2024
24 febrero, 2024

Palestina: por qué nos oponemos a la solución de dos Estados

Por: Fábio Bosco

La solución de dos Estados consiste en la formación de un mini Estado palestino junto al ya existente Estado racista de Israel. El objetivo de esta “solución” es legitimar al racista Estado de Israel y su política de apartheid y limpieza étnica contra el pueblo palestino, desarrollada durante los últimos 75 años.

Esta “solución” no restituye los derechos del pueblo palestino a sus tierras. Sólo legaliza el robo de estas tierras por parte del Estado de Israel. Además, incluso aquellos que dicen defender esta “solución” no han garantizado, hasta la fecha, la formación de un Estado palestino.

Promesas incumplidas de una solución que no resuelve

La formación de un Estado palestino fue prometida por el imperialismo en dos momentos. La primera vez, en 1947, con motivo de la votación sobre la partición de Palestina, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el apoyo de las dos superpotencias de la época, Estados Unidos y la Unión Soviética.

La segunda, en 1993, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo, en los que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) reconoció el Estado de Israel establecido sobre 78% de las tierras palestinas y, a cambio, recibió un plan para la formación de un minibEstado palestino. En ambas ocasiones no se cumplió la promesa de un Estado palestino.

Si el avance de la lucha palestina obliga al imperialismo a aceptar un mini Estado palestino, esto tampoco sería una solución, ya que no garantiza el derecho de retorno de los seis millones de refugiados palestinos a sus tierras, ni ningún cambio del carácter racista del Estado de Israel, que seguirá oprimiendo a los palestinos.

¿Cuál Estado? ¿Es posible democratizar a Israel?

Entre los simpatizantes de la causa palestina, hay un movimiento que defiende la formación de “Un Estado Democrático” (ODS, acrónimo de “One Democratic State”, en inglés).

La mayoría de los partidarios de esta propuesta entiende que el avance de la colonización israelí ha hecho inviable la “solución de dos Estados”.

Una parte de ellos también entiende que es imposible derrotar el Estado de Israel, dada la militarización de su sociedad, su amplio poderío bélico y la amplia financiación imperialista. Finalmente, defienden que se trata de una solución igualitaria para todos los actuales habitantes de Palestina.

Por tanto, defienden un Estado único, con igualdad de derechos para israelíes y palestinos y derecho de retorno para los refugiados palestinos. También privilegian los medios pacifistas para lograr la igualdad para los palestinos, reformando el Estado de Israel.

Es imposible reformar un Estado basado en el apartheid

Sin embargo, es imposible cambiar la naturaleza racista de las instituciones del Estado de Israel mediante su democratización porque Israel no es un Estado burgués normal; sino más bien un Estado de apartheid, un Estado que se basa en la limpieza étnica permanente de los palestinos y un enclave imperialista en el Medio Oriente.

Hay que desmantelar las instituciones del Estado de Israel y formar otro Estado, con instituciones verdaderamente democráticas, para garantizar los derechos del pueblo palestino a la autodeterminación.

Para este fin, el pueblo palestino tiene derecho a utilizar los medios necesarios, sean pacíficos o no, para derrotar a Israel, su jefe imperialista y sus aliados, ya sea entre los regímenes árabes o entre la burguesía palestina.

En cuanto a la población israelí actual, es necesario recordar que en una situación de opresión, nuestra atención debe dirigirse, en primer lugar, a los oprimidos; en este caso, el pueblo palestino. Este debe tener garantizados todos sus derechos.

En cuanto a los israelíes, el pueblo palestino siempre ha sido un pueblo generoso y, por eso, aceptará a la parte de la población israelí que acepte vivir en paz con los palestinos. Los israelíes que cometieron crímenes contra la humanidad, en particular los líderes sionistas, deben ser juzgados y condenados a pagar por sus acciones.

Palestina laica y democrática

La propuesta original de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) es la de una Palestina libre, laica (sin ningún tipo de determinación religiosa) y democrática en todo su territorio histórico. Es decir, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

Esta es la única solución que garantiza justicia para el pueblo palestino; es decir, igualdad de derechos, retorno de los refugiados y autodeterminación. Esta será conquistada mediante una lucha de la clase trabajadora y de los sectores oprimidos palestinos, junto con la clase trabajadora árabe e internacional, enfrentando a los tres enemigos de la causa palestina: Israel/imperialismo, los regímenes árabes y la burguesía palestina.

Una vez en el poder, la clase trabajadora palestina naturalmente implementará medidas para romper con el imperialismo y el capitalismo para garantizar justicia social para los trabajadores, trabajadoras y la juventud. En esta lucha, se producirá otra ola de revoluciones árabes y se crearán las condiciones para la formación de una Federación de Repúblicas Socialistas del Medio Oriente.

Artículo publicado en www.opiniaosocialista.com.br, 22/11/2023.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: