Toda solidaridad para con el pueblo explotado Lunda-Tchokwe, y las más de treinta víctimas de la represión.

Por: LIT-CI

El 30 de enero, el régimen sanguinario del MPLA, que gobierna Angola en una dictadura desde su independencia hace 45 años, volvió a cometer atrocidades contra la población y activistas organizados.

En una manifestación que tuvo lugar en la ciudad de Cafunfo, provincia de Lunda-Norte, la policía nacional y el ejército dispararon contra la población indefensa, provocando 16 muertes confirmadas por los activistas, así como 19 heridos.

En esa protesta, convocada por el Protectorado Lunda-Tchokwe simbólicamente para señalar el 236° aniversario de la Conferencia de Berlín que dividió el África para las potencias imperialistas europeas, los manifestantes reivindicaban el fin de los robos y asesinatos que las fuerzas del gobierno históricamente han realizado, recordando que la Región del pueblo Lunda-Tchokwe es un área de extracción diamantífera, donde todo tipo de atrocidades son cometidas en nombre de la explotación de ese mineral. A la población de las Lundas les ha faltado todo: agua potable, electricidad, caminos transitables, infraestructuras médicas básicas, todo esto en una región con una riqueza explotada por consorcios extranjeros como el de De Beers.

La reivindicación histórica de este movimiento es, sobre todo, la autonomía del otrora Reino Lunda Tchokwe como nacionalidad, destruida por el régimen.

La manifestación fue convocada hace más de un mes. Sin embargo, el régimen hizo todos los esfuerzos para tratarla como una conspiración, arrestando incluso a varias figuras del Protectorado, persiguiendo y aterrorizando a quien osase denunciar los crímenes cometidos a lo largo de décadas en las Lundas. Enseguida de la masacre, fue montada en la televisión pública una narrativa de insurrección violenta, repudiada por todo el activismo en Angola y rechazada por imágenes y videos que demuestran la frialdad de la política asesina del MPLA y de sus colaboradores.

En un momento en que la juventud se rebela contra el régimen, este envía un mensaje claro a todos los que luchan. Sin embargo, la Rebelión en Angola no podrá ser parada, ya que cada vez más activistas se juntan para derrotar la dictadura de João Lourenço, y de sus generales. ¡Rodeemos a esos compañeros de solidaridad militante!

La lucha de nuestros hermanos angoleños es la misma lucha que la que nuestros hermanos en Belarus, Nigeria, Argelia y Sudán llevan adelante contra las dictaduras en sus países y por libertades para la clase trabajadora.

Por eso, la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT) llama al conjunto de las organizaciones de los trabajadores en todo el mundo y a nuestra clase a seguir exponiendo y denunciando la dictadura del MPLA en Angola, así como a todos aquellos que la sostienen en el extranjero: la Unión Europea, China y los Estados Unidos, como también a las organizaciones que como el Partido Comunista de Portugal (PCP), la apoyan públicamente.

No hay ninguna salida para el pueblo explotado dentro del régimen del MPLA, partido verdugo de la Revolución Angoleña y del pueblo de Angola.

¡Fuera el MPLA! ¡Fuera JLO! ¡Nuestra solidaridad para con el pueblo Lunda-Tchokwe!

Traducción: Natalia Estrada.