Mar Feb 20, 2024
20 febrero, 2024

Mientras se debate la crisis política, el Presupuesto 2024 profundiza la crisis social sin fin a la vista

Por: EMLUTAJORNAL 24 de noviembre de 2023

En los últimos días, el país se ha visto invadido por los debates sobre los casos de corrupción que rodean el gobierno de António Costa y por la programación de nuevas elecciones. Que la entrega del país y de su mano de obra barata ha sido la tónica de este gobierno, así como de los anteriores, ya sea del PS, de Geringonças o del PSD/CDS, ya lo sabíamos todos. Que el PS y el PSD, y los sectores de la burguesía que ambos representan, están compitiendo por los millones del PRR, también. En este sentido, la crisis política sorprende por el momento político y deja dudas sobre quién la impulsó en este timing, pero el gobierno de Costa no nos deja “saudades”.


Marcelo, en el autoritarismo que le permite la Constitución, impuso al país el presupuesto de un gobierno agotado, que mantiene y profundiza la crisis social. ¡Un OE [Orçamento o Presupuesto de Estado] que no garantiza el control público de los precios de la vivienda ni regula el mercado de alquiler en pro del interés público! Un presupuesto que no garantiza un aumento general de salarios que restablezca el poder adquisitivo frente a la inflación, o que acabe con la precariedad laboral. Un OE que no resuelve los gravísimos problemas de la salud, que día a día se destruye por falta de financiación, para pagar la deuda.

Un presupuesto que no devuelve los años de carrera congelados a los docentes ni fija los nuevos docentes, ni acaba con los bloqueos a la evolución en la carrera. Un presupuesto que no tiene un proyecto verdaderamente sostenible para el país y apuesta todo a la falsedad de una transición energética que sólo sirve para dar dinero a unos pocos capitalistas, con enormes costos humanos y ambientales, como se muestra en el caso del litio.

Por eso, todo el intercambio de gallardetes entre PS y PSD y las posibilidades de Geringonças a izquierda o derecha sirven también para ocultar la crisis social que asola el país. Más que discutir sobre los próximos líderes parlamentarios, el país necesita discutir las alternativas para la vida de los trabajadores y de los jóvenes, que ninguno de los gobiernos resolverá sobre la mesa. Hay que decir que, ya sea PS o PSD, no es con represión como se responde a la juventud que busca luchar por un país y un futuro sostenible, sino con otro proyecto de país. Hay que decir que no es una Geringonça de Izquierda lo que detendrá el crecimiento del Chega [partido de ultraderecha], sino la construcción de un proyecto de país alternativo que movilice a los trabajadores contra la opresión y la explotación. Por eso, es necesario volver a la lucha para frenar el OE 2024 y unir esfuerzos para construir una alternativa de verdadera independencia para la clase trabajadora.

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: