Lun Abr 22, 2024
22 abril, 2024

Las movilizaciones en Irán siguen creciendo y apuntan al régimen

Esta es la cuarta semana de importantes movilizaciones en Irán tras el asesinato de la mujer kurda iraní Mahsa Amini por la Patrulla de Orientación del Estado el 16 de septiembre de 2022. Hasta ahora han sido detenidas más de 1.200 personas, y al menos 154 manifestantes han muerto a manos de la policía, entre ellos Nika Shakarami, de 16 años, muy activa en las protestas y que apareció muerta tras ser perseguida por la policía.[1] El gobierno ha coaccionado fuertemente a la familia para que niegue cualquier implicación policial en su muerte, pero los padres están hablando.[2]

Por Florence Oppen

Este movimiento contra las leyes de obligatoriedad del hiyab, que según un estudio de 2020 son rechazadas por el 72% de los iraníes, y sólo apoyadas por el 15%, se está ampliando con protestas en más de 80 ciudades, e incorporando exigencias de otras libertades democráticas, así como demandas económicas. [3] Los manifestantes se dirigen ahora al gobierno de Raisi y al régimen de la República Islámica en general. Algunos sectores de la clase trabajadora se están sumando, y la juventud está entrando ahora más plenamente en el movimiento, por lo que la combinación de todas estas fuerzas sociales y demandas tiene el potencial de derrocar al régimen si se unen en un liderazgo claro y logran derrotar la represión y los intentos de desacreditar el movimiento. En nuestro análisis de la situación en Irán, sin embargo, también debemos traer un análisis de la profundización de la crisis económica en el país desde 2018. Esta inestabilidad económica en Irán y el empeoramiento de las condiciones de vida están directamente relacionados tanto con el capitalismo de amiguetes del régimen opresor iraní como con el enriquecimiento de las élites a expensas del público, así como con la imposición de sanciones estadounidenses en el país que sólo han perjudicado a los iraníes y no al régimen. Queremos ofrecer algo de contexto para esta última ola de indignación, en la que las mujeres están jugando un papel de vanguardia, y proponer un punto de vista socialista sobre la lucha.

Las mujeres, los jóvenes y los trabajadores se unen en la lucha

            El sábado 1 de octubre, los iraníes que viven en el extranjero organizaron manifestaciones en más de 150 ciudades de todo el mundo para expresar su solidaridad con los manifestantes y condenar la represión del gobierno, con miles de asistentes en cada ciudad. Este movimiento, iniciado y liderado por mujeres, y organizado inicialmente a través de las redes sociales, ha recabado el apoyo de dos importantes sectores laborales, los profesores, los comerciantes y los trabajadores del petróleo.

            El Consejo de Coordinación del Sindicato de Educadores de Irán apoyó inicialmente las manifestaciones iniciales convocando una huelga de dos días. Según declararon, «los profesores, que han protagonizado una oleada de huelgas y protestas desde el pasado mes de diciembre, escribieron que el levantamiento demuestra que «Irán sigue vivo y activo, y no se doblega ante la opresión». [4] Pero la brutal y continua represión del régimen ha radicalizado aún más al pueblo hasta el punto de que los jóvenes y otros sectores del movimiento obrero, que estuvieron activos en el pasado reciente, también se están sumando.

La misma federación de profesores está redoblando su apoyo a las mujeres y a los derechos democráticos, combinándolo con sus propias demandas económicas, y ayudando a organizar a los jóvenes. El Consejo Coordinador (publicó en Telegram) [https://t.me/kashowra/12653] un «llamamiento a profesores y estudiantes para que boicoteen las clases el lunes 4 y el miércoles 6 de octubre» en protesta por la represión generalizada de las protestas populares, la guarnición militar de algunas escuelas y la detención de estudiantes y manifestantes callejeros». [5] Los profesores se están organizando con los jóvenes, denunciando el «acuartelamiento» de escuelas y universidades, y la federación sindical ha denunciado que «algunas escuelas del país se han convertido en bases militares para reprimir a los manifestantes.» También se han quejado de las condiciones de detención de los jóvenes y estudiantes universitarios, que a veces son puestos en aislamiento.

Los estudiantes universitarios también se están sumando, y hasta ahora han organizado acciones de solidaridad en muchos campus de todo Irán. La semana pasada, la policía antidisturbios rodeó la prestigiosa Universidad Tecnológica Sharif de Teherán, llevando a cabo varias detenciones.[6]

El Consejo de Organización de las Protestas de los Trabajadores Petroleros Contratados, un sindicato independiente que ayudó a organizar huelgas el año pasado entre los trabajadores contratados temporalmente en la industria petrolera (estos trabajadores constituyen la mayoría de toda la mano de obra petrolera)[7], lanzó una clara advertencia al gobierno: «Apoyamos las luchas del pueblo contra la violencia organizada y cotidiana contra las mujeres y contra la pobreza y el infierno que domina la sociedad», y amenazó con una huelga.[8] Y el 10 de octubre algunos sectores de Asalouyeh, ya comenzaron con la huelga.[9] El fin de semana del 8 de octubre los bazaari (comerciantes y tenderos pobres), se sumaron a la huelga en solidaridad con los manifestantes. [10] Otros sectores, como los trabajadores del transporte y los trabajadores industriales podrían seguir también si el movimiento continúa y el régimen aumenta su represión.

El pueblo quiere la caída del régimen

         La revuelta de las mujeres jóvenes contra el gobierno de Raisi no es un accidente y no tiene nada que ver con la «agitación extranjera», como afirma el gobierno. Es el resultado directo de los agravios acumulados, de la desesperación, de la inseguridad económica y de la reciente represión de los derechos de las mujeres, que se hace eco de la que estamos viendo en Estados Unidos.

Desde su llegada al poder en 2021, Ebrahim Raisi, conocido por supervisar la tortura y ejecución masiva de unos 5.000 miembros de grupos de la oposición iraní (muchos de ellos socialistas) en 1988 [11], aumentó el carácter represivo del gobierno y no consiguió ninguna recuperación económica. Raisi ganó unas elecciones presidenciales falsas con sólo un 40% de participación, según las propias estimaciones del gobierno, en las que el ayatolá Ali Jamenei, de 82 años, investigó a fondo a todos los candidatos. Su misión era restablecer el orden en el país tras casi 3 años de continuas protestas y huelgas, crear puestos de trabajo, desarrollar más viviendas públicas y atajar la corrupción.

En cambio, en julio de este año asignó recursos adicionales para reforzar el aparato de seguridad y hacer cumplir más estrictamente la ley de hiyab obligatorio. Promovió la «semana de la castidad y el hiyab», e introdujo nuevas normas en el marco de la revitalizada Iniciativa para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, que quedó parcialmente marginada durante los dos últimos mandatos de Rouhani.

La nueva normativa: la «vigilancia sobre las empleadas de los organismos públicos y estipula el despido de los administradores cuyo personal no respete estrictamente los códigos del hiyab».[12] El gobierno de Raisi ha recurrido a experimentar con la instalación de cámaras de vigilancia en los espacios públicos para controlar y multar a las mujeres sin velo o remitirlas para que reciban «asesoramiento». [13] Además, ha asignado un presupuesto de 3,8 millones de dólares a las Patrullas de Orientación, o policía de la moralidad, que ha actuado con más violencia para vigilar el código de vestimenta de las mujeres en las calles. [14] Como informa Asia Times, desde julio «las escenas de violencia desatadas por la policía de la moralidad arrastrando, empujando y golpeando a las mujeres que se veían violando las estrictas directrices de la República Islámica sobre el hiyab, grabadas furtivamente por los ciudadanos, han estado circulando por las redes sociales en los últimos meses, desatando la indignación y el resentimiento del público.»[15]

Por ello, no es de extrañar que los cánticos contra el gobierno de Raisi y el régimen sean cada vez más populares en las calles. Los manifestantes corean «Muerte al dictador» y «Moriremos, moriremos, pero recuperaremos Irán». [16] Otros cánticos se dirigen directamente a Jameini cantando «este es el año en que la casa de Sayyid Ali (Jameini) será derrocada»[17], así como «Abajo el opresor, ya sea el sha o el líder», refiriéndose al líder supremo Jamenei.

         Pero no sólo los manifestantes apuntan cada vez más al régimen: uno de los pilares ideológicos del Estado burgués iraní, los ayatolás, que ejercen de altos clérigos musulmanes, empiezan a mostrar algunas fisuras, ya que su interpretación de la sharia no es homogénea. El aumento de las protestas sobre esta cuestión puede ser una fuente de división entre los ulemas (eruditos religiosos), entre los clérigos que apoyan al régimen y los que lo critican. El Gran Ayatolá Asadollah Bayat-Zanjani, por ejemplo, ha sido el único clérigo de alto rango que ha criticado abiertamente la «policía de la moral», que considera ilegal y contraria al Islam. Aunque la mayor parte del clero de Qoms ha guardado silencio sobre la protesta, un clérigo anónimo de la ciudad santa declaró la semana pasada al Middle East Eye que «la mayoría en el seminario de Qom, o al menos un gran porcentaje de clérigos, está cada vez más en contra de la República Islámica, porque ha debilitado tanto al Islam como a los clérigos a los ojos de la gente… Esto es así mientras muchos clérigos no tienen relaciones con el «establishment» y se han distanciado de su política, ya que no quieren ser vistos como parte de la República Islámica. Sin embargo, la gente no lo sabe, y creo que los clérigos deben hacerse oír».[18]

Otra fuente de inestabilidad del régimen es, por supuesto, la cuestión nacional kurda (entre otras minorías nacionales). Mahsa era una kurda iraní, ya que en Irán viven más de 10 millones de kurdos (de una población total de 83 millones). Las movilizaciones en las zonas kurdas de Irán, han sido muy fuertes y el gobierno iraní ha culpado a los grupos de oposición kurdos (junto a Estados Unidos e Israel, por supuesto) de orquestar las protestas, además de disparar misiles a la región kurda del vecino norte de Irak.[19] La dinámica de la lucha de liberación nacional del pueblo kurdo, que desestabiliza las fronteras de Irán (y de muchos otros países de la región), también puede debilitar aún más al régimen.

5 años de crecientes protestas contra el régimen

Esta reciente oleada de movilización tiene características singulares y está provocada y alimentada por la determinación de las mujeres de defender sus derechos. También se produce en el contexto de casi 7 años de movilizaciones intermitentes en Irán. Como ha señalado nuestro compañero Alborz «la consigna de «Mujer, Vida, Libertad» que ha recorrido las calles del país en los últimos días va de la mano de la consigna de «Pan, Trabajo, Libertad», que surgió durante anteriores levantamientos a nivel nacional en Irán contra la austeridad y el alto coste de la vida, tanto a finales de 2017 como en noviembre de 2019, cuando un aumento del precio del gas provocó rápidamente protestas antigubernamentales.»[20]

Este último periodo de protestas en torno a reivindicaciones económicas comenzó en Mashad extendiéndose desde diciembre de 2017 hasta principios de 2018 y dejó una treintena de muertos y cerca de 5.000 presos políticos. Se organizó en respuesta al presupuesto de austeridad de Rouhani «que recortó las transferencias de efectivo a los pobres y aumentó el precio del combustible en un 50%, entre otras medidas.» [21] A esta primera oleada de protestas espontáneas le siguió una oleada de huelgas desde mediados de 2018 hasta 2019 de nuevo contra una nueva subida del precio de los combustibles, que sacó a más de 200.000 personas a la calle, y que tuvo aspectos insurreccionales, donde «los manifestantes dañaron más de 50 comisarías, así como 34 ambulancias, 731 bancos y 70 gasolineras del país». [22] En enero de 2020 volvió a estallar una nueva ola de luchas protagonizada por los conductores de autobuses y taxis en Teherán, donde resonaron en la calle cánticos contra el régimen, como «muerte a los funcionarios corruptos». A esta huelga se sumaron posteriormente sectores de trabajadores estacionales, industriales y de servicios.

Lejos de ser el producto de instigadores extranjeros, el actual levantamiento del pueblo iraní es de cosecha propia, se basa en una serie de luchas crecientes y aborda agravios reales contra la República Islámica. La lucha de los iraníes por la liberación de la mujer, la democracia y la equidad económica es una lucha que debe ser apoyada por los socialistas a nivel internacional.

La crisis económica de Irán y las sanciones de Estados Unidos

     En la actualidad, la élite económica nacional de Irán incluye sectores de los aparatos militar y de inteligencia que han comprado grandes sectores de diversas industrias vendidas como parte de las iniciativas de privatización del Estado en las últimas décadas. Esta élite ha saqueado la riqueza del pueblo iraní y ha encendido, con razón, el resentimiento de la población. Sólo se preocupa por su propia riqueza e intereses, y el Estado se ha negado a gravar este sector para mitigar las dificultades económicas de los iraníes. Al mismo tiempo, Estados Unidos ha impuesto sanciones a Irán para perseguir los intereses económicos y políticos de las clases dirigentes y empresariales estadounidenses. Estas sanciones deben ser condenadas; no han perjudicado al régimen ni a la élite económica de Irán, que no ha hecho más que enriquecerse, sino que sólo han perjudicado a los iraníes comunes y corrientes. Aun así, el opresivo régimen iraní utiliza las sanciones como excusa para desviar la atención de su propia responsabilidad en la crisis económica, y se ha negado a aprobar políticas de redistribución que transferirían la riqueza desde la cúspide para apoyar a los iraníes que la están viendo difícil.

Las actuales movilizaciones de masas se producen en el marco de una creciente crisis económica en Irán. Según el Wall Street Journal, hoy en día hay una tasa de inflación del 50% anual en Irán, la moneda (el rial) está en sus niveles más bajos y «más de un tercio de Irán vive en la pobreza, en comparación con el 20% en 2015, y la clase media se ha reducido hasta abarcar menos de la mitad del país.»[23] Aunque la renta per cápita se ha estancado desde 2012, la actual crisis económica fue desencadenada en última instancia por la imposición de sanciones por parte de Trump en 2018, después de que el gobierno estadounidense se retirara del acuerdo nuclear de 2015 alcanzado por Obama. [24]

Las sanciones económicas son una forma de guerra económica y una herramienta utilizada por los países imperialistas para imponer su voluntad por medios no militares.[25] Han tenido un impacto drástico en el nivel de vida de la clase trabajadora de los países a los que se dirigen. En el caso de Irán, ha sido muy claro. En 2015, antes de las sanciones de Trump, el tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el rial iraní era aproximadamente de 1 a 110.000, hoy es de 1 a 320.000. Las sanciones también provocaron, entre otras cosas, un drástico repunte de las tasas de inflación. La inflación fue más o menos estable (del 8 al 12%) entre 2015 y 2017 tras el acuerdo nuclear de Obama, pero saltó al 30% inmediatamente después de las sanciones de Trump en 2018. Desde entonces ha seguido un aumento constante, llegando al 50% este año.[26] Por supuesto, hay otros factores que han agravado el repunte de la inflación, como la crisis de la cadena de suministro tras la pandemia de Covid, pero las sanciones imperialistas han erosionado rápidamente el poder adquisitivo y las condiciones de vida de todos los iraníes, en particular de los trabajadores: «el empleo de los licenciados universitarios cayó un 7% tras las sanciones y los salarios de los trabajadores cualificados masculinos casi un 20%». [27] También han aumentado la deuda pública, que hoy supera el 50% del PIB, y que a su vez lleva a recortar el gasto público y los programas sociales.

Los manifestantes tienen toda la razón al culpar en primer lugar al régimen iraní por la mala gestión de la economía, pero los trabajadores de todo el mundo también deben exigir el fin inmediato de todas las sanciones de Estados Unidos a Irán, para que el pueblo iraní pueda tomar su propia economía en sus manos sin ser intimidado o que se le diga lo que tiene que hacer desde una potencia imperialista extranjera. La exigencia de abandonar todas las sanciones a Irán es particularmente importante hoy en día, ya que Biden está proponiendo de nuevo las sanciones como una medida para «apoyar» el movimiento y presionar al régimen. El lunes 3 de octubre declaró estar «gravemente preocupado por los informes sobre la intensificación de la represión violenta contra los manifestantes pacíficos en Irán, incluidos los estudiantes y las mujeres, que exigen su igualdad de derechos y la dignidad humana básica» y anunció que «Estados Unidos impondrá más costes a los autores de la violencia contra los manifestantes pacíficos. Seguiremos exigiendo responsabilidades a los funcionarios iraníes y apoyando el derecho de los iraníes a protestar libremente.»[28] No le corresponde al gobierno de Estados Unidos, un gobierno imperialista con un horrible historial de violaciones de los derechos humanos y tratos con dictadores y regímenes sangrientos, «pedir cuentas a los funcionarios iraníes», y menos aún continuar con las políticas de sanciones que sacrifican ante todo las condiciones de vida de los trabajadores iraníes comunes y corrientes. Creemos que esta tarea pertenece al pueblo iraní que se está movilizando hoy en las calles, debemos desarrollar su poder para afectar al cambio de forma independiente. La clave para el éxito de este movimiento radica en la formación de una dirección independiente de la clase obrera que pueda organizar este creciente movimiento de masas, para proponer un camino hacia las luchas, uniendo las demandas de la juventud, las mujeres, los sindicatos y el pueblo kurdo, y presentar una alternativa al régimen de Khamenei. Los trabajadores de todo el mundo deben solidarizarse con las protestas, participando en las concentraciones de solidaridad que exigen la liberación de todos los presos políticos, enviando apoyo material a las organizaciones de la clase obrera en el terreno que alimentan la lucha, y exigiendo el fin inmediato de las sanciones estadounidenses.

Notas:

  1.  https://foreignpolicy.com/2022/09/29/iran-protest-hijab-mahsa-amini-raisi/
  2. https://www.bbc.com/news/world-middle-east-63170486
  3. https://foreignpolicy.com/2022/09/23/iran-hijab-protests-regime-reform-islamist-tehran-khamenei/
  4.  https://litci.org/en/iran-woman-life-freedom-protests-in-iran-for-gender-equality-and-social-justice/
  5. https://www.juancole.com/2022/09/dishonoring-constitutional-revolution.html
  6. https://www.aljazeera.com/news/2022/10/3/students-injured-after-security-forces-raid-iran-university
  7. https://merip.org/2021/08/labor-organizing-on-the-rise-among-iranian-oil-workers/
  8. https://www.rferl.org/a/iran-oil-workers-threaten-strike-crackdown-amini/32054705.html
  9.  
  10. https://www.wsj.com/articles/iran-protests-are-proving-a-durable-challenge-to-the-islamic-republic-11665319812
  11. https://www.theatlantic.com/ideas/archive/2021/06/iran-president-raisi-biden/619252/
  12. https://www.al-monitor.com/originals/2022/07/iranian-women-under-pressure-raisi-stiffens-hijab-mandate
  13.  https://www.rferl.org/a/iran-surveillance-cameras-identify-women-hijab-rules/32010957.html
  14.  https://www.rferl.org/a/iran-surveillance-cameras-identify-women-hijab-rules/32010957.html
  15. https://asiatimes.com/2022/09/crisis-in-iran-raisis-hijab-hype-backfiring-badly/
  16. https://www.reuters.com/world/middle-east/irans-nationwide-protests-pile-pressure-state-2022-09-28/
  17. https://twitter.com/ThomasVLinge/status/1573385712040550400?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1573389516827930624%7Ctwgr%5Ebdacbc7c1e13bd4e06c03ed57c8d6fbeedbda489%7Ctwcon%5Es2_&ref_url=https%3A%2F%2F
  18. www.middleeasteye.net%2Fnews%2Firan-mahsa-amini-protests-qom-clerics-silence-irehttps://www.middleeasteye.net/news/iran-mahsa-amini-protests-qom-clerics-silence-ire
  19. https://www.reuters.com/world/middle-east/irans-nationwide-protests-pile-pressure-state-2022-09-28/
  20. https://inthesetimes.com/article/iran-protest-gender-justice-mahsa-zhina-amini-union-labor
  21. https://litci.org/en/changing-the-story-of-iranian-popular-resistance/
  22. https://litci.org/en/will-the-iranian-mass-protests-stop/
  23. https://www.wsj.com/articles/iran-protests-economy-sanctions-religious-police-11664891763
  24. https://www.economist.com/leaders/2022/09/29/irans-tired-regime-is-living-on-borrowed-time
  25. Han sido desde los años 30 una herramienta de dominación imperialista. Recientemente se han convertido en la principal herramienta del imperialismo estadounidense en el periodo neoliberal para coaccionar a otras naciones para que acepten su visión del orden mundial. Como explica el historiador Nicholas Mulder, Estados Unidos ha sido el «usuario más ávido» de las sanciones como arma en las últimas tres décadas: «el uso de sanciones se duplicó en las décadas de 1990 y 2000 con respecto a su nivel en el período de 1950 a 1985; en la década de 2010 se había duplicado de nuevo». Esto tiene que ver con el papel dominante que desempeña el dólar en la economía mundial desde la década de 1970, al ser «el medio más popular para el comercio mundial y la emisión de deuda» y el dominio de las finanzas mundiales por parte de Wall Street. https://foreignpolicy.com/2022/01/30/us-sanctions-reliance-results/
  26. https://www.wsj.com/articles/iran-protests-economy-sanctions-religious-police-11664891763
  27. https://www.wsj.com/articles/iran-protests-economy-sanctions-religious-police-11664891763
  28. https://www.aljazeera.com/news/2022/10/3/us-to-impose-additional-costs-on-iran-amid-protests-biden-says

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: