Dom Dic 04, 2022
4 diciembre, 2022

La resistencia militar ucraniana y el nuevo momento de la guerra

Estamos frente a una nueva coyuntura en la guerra de Ucrania. La sorprendente resistencia ucraniana –cuyas fuerzas armadas se engrosaron con el reclutamiento de una significativa mayoría de obreros y miembros de la clase trabajadora– puso a la defensiva el segundo ejército más grande del mundo y convirtió a Ucrania en el epicentro del enfrentamiento entre la revolución y la contrarrevolución en nivel mundial.

Por Americo Gomes y Pavel Polska

Está demostrando que Ucrania puede ganar la guerra, ya que está desarrollando una actividad coordinada entre artillería e infantería, junto con la acción de los combatientes voluntarios y los partisanos que realizan sabotajes dentro de los territorios ocupados. Pero necesitan armas adecuadas, superiores y más eficientes para las batallas que tienen por delante.

El imperialismo se niega a enviar este armamento, alegando que tiene miedo de que caigan en manos de contrabandistas y del ejército ruso, pero realmente, “teme que sea utilizado contra el territorio ruso y se produzca una escalada en la guerra”, pero la verdad es que tiene miedo de las consecuencias que una victoria categórica de la resistencia ucraniana tendrá sobre todos los pueblos del mundo.

La prensa burguesa oculta el papel de la valiente resistencia formada por trabajadores comunes de los más diversos gremios y profesiones, que toman las armas para defenderse de los invasores rusos. Una población proletaria armada, mientras la burguesía huye del país y pretende seguir haciendo sus negocios desde el exterior.

Un nuevo momento de la guerra

En los casi nueve meses de combate, estuvimos frente a varios momentos de estos conflictos, como la ofensiva rusa y el cerco a Kiev. Luego, la retirada hacia el este del ejército ruso. Hoy hay un cambio de posiciones, con el ejército ruso abandonando la ciudad de Kherson y toda la orilla occidental del río Dniéper, demostrando que Rusia está a la defensiva, atrincherándose en la margen izquierda para buscar defender Crimea. Sin menospreciar sus acciones, el daño que causan y la posibilidad de una nueva ofensiva.

La resistencia ucraniana logró derrotar la guerra relámpago rusa, agotar la ofensiva, y revertir el curso de la guerra. Se estima que aproximadamente 80.000 soldados ucranianos tuvieron que morir para demostrar que la causa ucraniana vale la pena, y que la ayuda y su defensa funcionan.

En Kiev esto fue fundamental debido a los combatientes voluntarios que vinieron de la clase trabajadora[1].

La resistencia de Kiev

El 25 de febrero, los militares se vieron obligados a entregar miles de rifles AK a los ciudadanos de Kiev para preparar la resistencia, se calcula que unos 18.000[2]. “Gente muy normal”, pero todos dispuestos a luchar hasta el final en las calles o en los campos de batalla de Bucha e Irpin, incluso con muchos de ellos contando únicamente en cócteles molotov para enfrentar a los tanques. Compartían comida, dormían en alojamientos comunes y, a menudo, se desesperaban juntos ante los sonidos de la artillería enemiga[3].

Mientras tanto, los convoyes rusos que se desplazaban por caminos forestales ucranianos eran emboscados por unidades ucranianas. En algunas ocasiones, estas unidades dejaban pasar los tanques para atacar los camiones de combustible que seguían a los blindados. Así, los tanques se quedaban sin combustible rápidamente y tenían que detenerse, en condiciones de ser capturados intactos.

Para hacer frente al avance de las hordas rusas, el ejército ucraniano descentralizó el sistema de mando y control y otorgó autoridad a los líderes sobre el terreno, que conocían mejor la situación. Las formaciones ucranianas más motivadas, flexibles y efectivas eran unidades pequeñas y de gran movilidad para evitar convertirse en objetivos grandes y fáciles de ser atacadas por Rusia.

Entre febrero y marzo, los combates en Kiev fueron rápidos, cinco semanas. Y los invasores huyeron, pero las pérdidas fueron terribles. Este fue el camino para la victoria en la Batalla de Kiev.

La resistencia ucraniana a la ofensiva

En este momento, podemos afirmar que la ofensiva militar está en manos de los ucranianos. Están liberando una gran área territorial alrededor de Kharkiv y avanzan hacia el sur y el este. Noticias de localidades liberadas en Lugansk y Donetsk, forzando a Rusia a retirarse. Como Kupiansk, que era un importante centro de suministro oriental para las fuerzas rusas. El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que sus tropas también se retiraron del centro militar de la vecina Izyum para «reagruparse», y de Balaklyia.

Según especialistas militares, es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que se pierden unidades rusas enteras. La combinación de ataques masivos con cohetes en la retaguardia rusa y ataques exitosos en sus principales lugares del frente, como Davydiv Brid, acabó por mostrar resultados.

Soldados ucranianos atacando al enemigo

En este momento, la ciudad de Kherson fue recuperada y la población, que resistía la presencia de las tropas rusas y la deportación forzosa (que el Kremlin llamó “evacuación”) recibió a las tropas ucranianas como verdaderos libertadores. Este fue uno de los hechos más importantes de la guerra y tendrá consecuencias para su desenlace. Para Rusia significa que sus posibilidades de tomar Mykolaiv y Odesa han sido eliminadas. Una derrota humillante para quien hace un mes reivindicó la soberanía sobre Kherson y la región.

Ahora los combates se centrarán en la orilla oriental del Dniéper, con las fuerzas rusas fortificadas en las orillas este y sur, según imágenes de satélite con tres líneas defensivas paralelas de 100 kilómetros de largo, compuestas por trincheras, nidos de ametralladoras, búnkeres y blindados. Para que los ucranianos ganen se requiere una superioridad aérea, que solo puede lograrse si se les dota de aviones y de artillería capaz de alcanzar 300 kilómetros de distancia, además de más sistemas de defensa antiaérea. Todo lo que el gobierno de EEUU hasta ahora se ha negado a proporcionar.

El trabajo “partisano” de resistencia clandestina en Kherson

Junto con el cerco a Kherson está el trabajo clandestino de los partisanos dentro de la ciudad. Para evitar que se comuniquen, los rusos cortaron la internet en la región, por lo que lo hacen con radios o celulares analógicos, cuando las torres están funcionando.

Los oficiales rusos ilusionaron a los soldados diciéndoles que serían recibidos como libertadores del pueblo de Ucrania contra los opresores «nazis». Por eso, muchos de ellos están atónitos y desprevenidos con la recepción que tuvieron desde los primeros días, no solo no fueron recibidos con flores sino que son odiados activamente. Este odio alimenta el movimiento partisano en los territorios ucranianos ocupados.

Ser un partisano no necesariamente significa estar directamente involucrado en un sabotaje. Muchos transmiten masivamente los movimientos de columnas y grupos de invasores en tiempo real a las tropas ucranianas, a menudo simultáneamente por docenas de observadores desde edificios en varios lados de una calle o avenida. Los ucranianos tienen una aplicación de servicio público en el teléfono, llamada «Дія» («Acción» en ucraniano), que publica copias electrónicas de documentos válidos para la policía o la guardia fronteriza, como pasaportes, licencia de conducir, certificado de vacunación, etc. Desde febrero, esta aplicación se usa para donaciones al ejército ucraniano, para comprar bonos militares para ayudar a las Fuerzas Armadas de Ucrania y unirse al programa «eVorog» («enemigo» en ucraniano)[4].

«eVorog» permite a todos los ciudadanos de Ucrania informar en tiempo real que hay un chat especial sobre el movimiento de los convoyes enemigos, dónde pasan la noche y las personas que cooperan con ellos.

A partir de setiembre, más de 368.000 ucranianos han utilizado el chat “Acción”, y ahora un canal de Telegram. Los informes también cubren los movimientos de las vías férreas, depósitos de municiones, estaciones de radar, posiciones de artillería, aeródromos de helicópteros e incluso lugares de residencia del personal de mando de las tropas rusas.

Por otro lado, este chat alimenta a los usuarios activos, con ayuda para métodos de determinación de geolocalización y, si es necesario, ayuda de técnicos.

En Kherson existe el “GRUPO DE SUPERVISIÓN”, que coordinó las primeras manifestaciones de protesta en la ciudad contra la presencia rusa y se convirtió en una red de inteligencia ucraniana en la región. Tiene 42.000 suscriptores, que actualmente siguen la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania, VSU (sigla en ucraniano).

A través de este chat, también recauda dinero para ayudar a las unidades ucranianas a liberar la región. Dinero que se destina a la compra de todo, desde cámaras termográficas hasta guantes térmicos.

Entre estos partisanos hay “héroes” individuales y grupos autoorganizados. Estos grupos, además de proporcionar informaciones, también atacan las patrullas rusas y toman las armas, incluso a veces ejecutando a miembros de las tropas de ocupación. Otros son especialistas en algunas áreas o simplemente exploradores.

Los informantes partisanos van desde abuelos, quienes con sus nietos informan sobre los movimientos de tanques o dónde han establecido los cuarteles generales los rusos. El centro partisano organiza la información y la cataloga individualmente y en grupos, asegurando el flujo de informaciones a las fuerzas combatientes.

Hay otros que están almacenando armas y preparando emboscadas. No hay una gran red que organice todo, a pesar de que grupos especiales de combatientes han entrado y siguen entrando en el territorio ocupado.

Por supuesto, los rusos reaccionan con campos de filtrado y control, que las fuerzas de ocupación utilizan para retener, interrogar y deportar a cientos de miles de ucranianos, y en algunos lugares alcanza 100% de la población masculina. En Kherson, todos los hombres, a partir de los 16 años y sin límite de edad, fueron detenidos, golpeados durante un par de días, encarcelados en pozos cavados por ellos mismos. Junto con las operaciones de limpieza de población como en el Dniéper. Búsqueda en casas, verificación de teléfonos. Hay campos de concentración formados con civiles, como cerca de Mariupol, con muchos prisioneros, jóvenes menores de 18 años. Además de la «colonia 17» en Henichesk; la “90”; el centro de detención temporal en Kherson; y el centro de detención preventiva en Nova Kakhovka. Además de lugares de tortura como la escuela vocacional en Henichesk, donde equiparon un «kativno» (verdugo en ucraniano).

Rusia, considerada líder mundial en capacidad y tácticas avanzadas de Guerra Electrónica (EW), el conjunto de acciones militares que utilizan energía electromagnética, desde ondas de radio hasta rayos gamma, para tomar el control de la radiación del enemigo. A través de estas transmisiones de voz, radio, radar y microondas fluye información, inteligencia, datos, imágenes, órdenes e informes. Por eso realizan interferencia, neutralización y bloqueo de transmisiones HF, VHF y UHF enemigas. Intentan cegar o falsificar las emisiones sobre el territorio ucraniano de los sistemas de navegación (GPS-americano, GLONASS-Ruso, Galileo-Europeo y Beidou-chino) para dificultar el monitoreo de la trayectoria de misiles de medio alcance implantados en el teatro de operaciones[5].

Cuando nada de eso funciona, simplemente cortan por completo la electricidad y las comunicaciones en algunas ciudades, durante uno o dos días.

Aun así, la resistencia en los territorios ocupados sigue funcionando.

La defensa territorial

En algunas áreas liberadas, se crearon las Fuerzas de Defensa Territoriales de Ucrania; oficialmente son consideradas un componente militar de reserva de las Fuerzas Armadas de Ucrania, fueron formadas después de la reorganización de los Batallones de Defensa Territorial. Son milicias de voluntarios, formadas por reservistas a tiempo parcial, generalmente excombatientes veteranos y voluntarios civiles locales para la defensa del territorio, técnicamente bajo el comando del Ministerio de Defensa, formalizadas en 2022 como un cuerpo de defensa unificado.

Muchos de ellos son excombatientes derrotados en los conflictos de 2014, en la Guerra de Crimea o en los combates iniciales de la Guerra en el Donbass por los separatistas respaldados por Moscú. En ese momento estaban mal preparados, mal equipados, carentes de profesionalismo, de moral, de espíritu de lucha, y con graves incompetencias en el alto mando. A partir de entonces se fueron formando milicias voluntarias y grupos paramilitares para combatir a los separatistas. Estos Batallones de Defensa Territorial y Batallones de Voluntarios tuvieron el mérito de mantener la línea contra las fuerzas separatistas y permitir que el ejército ucraniano pudiera pasar ahora a la ofensiva.

El 11 de febrero de 2022, el número de voluntarios aumentó de 1,5 millones a 2 millones[6]. Con la invasión rusa, muchos civiles se unieron a los grupos locales de las Fuerzas de Defensa Territoriales para combatir contra los invasores. Hasta el 6 de marzo, casi 100.000 personas se habían ofrecido como voluntarias para las Fuerzas de Defensa Territoriales[7]. Fue tanta gente que algunas unidades dejaron de aceptar voluntarios cuando llegaron a su límite operacional. Hubo informes sobre voluntarios ucranianos que pagaron sobornos o usaron conexiones para unirse a la Defensa Territorial.

En estas defensas territoriales, cuando son oficiales, todos son voluntarios, pero firman contratos, reciben armas y salarios. Su estatus no es diferente del de un soldado, incluso la ley permite enviar unidades DT (Defensas Territoriales) al frente fuera de sus regiones.

Hay ciudades cercanas al frente, como Toretsk, o “pueblos”, con un par de miles de habitantes, como Plakhtyanka, que solo pueden crear formaciones voluntarias. Sus miembros reciben armas, pero no firman contratos y no reciben salarios. Así, ellos arreglaron sus propios recursos: chalecos antibalas que le quitaron a la policía, armas defensivas y de caza, fundieron erizos antitanques y bloquearon la entrada a la aldea. Se organizaron por turnos y eligieron un jefe. Y se conectaron con el SBU (Servicio de Seguridad de Ucrania).

Estudian tácticas de combate, literatura militar. Cuando los rusos atacan ciudades, esconden los archivos y las computadoras y sacan las banderas de los edificios públicos. Constantemente piden armas, estas les son prometidas, pero la mayoría de las veces no llegan.

Érase una vez un puente

Recientemente fuimos testigos de la explosión del puente que cruza el estrecho de Kerch en Crimea. El ataque dañó una arteria estratégica de suministro y logística para las fuerzas rusas y fue un gran impulso para la moral ucraniana, demostrando que Rusia no es invulnerable. La inteligencia rusa dice que fue un camión bomba ucraniano.

El puente parecía aún más invulnerable para Ucrania, que no tiene armas de largo alcance ni lo suficientemente potentes como para causar daños en este puente de hormigón y acero, ya que el imperialismo se niega a proporcionar este armamento; su fuerza aérea no es rival para las baterías antiaéreas rusas S-300 o S-400. El armamento de los drones TB2 solo es adecuado para destruir vehículos y puestos de comando.

Además, el puente está fuertemente patrullado por tropas de élite, patrullas aéreas de combate, helicópteros de ataque y unidades de guerra electrónica en las proximidades, lo que forma una defensa formidable para este objetivo de mayor valor en el conflicto.

Desde el punto de vista militar, la mayor parte de la logística que abastece al frente sur, centralizada en la ciudad de Kherson, pasa por Crimea, con un fuerte impacto sobre las fuerzas rusas sitiadas y exprimidas por la contraofensiva ucraniana. Las municiones y reposición de armas para los combates a la ofensiva son proporcionadas desde bases logísticas al otro lado del río. El ataque al puente del estrecho de Kerch debilitó esta línea de suministro y empeoró el cuadro de combate para los rusos.

En términos de propaganda moral ucraniana, fue un shock para los civiles rusos que ya se recuperaban del impacto de la movilización forzada. El propio Putin abrió el Puente de Crimea en 2018, dirigiendo un camión a través del estrecho. Un aliado suyo construyó el puente y el ataque tuvo lugar el día después de su 70 aniversario. Nuevamente se cuestionó la eficiencia rusa para la guerra.

El FSB, el servicio de seguridad de Rusia, está realizando un intenso control de seguridad. Buscan al conductor del camión y la ruta que tomó antes de cruzar el puente, pero poca información se hizo pública.

El crédito del ataque es de la resistencia ucraniana que opera en los territorios ocupados. Desde el inicio de la invasión, se han encargado de asesinar a líderes locales considerados colaboradores de Moscú. Hace unas semanas, cinco oficiales del FSB y dos militares rusos de alto rango fueron muertos en un hotel en Kherson.

Los ataques han aumentado desde que en setiembre Rusia anexó de manera fraudulenta los cuatro territorios ucranianos. Estos ataques aislados se volvieron cada vez más eficaces, a medida que estos grupos comenzaron a coordinarse con el comando militar de Ucrania. Los ataques esporádicos están tornándose más enfocados y deliberados, como parte de una estrategia general.

Las fuerzas de operaciones especiales ucranianas están entrenando, asesorando y armando a grupos partisanos en el arte del sabotaje, tácticas de ataque y fuga, comunicaciones secretas y la capacidad de permanecer escondidos dentro de una población mientras causan estragos en el enemigo.

Dentro de Kherson, la actividad central es de vigilancia con observadores y el seguimiento de los movimientos militares y de seguridad rusos, con información que luego se entrega a los militares ucranianos.

Pero los partisanos no solo operan en Kherson, sino también en la ciudad ferroviaria de Melitopol y en Nueva Kakhovka, próxima al río Dniéper, y cerca de la represa y la desembocadura del Canal de Crimea del Norte, vital para el suministro de agua dulce a 85 % de Crimea. Más de 20.000 soldados rusos están atrapados del otro lado del río Dniéper.

El bombardeo del puente está envalentonando a las guerrillas y los grupos de resistencia en las áreas ocupadas, por lo que los ataques aumentarán en frecuencia y alcance, centrados en las líneas de suministro de Rusia, ya que su excesiva dependencia del transporte ferroviario hace que el trabajo de la guerrilla ucraniana sea mucho más fácil.

La explosión del puente se suma al naufragio del navío [de misiles guiados] Moskva y el posible colapso en Donetsk.

Putin retrocede golpeando

Putin retrocede, pero golpea fuerte en este retroceso: llevó a cabo el escandaloso fraude de los plebiscitos en los cuatro territorios, para construir la justificación de que siendo territorio ruso podía hacer de todo para defenderlo, incluso utilizar armas atómicas; y lleva a cabo ataques con drones iraníes y con misiles sobre la infraestructura ucraniana, con el objetivo de dañarla irreparablemente para el invierno, interrumpiendo el acceso a los servicios básicos y causando un gran sufrimiento a la población civil, con la intención de que el sufrimiento por el frío desmoralice a una parte de la resistencia.

Estos ataques dejaron sin electricidad y agua potable a varias regiones del país, se estima que afectó 40% de la infraestructura ucraniana. En Kiev, y al menos en otras siete regiones de Ucrania, hay fallas en el suministro eléctrico. Se considera que los ataques a la electricidad son «devastadores» contra la infraestructura energética del país. En un país donde las temperaturas invernales pueden descender hasta los 30 °C bajo cero.

Putin también cree que el frío va a disminuir el ritmo las operaciones militares ucranianas. Esto ayudará a Rusia a mantener sus líneas de defensa, el territorio capturado, y restablecer los suministros normales para sus tropas.

Júblio tras la recuperación de Kherson

A pesar de esto, los ataques con los drones «Shahed-136» no son una demostración de fuerza, aunque causen mucho daño; son lanzamientos [de descenso vertical], no tropas, iraníes, no rusos.

Otro aspecto de la política de Putin son las deportaciones forzadas, en Kherson ordenó que 70.000 residentes fueran reasentados más lejos de la región ocupada al este del río Dnipro. Incluso existe la amenaza de que la explosión de la represa Kakhovka, controlada por los rusos, podría inundar el área.

La resistencia toma las formas necesarias

En el momento en que surten efecto los continuos ataques rusos contra los sistemas de calefacción y electricidad para el ivierno, mediante los misiles de los drones kamikazes, los trabajadores ucranianos que reparan la red eléctrica trabajan a toda marcha, mientras la población ahorra electricidad absteniéndose de utilizar lavadoras y otras máquinas consumidoras de energía.

En los principales centros de la ciudad de Kyiv, las luces de las calles se apagan al anochecer. Aunque, los viernes por la noche, se mantienen encendidas en algunas calles del centro para que los músicos callejeros puedan tocar su música y las personas puedan bailar.

Es posible vencer

Según especialistas, los avances de Ucrania en el campo de batalla se lograron coordinando «tanques con vehículos blindados, con apoyo de artillería, para perforar las defensas rusas, identificar debilidades y explotarlas, moviendo fuerzas rápidamente». Además de la acción de “partisanos” dentro del territorio ocupado, que genera pánico y terror en las tropas de ocupación rusas.

Corresponde al movimiento obrero en general y a sus organizaciones e instituciones redoblar la campaña de exigencia del envío de armas NECESARIO para que los ucranianos puedan derrotar al ejército de Putin, y denunciar que los gobiernos imperialistas no están suministrando armas en calidad y cantidad suficiente, ya que su política central es negociar un acuerdo para poner fin a la guerra a expensas de la soberanía ucraniana y la entrega de parte del territorio del Este.

El envío de armas por parte del imperialismo ha aumentado (presionado por la resistencia y la campaña internacional), pero aún es insuficiente. Por ejemplo, hasta hoy no han enviado aviones. El imperialismo estadounidense continúa negándose a enviar aviones y entrenar pilotos ucranianos[8]. Los ucranianos piden F-15 y F-16, A-10 Thunderbolt (especial para apoyo aéreo contra fuerzas terrestres de infantería). Además, no envían armas con tecnología avanzada, alegando que pueden caer en manos rusas.

Asimismo, el envío del Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad (Himars) M142 de 80 km (los rusos llegan a 90) supuso un gran avance para aislar a las unidades rusas de sus unidades de apoyo. Pero los ucranianos siguen pidiendo los misiles ATACMS, compatibles con los Himars, y con un alcance de 300 kilómetros. Los actuales te permiten destruir centros de comando y depósitos de municiones. Los más largos permitirían atacar las unidades rusas de sus unidades de apoyo. La justificación es que no confían que la resistencia no atacará territorio ruso con ellos y los aviones[9].

Fue enviado el misil antitanque Javelin. Los drones “Bayraktar TB2”, de los turcos y los “tanques T 72” de Polonia. Así como fue un gran avance el envío de vehículos de infantería alemana Marder. Pero el gobierno alemán aún no envió los tanques Leopard 2 de última generación (construidos por la compañía de armas Krauss-Maffei Wegmann con sede en Munich) vitales para apoyar a las tropas que liberan regiones del este de Ucrania.

En las elecciones parlamentarias de EE. UU., candidatos republicanos, principalmente trumpistas, quieren cortar la ayuda a Ucrania. La diputada Marjorie Taylor Greene dijo en un mitin en Iowa que «con los republicanos, ni un centavo irá a Ucrania». El líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, que espera convertirse en presidente de la Cámara, dijo que un Congreso controlado por el Partido Republicano no le daría a Ucrania «un cheque en blanco». Las críticas a la ayuda militar y financiera ucraniana intentan empalmar con la creciente crisis económica en los Estados Unidos. Casi la mitad de los republicanos, 48%, cree que el país le está enviando mucho apoyo a Kiev[10].

“Apoyar la resistencia obrera y popular con armas y apoyo político”

En Ucrania, la clase obrera y el proletariado están armados y organizados para el combate. Si bien esta organización aún no tiene independencia política, todavía existen muchas ilusiones respecto del gobierno de Zelensky, que a pesar de no haber huido del país, como la burguesía nacional, de hecho está al servicio de los oligarcas y corporaciones extranjeras y del proyecto imperialista de transformar al país en una semicolonia, que es lo que explica la promulgación de muchas de sus leyes antiobreras.

La victoria de Kherson, que sorprendió a muchos, demuestra que la resistencia ucraniana puede vencer al poderoso ejército ruso de Putin, pero para eso necesita el apoyo y la solidaridad de nuestra clase. Por eso es necesario intensificar la campaña de “Armas para Ucrania, por la derrota militar de Putin”; la tienen que asumir los sindicatos y organizaciones del movimiento obrero, lo debe entenderse para las fábricas y lugares de trabajo de los trabajadores de todo el mundo. el mundo. Los combates en la orilla este del Dniéper también serán muy difíciles y violentos, pero está probado que la resistencia puede expulsar al invasor ruso comandado por Putin. Para ello, es fundamental la acción de nuestra clase, de forma independiente.

Esta fue la acción ejemplar realizada con los dos convoyes internacionales realizados por la Red Sindical Internacional de la que participó la CSP-CONLUTAS del Brasil: llevar solidaridad política y material y mostrar que la resistencia ucraniana cuenta con el apoyo de los trabajadores en todo el mundo.

Traducción: Natalia Estrada.


[1] Decisiones difíciles valen la pena, 28 de octubrede202221:38 por Illia Ponomarenko.

[2] https://www.bbc.com/news/live/world-europe-60517447

[3] Decisiones difíciles valen la pena, 28 de octubrede202221:38 por Illia Ponomarenko.

[4] https://www.youtube.com/watch?v=VTAxA3Omfmw

[5] https://atalayar.com/en/content/unseen-and-unknown-electronic-war-ukraine

[6] https://www.politico.eu/article/ukraine-russia-military-citizen-reservist-defense/

[7] https://ua.interfax.com.ua/news/general/808104.html

[8] La Cámara lo aprobó, pero no el Senado. Está parado en el Comité de Servicios Armados del Senado.

[9] https://noticias.uol.com.br/ultimas-noticias/afp/2022/07/19/ucrania-pede-aos-eua-mais-sistemas-de-foguetes-de-precisao.htm

[10] https://www.nbcnews.com/politics/congress/republicans-try-allay-concerns-us-aid-ukraine-ahead-election-day-rcna56016

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: