Sáb Jun 22, 2024
22 junio, 2024

La ayuda internacional fracasa en Siria

La serie de terremotos que azotó a Turquía y a Siria el pasado 6 de febrero ya ha dejado más de 40.000 muertos y millones de personas sin hogar bajo el intenso frío del invierno.

Por Fabio Bosco

El centro de los terremotos estuvo en territorio turco donde murieron más de 35.000 personas, muchas de ellas refugiados sirios. La ayuda internacional llegó pero es insuficiente para salvar vidas en mayor escala y asistir a millones de personas sin hogar.

En Siria han muerto 6.000 personas y hay una crisis humanitaria devastadora. Entre las zonas afectadas se encuentran territorios sirios bajo control del régimen y otros fuera del control del régimen del dictador Bashar el Assad: Idlib, Afrin y parte de la provincia de Alepo.

Los tres desastres de la ayuda humanitaria para Siria

El primer problema es que básicamente solo los países árabes enviaron ayuda a Siria y se la entregaron al régimen sirio.

El segundo es que, en las zonas controladas por el régimen, solo una parte de la ayuda se destinó a la población afectada. La otra parte fue desviada para enriquecer a los sectores burgueses y del aparato del Estado vinculados al dictador Bashar el Assad.

El tercer problema es que en áreas fuera del control del régimen, la muy poca ayuda no llegó a tiempo para rescatar a las personas bajo los escombros. Además, la principal ayuda provino de familias sirias de la ciudad de Deir az-Zour, en el este de Siria, que enviaron ocho camiones con suministros, ropa para el frío y tiendas de campaña. La ayuda internacional que llegó a través de Turquía fue transportada por solo seis camiones. Y el régimen sirio no ha enviado nada y no ha abierto ningún cruce interno hacia territorio sirio, solo en la frontera entre Turquía y Siria.

Las tres fuerzas militares que ocupan el país: Rusia, Irán y Estados Unidos, no enviaron nada. Vale recordar que los tres países ocupantes son grandes productores de petróleo, el principal producto que falta para garantizar la calefacción de los hogares, pero no hicieron nada. Si cada uno de ellos enviara solo un petrolero con combustible, sería suficiente para garantizar la calefacción de todos los afectados hasta el final del invierno.

¡Fuera las tropas extranjeras! ¡Abajo el régimen de Assad!

El régimen de Assad, sus apoyadores rusos e iraníes y el imperialismo estadounidense son impedimentos para la ayuda humanitaria en gran escala.

Es hora de ayudar a las millones de personas sin hogar y, al mismo tiempo, reiniciar la campaña para expulsar a las tropas extranjeras y derrocar al dictador Bashar el Assad. Se necesita un gobierno obrero y campesino para asistir a las personas sin hogar y reconstruir la economía del país sobre bases socialistas.

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: