Jue Feb 29, 2024
29 febrero, 2024

Italia: el gobierno de extrema derecha y las luchas obreras

En septiembre de 2022, Italia celebró elecciones parlamentarias -es decir, elecciones en las que se eligen diputados- y, por primera vez en la historia de la República Italiana (es decir, la República nacida tras la caída del fascismo, después de la Segunda Guerra Mundial), un partido de extrema derecha obtuvo la mayoría de los votos. De hecho, Fratelli d’Italia, el partido de Giorgia Meloni, alcanzó el 26% de los votos y luego formó, junto con Forza Italia (Berlusconi) y la Lega (Salvini), un gobierno de derechas, presidido por la propia Giorgia Meloni.

por Fabiana Stefanoni, PdAC (Italia)

Hay que señalar que el abstencionismo alcanzó porcentajes muy elevados: sólo votó el 64% del electorado. También hay que recordar que en Italia es muy complicado obtener la ciudadanía: hay más de 5 millones de extranjeros residentes en Italia que no pueden ejercer su derecho al voto. Intentemos entender qué partido es el de Giorgia Meloni y, sobre todo, cómo ha conseguido llegar al Gobierno con un consenso tan amplio.

De Msi a Fratelli d’Italia

Fratelli d’Italia nació en 2012 de una escisión del Popolo della Libertà (PdL), fundado en 2009 por Silvio Berlusconi, el empresario notoriamente machista que consiguió gobernar Italia durante unos 9 años. Giorgia Meloni y su entorno proceden de Alleanza Nazionale (el componente más a la derecha del PdL), derivado del antiguo Movimento sociale italiano (Msi). La propia Meloni había sido ministra de Juventud en el cuarto gobierno de Berlusconi. En su símbología, el partido de Meloni sigue refiriéndose al MSI.

Pero, ¿qué era el MSI? Fundado en la inmediata posguerra, el MSI pretendía dar representación política a todos los nostálgicos de Mussolini y del antiguo régimen, aunque no se declaraba explícitamente fascista. De hecho, la nueva Constitución italiana, que entró en vigor el 1 de enero de 1948, prohibía la «reorganización, bajo cualquier forma, del partido fascista disuelto»: una prohibición que, evidentemente, se eludió con facilidad, como demuestra el hecho de que el MSI fue fundado por antiguos jerarcas de la República de Salò (Estado fundado por Mussolini en estrecha colaboración con los nazis en septiembre de 1943, después de que Italia se uniera al frente aliado y durante el cual miles de trabajadores en huelga fueron deportados a campos de concentración nazis). Giorgio Almirante, líder del MSI, muy admirado por Meloni quien lo describió en las redes sociales como «un gran hombre que nunca olvidaremos», había sido ministro en la República de Salò, colaborador de confianza de Mussolini y Hitler.

En aquella época, Italia vivía un movimiento revolucionario y una guerra civil, la llamada Resistencia italiana, caracterizada por una gran participación obrera y juvenil (los «partisanos»), con armamento de masas. Las direcciones del movimiento obrero, reformistas (Partido Socialista Italiano, PSI) y estalinistas (Partido Comunista Italiano, PCI) traicionaron ese movimiento votando a favor de una constitución burguesa que devolvía la dirección del país a los capitalistas que, hasta pocos años antes, habían hecho negocios en colaboración con los fascistas. El líder del PCI, Togliatti, hombre de Stalin, se convirtió en ministro de Justicia durante dos años, promulgando un decreto de amnistía para los fascistas.

También gracias a la colaboración de los dirigentes «comunistas» (estalinistas), los antiguos jerarcas fascistas, responsables de la muerte de miles de trabajadores, así como de judíos y presos políticos en los campos de concentración nazis, pudieron reconstituir su propio partido, el MSI.

Con el paso de los años, al igual que el PCI evolucionó de un partido obrero a un partido completamente burgués (el actual Partido Democrático, el PD de Elly Schlein, nacido de la fusión con los católicos de la Democracia Cristiana), el MSI también se convirtió gradualmente en un partido de derecha nacionalista liberal (Alleanza Nazionale). Fratelli d’Italia recupera algunos de sus aspectos identitarios (sobre todo, como veremos, en el ámbito de la «familia» y los derechos civiles negados).

De Draghi a Meloni

Tras la victoria electoral de Meloni, la prensa internacional calificó al nuevo gobierno como «el más derechista desde Mussolini». Es cierto: la actual coalición de gobierno, debido al peso de Fratelli d’Italia, es un gobierno de extrema derecha, racista, xenófobo, machista y fuertemente opuesto a las reivindicaciones de los movimientos lgbt+. Al mismo tiempo, contrariamente a lo que han comentado algunos sectores de la izquierda, no es realmente un gobierno «fascista»: es un gobierno que forma parte del sistema democrático burgués, leal a la OTAN y a la Unión Europea, y al mismo tiempo caracterizado por una acentuación de las políticas represivas y reaccionarias.

Hay que dejar clara una cosa: el éxito electoral de Meloni no cae del cielo. Son el fruto de años de políticas de ataque feroz a las masas populares y a la clase obrera a manos de gobiernos dirigidos por el PD, en deferencia a la Troika (FMI, BCE y Comisión Europea), es decir, a las exigencias del gran capital europeo. Los gobiernos dirigidos por el PD han sido los que han lanzado los ataques más duros contra las pensiones, contra el poder adquisitivo de los salarios, incluso contra los derechos sindicales y de huelga (Italia es uno de los países de la UE con las leyes antihuelga más duras: en muchos sectores laborales está prohibido hacer huelga más de un día). Las políticas aplicadas por los gobiernos durante la pandemia han agravado aún más las condiciones de la clase trabajadora y empobrecido a amplias capas de la pequeña burguesía: Meloni ha avivado las llamas del descontento en estos sectores. El impresionante crecimiento electoral reciente de este partido -en 2013, cuando FdI se presentó por primera vez a las elecciones, solo obtuvo el 1,9% de los votos- se debe en particular a su «oposición» al Gobierno de Draghi.

Draghi, ex presidente del Banco Central Europeo, expresión directa del agresivo capital financiero europeo, pese a no ser diputado en el Parlamento italiano, fue nombrado en febrero de 2011 por el presidente de la República para formar un Gobierno de unidad nacional. El objetivo era gestionar los intereses de la burguesía italiana de acuerdo con las instituciones europeas en un contexto muy difícil, caracterizado por el agravamiento de la crisis económica debido a los efectos de la pandemia. Todos los partidos presentes en el parlamento -encabezados por el Partido Democrático, principal artífice de la operación gubernamental- apoyaron a Draghi, con la única excepción de Fratelli d’Italia (y algunas distinciones menores por parte de un par de diputados de la izquierda liberal-reformista -Sinistra italiana- que hicieron una oposición muy tímida). Meloni aparecía así como la única voz crítica en el Parlamento hacia el gobierno de Draghi, precisamente en un momento en que éste aplicaba feroces políticas antilaborales: Draghi, entre otras cosas, retiró la ley que restringía parcialmente la posibilidad de despido durante la emergencia covídica, desencadenando así una oleada de expulsiones del mundo laboral.

La «oposición» de Meloni al gobierno de Draghi ha sido más de palabra que real, con una retórica antieuropea centrada en el racismo y la xenofobia: entre los argumentos favoritos de Fratelli d’Italia, en sintonía con la Lega de Salvini, está la defensa de la patria frente a la «invasión» de inmigrantes. Al mismo tiempo, frente a la indignación de las amplias masas -obreras y pequeñoburguesas- contra el gobierno de Draghi y sus políticas, ha crecido desproporcionadamente el consenso hacia la única voz aparentemente crítica: Meloni, precisamente.

Todo esto explica por qué, aunque Fratelli d’Italia es un partido pequeñoburgués, incluso amplios sectores de la clase obrera, al menos los que no se abstuvieron, dieron su apoyo electoral a Meloni.

Eso llevó a que en octubre de 2023 se formara un gobierno de extrema derecha, liderado por Giorgia Meloni pero en el que también participaban la Liga del racista Salvini y Berlusconi.

Las políticas del nuevo gobierno

Como ya ha ocurrido en Europa en el caso de otros partidos populistas que crecieron sobre la ola de la crisis del orden burgués, una vez en el gobierno el partido de Meloni abandonó sus reivindicaciones contra la Unión Europea. Desde el principio, no faltaron los apretones de manos y los cumplidos mutuos entre el nuevo primer ministro Meloni y Lagarde (actual presidenta del BCE). Los cumplidos a Meloni llegaron también del personal de la OTAN, que ve en los Fratelli d’Italia un aliado de confianza.

La primera ley financiera del gobierno está en continuidad con la de los gobiernos anteriores, defendiendo los intereses del gran capital: está reduciendo incluso las migajas reservadas a las clases trabajadoras (por ejemplo, el subsidio de desempleo), demostrando que, cuando llegan al gobierno, los partidos pequeñoburgueses ciertamente no rompen con el gran capital.

El nuevo gobierno aplicó inmediatamente una serie de medidas típicas de la extrema derecha. Citamos aquí las más significativas. La Russa y Fontana, ambos conocidos por sus numerosas declaraciones reaccionarias y lgbtfóbicas, fueron elegidos presidentes del Senado y de la Cámara respectivamente. La Russa es conocido por conservar bustos de Mussolini en su casa y por haber hecho más de una vez el saludo romano (el saludo típico de los fascistas) en ocasiones públicas. Recientemente, hablando de la masacre de las trincheras ardeatinas (donde los nazis mataron a 335 personas en represalia), dio a entender que la responsabilidad era de los partisanos que habían -¡según sus propias palabras! – “golpeado a una banda de semipensionistas en Via Rasella». Para quien no lo sepa, en Via Rasella, en 1944, en plena guerra civil y durante la ocupación nazi, 33 soldados de un regimiento nazi bajo mando de las SS fueron asesinados por partisanos. Los nazis se vengaron con la masacre del Fosse Ardeatine, muy viva en la memoria de los antifascistas italianos. Fontana, por su parte, presidente de la Cámara de Diputados, es conocido por sus comentarios lgbtfóbicos y contra el derecho al aborto: es un integrista católico que ha organizado varios encuentros en defensa de la familia tradicional.

El gobierno de Meloni también ha endurecido inmediatamente las leyes xenófobas y represivas. Se ha promulgado un decreto antirave que castiga duramente con años de cárcel las reuniones musicales de jóvenes y, mientras escribimos, se está debatiendo una ley que castiga con fuertes multas e incluso con la cárcel a los jóvenes ecologistas que, en protesta por el aumento del clima, arrojan simbólicamente pintura lavable sobre los monumentos de la ciudad. También se han endurecido las leyes xenófobas, con un recrudecimiento de los «decretos Salvini» (en vigor desde 2018 y derogados a manos de los sucesivos gobiernos), que dificultan aún más la acogida de refugiados. La masacre de Cutro (Crotone, en el sur del país), con 91 inmigrantes muertos en el mar (entre ellos varios niños) a 150 metros de la orilla por no haber sido rescatados, despertó mucha indignación entre las masas. El gobierno no hizo autocrítica y, de hecho, posteriormente la ministra de Agricultura, Lollobrigida (cuñada de Meloni, por cierto), habló del riesgo de «sustitución étnica» en Italia. Hay que recordar que decenas de miles de inmigrantes han muerto en el Mediterráneo en los últimos años y que los gobiernos dirigidos por el PD no han aplicado políticas muy diferentes, haciéndose responsables, como el gobierno Meloni, de numerosas masacres de Estado.

El primero de mayo, Meloni llamó a los ministros a votar una ley sobre el tema laboral que reduce el subsidio del desempleo. A todo esto hay que añadir las declaraciones del ministro de Educación, Valditara: ante un ataque squadrista, frente a un colegio, por parte de un grupo de estudiantes de derechas contra unos alumnos de un colectivo que repartían un panfleto, el ministro no sólo no criticó el ataque sino que… atacó (con amenaza de sanciones) al director del colegio por haber enviado a los alumnos una nota criticando lo sucedido y recordando el riesgo siempre presente de la expansión del fascismo….

Oposición de clase al gobierno

A pesar del carácter burgués y reaccionario de este gobierno, en Italia, mientras escribimos, no asistimos al aumento de la movilización de masas que sería necesario. Esta aparente paz social se explica, en nuestra opinión, por una combinación de factores. En primer lugar, un freno importante a la movilización de la clase obrera lo ponen las actuales direcciones sindicales (y políticas) del movimiento obrero. En Italia, existen tres grandes centrales sindicales (CGIL, CISL y UIL) que agrupan a millones de trabajadores. En particular, la CGIL (que tiene en su seno a Fiom, el componente de los trabajadores del metal) ejerce un gran control sobre los sectores tradicionalmente más combativos de la clase obrera. En el pasado, la dirección de la CGIL estaba vinculada al PCI estalinista, mientras que ahora ha desarrollado una política de total conformidad con los gobiernos del PD. A lo largo de los años, además, estos aparatos han acentuado sus aspectos burocráticos y de colaboración con el Estado: de hecho, gestionan una serie de servicios por cuenta de los aparatos estatales, por ejemplo las declaraciones de la renta a efectos fiscales, gestión que les permite enriquecerse considerablemente (los presupuestos de estos sindicatos son a menudo superiores a los de las empresas).

Por eso tampoco hacen nada para elevar el nivel de confrontación con los gobiernos, incluidos los de derechas. Desde la instauración del gobierno Meloni, la CGIL ha organizado muy pocas huelgas y algunas manifestaciones simbólicas, destinadas más a celebrar la elección de la nueva secretaria Elly Schlein a la dirección del PD que a impugnar al gobierno.

Lo más llamativo que hizo la dirección de la CGIL fue invitar a la primera ministra de extrema derecha al congreso sindical, dejándola hablar desde el escenario… lo que sólo fue acompañado de débiles protestas de algunos delegados.

Al nefasto papel de agitadores que desempeñan las direcciones sindicales hay que añadir la ausencia de una dirección diversa y combativa en las fábricas y sectores estratégicos de la clase obrera. Los sindicatos alternativos son pequeños y a menudo compiten entre sí, incapaces de iniciar acciones de lucha unidas y radicales; también carecen de una dirección política revolucionaria con influencia de masas (la dirección revolucionaria que Alternativa Comunista intenta construir).

Esto no significa que hayan faltado movilizaciones obreras en estos meses de gobierno. Los trabajadores de la antigua compañía aérea Alitalia (ahora Ita), dirigidos por un camarada de Alternativa Comunista (Daniele Cofani), han iniciado una de las luchas más participativas de los últimos años contra la privatización de la compañía (con numerosas huelgas y manifestaciones). Formados en un comité combativo y unitario (Tutti a Bordo – no Ita) se unieron al otro conflicto obrero en lucha, el de los trabajadores de Gkn en Florencia, despedidos por el patrón que prefirió transferir la producción al extranjero. Los obreros de Gkn constituyeron también un comité de fábrica, dando lugar a diversas movilizaciones tanto en el territorio como a escala nacional.

También hay que mencionar el importante papel jugado por el Fronte di Lotta No Austerity (Flna), que busca superar la fragmentación del sindicalismo italiano, uniendo a importantes sectores de vanguardia de la clase obrera: desde los trabajadores de Pirelli (al Flna se han unido trabajadores de Pirelli de las principales fábricas italianas, organizados por un compañero de Alternativa Comunista, Diego Bossi) a los ferroviarios de Cub (que han organizado algunas huelgas nacionales con un gran número de participantes), desde los trabajadores de Stellantis (Slai Cobas) a los de Ferrari (Fiom). El viento de la lucha de clases que sopla en Francia todavía no ha llegado a Italia, pero Alternativa Comunista está en primera línea en el intento de relanzar, también aquí, la lucha de clases contra este gobierno, por una alternativa revolucionaria y socialista.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: