Dom Abr 21, 2024
21 abril, 2024

Introducción | La infancia de Lenin, donde se habla de su familia, su infancia, su juventud, el lugar donde nació y el papel de Lenin para la humanidad

Por Nazareno Godeiro

Lenin nació el 22 de abril de 1870 en Simbirsk (actual Ulianovsk), una región del centro de Rusia dominada por el mayor río de Europa, el Volga, y los montes Urales, frontera natural entre Europa y Asia.

Su padre era profesor de matemática y física, trabajador dedicado, empleado público e inspector de escuelas primarias en Simbirsk, donde recibió un título de nobleza. Su madre era de origen alemán/sueco y tenía una buena instrucción. Tuvo cuatro hijos y cuatro hijas (una hija y un hijo murieron siendo niños). No era una familia rica, pero tampoco pobre. Así que la ascendencia de Lenin era gran rusa, judía, alemana y tártara/mongola. Tuvo una infancia feliz. Tenía los ojos marrones, rasgados tipo mongol, el pelo rojizo y la cabeza grande. En su infancia, su familia le apodaba «barrilito». En la escuela aprobaba con notas de honor sobresalientes en todas las asignaturas, incluida la redacción por escrito (composiciones).  A los 17 años quedó primero en la escuela secundaria y ganó una medalla de oro (una de verdad, que valía mucho dinero). Dejó de creer en la religión a los 16 años, según el propio Lenin. A los 17, ingresó en la facultad de Kazán, la capital del Volga, en el curso de Derecho. Ese mismo año participó en una manifestación política en la universidad, donde fue detenido y expulsado. Años más tarde, se graduó con las mejores notas en 13 asignaturas de la carrera de Derecho de la Universidad de Petrogrado (actual San Petersburgo). Logró esta hazaña en 8 meses de preparación, cuando otros estudiantes tardaban 4 años en completar sus estudios.

En la región donde nació, los campesinos eran más pobres que en el resto del país y los nobles terratenientes poseían 2/3 de las tierras. Quizá por eso se produjeron en esta región las dos grandes insurrecciones campesinas (la de Stienka Rázin en 1670 y la de Pugatchev en 1774), los primeros levantamientos espontáneos de la revolución burguesa rusa. Otro gran dirigente revolucionario ruso, uno de los fundadores del populismo, Tchernychevsky, nació en esta región, en Saratov, también a orillas del Volga.

Nueve años antes de que naciera Lenin, la servidumbre terminó en Rusia con una reforma en 1861. Presionado por el desarrollo del capitalismo europeo, el Zar decidió tomar medidas en la dirección de la «modernización» capitalista, pero manteniendo al mismo tiempo las instituciones feudales. En realidad, la «reforma» había sido una contrarreforma agraria, en la que los campesinos tenían que pagar a los nobles un rescate por las tierras que eran de ellos. Esto enriqueció a los nobles y quebró a los campesinos, abriendo una situación revolucionaria en el país.

Lo más probable es que, al convivir con esta brutal opresión de los campesinos y la influencia de la intelectualidad revolucionaria en su infancia y adolescencia, Lenin adquiriera su odio a los poderosos, que no hizo sino intensificarse con el periodo de reacción que fue de 1884 a 1894 y el ahorcamiento de su hermano mayor, Aleksandr, en 1887, que intentó asesinar al Zar, sin conseguirlo. Su hermana mayor, Anna, también fue detenida, aunque no tuvo nada que ver con el atentado contra el Zar. Lenin tenía 17 años. La muerte de su padre, el sufrimiento de su madre, que intentaba desesperadamente salvar a su hija mayor y a su hijo, y la ejecución de su hermano debieron de ser los elementos catalizadores de la determinación revolucionaria de Lenin durante toda su vida.

Después de este atentado, siguió un largo reflujo que desembocó en la crisis y la división de la organización populista y terrorista. En medio de este reflujo surgió la organización socialdemócrata, que ya reflejaba la lucha del movimiento obrero europeo y el ascenso de las huelgas obreras en Rusia, que incendiarían el país a mediados de la década de 1890. El ascenso de los obreros y el reflujo de los campesinos empezaron a mostrar a las nuevas generaciones de intelectuales insatisfechos un nuevo protagonista de la transformación social: el proletariado urbano. Lenin comenzó a participar en el movimiento revolucionario en medio de esta transición, cuando estas nuevas generaciones abrazaron casi unánimamente el marxismo. Puede decirse que la sangre derramada de las generaciones populistas de la intelectualidad germinó, no como ellos preveían, como chispa para levantar al campesinado, sino como semillas de la lucha obrera en las ciudades industriales, que fortalecieron al marxismo y a la lucha de clases, las huelgas, y no al terrorismo individual. El desarrollo del capitalismo en Rusia generó el nuevo protagonista de la revolución y sentó las bases para la victoria del marxismo en la lucha revolucionaria. La fusión de las nuevas generaciones de la intelectualidad rusa con el movimiento obrero dio origen al POSDR, Partido Socialdemócrata, Marxista y Revolucionario. El libro El Capital de Karl Marx tuvo una influencia decisiva en esta transición, complementada más tarde por la publicación clandestina del Manifiesto Comunista de Marx y Engels.

Trotsky dijo:

“El desarrollo personal de Vladimir Ulianov se cumplía en estrecha conexión con la evolución de la intelligentsia revolucionaria y con la formación de una pequeña capa de obreros avanzados. La biografía, aquí, se relaciona orgánicamente con la historia. El proceso subjetivo de la formación espiritual coincide con el proceso objetivo del ascenso de la crisis revolucionaria en el país. Al tiempo que surgen los primeros cuadros marxistas y los primeros círculos socialdemócratas, se prepara y madura, bajo la sombra de la reacción, el futuro conductor del pueblo revolucionario.”[1]

Al nacer y crecer en estas fronteras naturales, el río Volga y los montes Urales, en Lenin estaban fusionados Oriente y Occidente. Su conocimiento universal estaba arraigado en profundas raíces rusas. Su sencillez franciscana [2] se combinaba con su vivencia en países europeos, donde vivió y aprendió a hablar con fluidez francés, inglés y alemán, además de ruso, y leía y se comunicaba en italiano, latín, griego, polaco y checo.

Murió en la cima de su fama, respetado por millones de trabajadores de todo el mundo.

En el II Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso de 1903, Plejánov, fundador del marxismo ruso, se refirió al joven Lenin diciendo: » De esta madera están hechos los Robespierres», comparando a Lenin con el dirigente de la revolución francesa de 1789.

Esta comparación fue muy apropiada, ya que ambos fueron los principales dirigentes de las mayores revoluciones que cambiaron el mundo: la revolución burguesa en Francia de 1789 (Robespierre) y la revolución proletaria en Rusia de 1917 (Lenin).

Sin embargo, se puede afirmar sin lugar a ninguna duda, que Lenin fue el mayor revolucionario de la historia de la humanidad: la influencia de la revolución rusa se extendió a 1/3 del área del globo terrestre y sus obras se tradujeron a un centenar de idiomas en todo el mundo. Curiosamente, su primer nombre, Vladimir, significa » dueño del mundo «.


[1] León Trotsky, La juventud de Lenin, 1933-1935.

[2] Lenin siempre vivió modestamente, incluso después de llegar al poder. En esto también se comparaba con Robespierre, conocido como el «incorruptible». Ambos se negaron a utilizar sus altos cargos gubernamentales para enriquecerse, como es demasiado común hoy en día. Lenin, como Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, recibía el salario medio de un obrero, como todos los trabajadores de la Unión Soviética. En una ocasión, su secretario aumentó el salario de Lenin sin su conocimiento. Fue amonestado públicamente y amenazado con el despido sumario si se repitiese ese hecho.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: