Mié May 29, 2024
29 mayo, 2024

Indígenas denuncian la inoperancia del gobierno Lula en la protección y demarcación de sus territorios

Por: Roberto Aguiar, del equipo editorial

“Quiero resaltar la inoperancia del Estado brasileño en la protección y demarcación del Territorio Pataxó, Pataxó Hã-Hã-Hãe y Tupinambá. Esto ha causado y es el principal vector de la violencia que están sufriendo estos pueblos”, dijo Dinamam Tuxá, director ejecutivo de la Articulación de los Pueblos Indígenas del Brasil (Apib), en un evento realizado el día 11 de abril, con la Defensoría de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Líderes indígenas presentes en el evento destacaron que el retraso en la demarcación los pone en riesgo directo, teniendo en cuenta el accionar de milicias armadas junto a los invasores, y pidieron reestructurar los Programas de Protección de Defensores de Derechos Humanos, que “están desfasados e inoperantes”, como dijo el dirigente de la Apib.

Pasados un año y cuatro meses del inicio del gobierno Lula, las soluciones para impedir la invasión de los territorios indígenas no han avanzado. En esta reunión con la ONU se recordaron los casos del joven Gustavo Pataxó, de 14 años, y de Nega Pataxó Hã Hã Hãe, asesinados por hacendados en Bahía.

Críticas al gobierno Lula

Es unánime entre los pueblos indígenas que la falta de demarcación de los territorios es la principal causa de invasiones, amenazas y asesinatos. El gobierno Lula demarcó sólo ocho Territorios Indígenas (TI) en 2023, cuando el movimiento indígena esperaba la demarcación de 14 TI. La falta de avance en medidas en defensa de los pueblos indígenas ha llevado a los dirigentes a reclamar con más énfasis al gobierno del PT.

En noviembre del año pasado, en una entrevista con el diario “O Globo”, el Cacique Raoni (principal dirigente indígena del país) dijo que Lula no cumplió con lo prometido: “Me prometió que tomaría acciones a favor de los pueblos indígenas, para que estas amenazas y violencia contra nosotros no existan más. Y eso no está sucediendo”. Es importante resaltar que Raoni subió la rampa del Planalto con Lula, durante su toma de posesión en Brasilia.

“Pan y circo” no protegen vidas y territorios indígenas

El mes pasado, en presencia del presidente francés Emmanuel Macron, en Belém (Pará), el Cacique Raoni volvió a hacer exigencias públicas a Lula: “Quiero pedirle nuevamente que trabaje para terminar con la deforestación, demarcar las tierras indígenas para las comunidades que todavía no tienen tierra. Quiero pedirle que apoye a la Funai para que tenga presupuesto para hacer el trabajo para las comunidades indígenas”.

En enero de este año, tras el anuncio del regreso de la minería [garimpo] a la Tierra Yanomami, el activista Daniel Munduruku criticó al Ministerio de los Pueblos Indígenas (MPI), catalogándolo como un espacio “cirandeiro”, que reproduce la “política de pan y circo”, con “mucha fiesta, mucho viaje internacional” y poca acción.

En un reportaje publicado recientemente por el portal “Sumaúma”, varios dirigentes indígenas calificaron de importante la creación del MPI, pero también afirmaron que el gobierno Lula no tomó para sí la agenda de los pueblos indígenas. El reportaje mostró, en un repaso de la agenda oficial del presidente, que, en los 14 meses de gobierno, la ministro Sonia Guajajara (PSOL) tuvo sólo tres audiencias privadas con Lula para tratar asuntos de de su ministerio.

Lula sin invitación al Campamento Terra Livre

Del 22 al 26 de abril se realizará el Campamento Terra Livre (ATL) en Brasilia. Se cumplen 20 años desde que el evento nació a partir de una protesta que duró días, frente al Ministerio de Justicia, y que culminó con la ocupación del Congreso Nacional, en 2004.

Los dirigentes consideran no invitar al presidente Lula al evento, pero sí exigir que los indígenas sean recibidos en el Palacio del Planalto, para debatir sus demandas, principalmente las demarcaciones de los territorios. “La falta de más demarcaciones fue una gran decepción para nosotros”, dijo Toya Manchineri, dirigente de la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña (Coiab), al portal “Sumaúma”.

“Sin enfrentamiento no lograremos nuestras demandas”

La dirigente indígena Guaraní-Kaiowá, del Estado de Mato Grosso do Sul, Valdelice Veron, destacó a Opinião Socialista la expectativa de los pueblos indígenas con el gobierno Lula: “Existe la expectativa de que, en el actual gobierno, las cosas cambien, pero no es posible contar con ello al 100%. Tenemos que ir a la lucha, al enfrentarmiento. Sabemos que sin el enfrentamiento, sin la lucha y la movilización, no lograremos nuestras demandas”.

Valdelice Veron también destacó el papel de resistencia que le toca jugar a ATL: “20 años de lucha y de resistencia. Es un espacio de resiliencia, de encuentro de pueblos que realizan alianzas políticas conforme la cosmología indígena, para ir a la lucha por la protección y demarcación de los territorios indígenas”.

Los indígenas Guaraní-Kaiowá son uno de los pueblos más atacados por los ruralistas [hacendados] en Mato Grosso do Sul, Estado que tiene la mayor población indígena de la región Centro-Oeste. “Es un Estado marcado por conflictos territoriales contra la expulsión de las comunidades indígenas de sus tierras, para garantizar la redistribución para la explotación agraria del territorio y, así, en los enfrentamientos que hoy libramos, por la recuperación de las tierras y por la demarcación de nuestros territorios”, concluyó Valdelice Veron.

Raquel Tremembé: “Nuestra lucha debe construirse en unidad con los demás sectores de la clase trabajadora”

Para dar continuidad a este tema, conversamos con la indígena Künã Yporã Tremembé , también conocida como Raquel Tremembé, del Pueblo Tremembé de Engenho, en el Maranhão, y militante del PSTU.

Raquel fue candidata a vicepresidenta de la República, en la lista con Vera, en 2022, y forma parte de la Ejecutiva Nacional de CSP-Conlutas.

Sobre las políticas dirigidas a los pueblos indígenas, ¿cuál es su evaluación de los 14 meses de gobierno de Lula?
Raquel Tremembé
: —La mayoría de los indígenas generó expectativas con el gobierno de Lula, frente a los ataques que veníamos sufriendo con Bolsonaro. Otra parte quedó reticente, debido a la experiencia con anteriores gobiernos del PT. Lula hizo promesas sobre las demarcaciones de tierras, tema principal de nuestra lucha, pero el gobierno ya ha comenzado a sacar esta atribución del Ministerio de los Pueblos Indígenas, que fue creado por el propio Lula. Sacó la principal atribución del ministerio y esta agenda no avanzó. Se esperaba, en 2023, la demarcación de 14 territorios, pero sólo ocho se llevaron a cabo.

¿La falta de demarcaciones ha sido la principal queja?
Raquel: —
Sí. Esto produjo decepción, lo que generó críticas al gobierno. La falta de demarcación permite que continúe la violencia contra nosotros, la invasión de nuestros territorios, las amenazas y los asesinatos. Otra queja fue la creación del ministerio sin recursos suficientes, no funcionando como debería. Las demarcaciones que se iniciaron están paralizadas, como en nuestro territorio, aquí en el Maranhão. Para este año, el Ministerio y la Funai sólo disponen de R$ 1,31 mil millones, lo que equivale a 0,01% de todo el gasto público federal [nacional] en 2024. Esto demuestra el desprecio del gobierno para con la pauta indígena.

Sobre el Campamento Terra Livre (ATL), ¿cuál es su evaluación?
Raquel: —
La ATL tiene que ser un espacio de resistencia, con independencia del gobierno. Lamentablemente, no ha sido así. Basta recordar la edición de 2022, cuando Lula estuvo presente e hizo promesas que aún no se han cumplido. A dirigentes críticos con esta postura se les impidió hablar, como el indígena Daniel Mundurukú. El hecho de presionar para que no se invite a Lula, pero que el movimiento sea recibido en el Palacio del Planalto, se debe a la insatisfacción que existe, hoy, con el gobierno. Esta reunión debería ser, de hecho, con los indígenas que están involucrados en la vida cotidiana del territorio, con los líderes locales, y no con los indígenas de los gabinetes gubernamentales, que están dentro del gobierno.¿Qué se reclamará?
Raquel: —
La agenda central es la demarcación y homologación de todas las tierras indígenas, para que se pueda acabar con todos los conflictos derivados de las invasiones de ruralistas [estancieros], terratenientes, grileiros [acaparadores de tierras], madereros y garimpeiros [buscadores de oro] ilegales. Sin enfrentar a los invasores, los indígenas seguirán siendo expulsados ​​de sus tierras, sufriendo amenazas y siendo muertos. Junto con esto, tenemos que exigir inversiones para que puedan funcionar los organismos públicos que se ocupan de este tema; porque, hoy, los recursos son mínimos y las demarcaciones no avanzan, como tampoco lo hacen los programas de protección. Pero esta lucha no es sólo nuestra, de los pueblos originarios. Nuestra lucha debe construirse en unidad con los demás sectores de la clase trabajadora. Sólo así fortaleceremos colectivamente nuestra esperanza. Y esta lucha tiene que ser autónoma e independiente del gobierno. Porque sólo libremente podremos liberarnos del proceso colonizador que aún nos ataca. Así garantizaremos la protección y la demarcación de todos nuestros territorios. Lula tiene que cumplir lo que prometió, no aceptamos más que nos engañen.

Artículo publicado en www.opiniaosociaista.com.br, 17/4/2024.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: