Sáb Jun 22, 2024
22 junio, 2024

El “puerto” de Biden en Gaza es una trampa

Por James Markin

En el discurso sobre el Estado de la Unión de este año, Biden, claramente con prisa de deshacerse de la infamia que se ha ganado por su apoyo activo al genocidio en curso en Gaza, anunció una nueva medida “humanitaria” para el enclave asediado. No, Biden no prometió forzar la mano de Israel y garantizar el paso de más camiones de ayuda a la franja. Tampoco prometió presionar a Israel para que detenga la matanza. En lugar de ello, ha seguido adelante con una distracción absurda: construir un puerto temporal flotante frente a la costa de Gaza y utilizarlo para transportar ayuda al enclave desde Chipre.

¿Cómo funcionará el plan de Biden?

Los detalles del plan de Biden son los siguientes: Biden ha prometido desplegar la Marina estadounidense frente a la costa de Gaza, donde construirá un puerto flotante. Los barcos de ayuda internacional atracarán en Chipre y cargarán la ayuda alimentaria, que será trasladada al nuevo puerto. Desde allí, la ayuda se transportará por el muelle artificial hasta la playa de Gaza, donde los “socios” la distribuirán entre la gente hambrienta.

Según los reportes de la BBC, la empresa privada Fogbow, dirigida por antiguos funcionarios del Departamento de Estado, del ejército estadounidense y de la CIA, será la encargada de dirigir a los “socios” para hacer llegar la ayuda desde el muelle a los civiles de Gaza. Esto garantizará que EEUU mantenga su compromiso de llevar a cabo el plan sin poner “botas sobre el terreno”. Está claro que se ha priorizado la no injerencia en las operaciones militares israelíes sobre la eficacia en la distribución de la ayuda.

Todo el plan equivale más o menos a una misión militar para distribuir ayuda de forma enrevesada e ineficaz. De hecho, esto no sólo incluirá tropas estadounidenses; la BBC informó de que las Fuerzas de Defensa Israelíes también participarán, ayudando a crear un “cordón exterior” para impedir que los palestinos se acerquen o entren en el embarcadero. De hecho, las IDF participan en el plan a todos los niveles. Por ejemplo, Estados Unidos prometió permitir a Israel registrar la ayuda alimentaria antes de que salga de Chipre. Esto significa que Israel será plenamente capaz de cortar la ayuda como ha hecho en el pasado para servir a su estrategia más amplia de “matar de hambre” a Gaza.

El muelle flotante: Demasiado poco y demasiado tarde

Si el objetivo del plan de Biden es proporcionar ayuda a las víctimas de los crímenes israelíes en Gaza, entonces el plan ya ha fracasado incluso antes de haber comenzado. Según los informes de varios medios de comunicación, el puerto provisional tardará unas seis semanas en estar terminado. Para entonces, miles de personas habrán muerto de hambre.

También se da el caso de que el plan simplemente no es capaz de traer suficiente ayuda a la franja para justificar la construcción del muelle. Como ha señalado el gobierno de Hamás en Gaza, los barcos que se envían desde Chipre no pueden transportar más de dos camiones estándar de ayuda. Evidentemente, una estrategia mucho más eficiente y eficaz sería hacer llegar la ayuda en camiones a través de los pasos fronterizos con el Sinaí, o incluso con Israel. De esta forma, al igual que ocurría antes de la guerra, cientos de camiones de ayuda podrían cruzar la frontera en un periodo de tiempo muy corto.

Esta solución tan clara y obvia ha sido obstaculizada intencionadamente por el Estado israelí y los grupos políticos sionistas reaccionarios. Aunque Israel afirma que en marzo han pasado por la frontera 126 camiones de ayuda al día, se trata sólo de un goteo comparado con los aproximadamente 500 que pasaban a diario antes de que empezara la guerra. Las exigencias israelíes en materia de inspección han ralentizado la ayuda y los manifestantes sionistas en la frontera con Egipto han impedido intencionadamente la entrada de ayuda alimentaria durante días. Obviamente, Israel podría desalojar a estos manifestantes si quisiera, pero no lo ha hecho porque contribuyen a la estrategia general del ejército israelí de hambrear a Gaza hasta la sumisión.

Israel ha demostrado que éste es su plan mediante sus repetidos ataques a la ayuda alimentaria en Gaza. Los ejemplos más brutales de esta campaña han sido la serie de masacres de palestinos que esperaban en la cola para recibir alimentos, incluida la ya famosa “Masacre de la Harina”, en la que murieron 118 civiles a finales de febrero. En total, estos ataques se han cobrado la vida de 400 inocentes, según Al Yazira. Esta semana, Israel prosiguió su estrategia de atacar la distribución de alimentos con un asalto directo a un centro de distribución de la UNRWA en la ciudad sitiada de Rafah, en el que murió un trabajador humanitario y 22 resultaron heridos. Este ataque mortal demuestra la verdadera razón detrás de la campaña de mentiras de Israel contra la agencia de ayuda de la ONU; al proporcionar ayuda a los palestinos hambrientos, la UNRWA está socavando el plan de Israel de matar de hambre intencionadamente a la población de la franja de Gaza.

La mascara falsa del “humanitarismo” de Biden

Como hemos visto, si Biden deseara realmente acabar con el sufrimiento de la población de Gaza, hay un millón de formas que podría elegir y que serían más eficaces. De hecho, si quisiera, podría obligar a Israel a detener por completo su campaña militar en la Franja de Gaza. Dado que Estados Unidos es la fuente de gran parte del material militar de Israel, incluidos todos sus aviones de combate, Biden controla de hecho su ejército. Todo lo que tendría que hacer es cortar más suministros militares, incluyendo piezas de repuesto y municiones, e Israel sería esencialmente incapaz de continuar. Sin embargo, Biden no ha optado por tirar de esta palanca porque hacerlo podría poner en peligro la eficacia de las FDI como herramienta del imperialismo estadounidense en la región y dañar la relación que Estados Unidos mantiene con su Estado cliente. Decenas de miles de gazatíes muertos son una pérdida aceptable para que Biden se asegure de que el proyecto sionista sigue siendo lo suficientemente fuerte como para asumir las tareas de vigilancia de la región en nombre del imperialismo estadounidense.

Sin embargo, el plan del puerto flotante demuestra que Israel no es capaz de llevar a cabo esta tarea por sí solo. De hecho, Israel no es una potencia marítima poderosa, y esto tiene consecuencias para el nuevo auge de la extracción de gas natural en el Mediterráneo oriental.

Con el aumento de las necesidades de gas natural de Europa debido a la escasez de suministro provocada por la guerra rusa en Ucrania, el continente ha buscado nuevas fuentes de gas natural. Israel ha intervenido en este vacío ampliando masivamente su capacidad de perforación en alta mar y negociando nuevos acuerdos económicos en torno a la extracción de gas natural licuado (GNL) con Egipto y Líbano. A los dirigentes de estos países no pareció perturbarles el hecho de que cada gota de GNL que Israel extrae es un robo directo de los recursos naturales palestinos.

Pero a pesar del enorme auge, el crecimiento de la explotación israelí de GNL se ha visto cuestionado tras la ofensiva de Hamás del 7 de octubre. Durante un mes, Israel se vio obligado a interrumpir la producción en el yacimiento de GNL de Tamar, que estaba al alcance de los cohetes lanzados desde Gaza. Sin embargo, según Reuters, la producción continuó en el campo Leviathan LNG, del que Chevron compró una participación del 36% en 2022 junto con el 10% del campo Tamar.

No obstante, la inestabilidad causada por la guerra ha seguido teniendo un efecto negativo en las operaciones de GNL de Israel. A principios de marzo, BP y una compañía petrolera vinculada a los EAU cancelaron sus planes de invertir en NewMed Energy, el principal actor en la extracción israelí de GNL, debido a la guerra en curso. Así pues, para que la operación de extracción crezca y atraiga más inversión internacional, está claro que se necesita más para garantizar la seguridad de los yacimientos de GNL de Leviatán y Tamar.

El muelle flotante: En cuanto se construya el muelle, también habrá que asegurar las aguas poco profundas que rodean el puerto provisional, lo que justificará aún más la participación de las fuerzas navales estadounidenses en el Mediterráneo oriental. Estas fuerzas estarán en una posición ideal para proporcionar seguridad a las operaciones de extracción de gas natural en alta mar de Israel. Dado que el gigante petrolero estadounidense Chevron participa en la extracción de GNL frente a la costa, Estados Unidos tiene un motivo claro para garantizar que las plataformas sigan funcionando y los beneficios sigan fluyendo de vuelta a los capitalistas estadounidenses. Además, la expansión de la producción israelí de GNL será de gran ayuda para el imperio de EE.UU. en el destete de sus países subordinados en Europa del gas natural ruso. Por lo tanto, al igual que con anteriores intervenciones militares de Estados Unidos que se justificaron bajo la fachada del humanitarismo, como en Yugoslavia o Libia, hay una clara lógica imperial en juego aquí.

No caigas en las mentiras de Biden, ¡lucha por una Palestina libre!

Tras un somero examen, queda claro que el supuesto nuevo y enorme plan de Biden para ayudar a los hambrientos habitantes de Gaza es una mentira vil. Mientras cientos de miles de palestinos se enfrentan a una inminente hambruna, Biden se niega a llamar a filas a las FDI y en su lugar vende al público el poco práctico e interesado plan del puerto flotante.

Este plan hará muy poco para ayudar a los gazatíes hambrientos y sólo atrincherará aún más a las fuerzas militares estadounidenses en el Mediterráneo oriental. La clase trabajadora de todo el mundo debe tener cuidado de no caer en este plan y, en su lugar, luchar por la única solución real al sufrimiento de Gaza: la retirada inmediata de las fuerzas israelíes.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: