Jue May 30, 2024
30 mayo, 2024

EEUU | Solidaridad con los huelguistas de la UAW

El 15 de septiembre, la United Auto Workers (UAW) inició, por primera vez, una huelga contra cada uno de los tres grandes fabricantes de automóviles: Ford, Stellantis y General Motors (GM). El viernes siguiente, 22 de septiembre, la huelga se amplió de los tres centros de producción iniciales a 38 proveedores de piezas, con lo que el número total de huelguistas se situó justo por debajo de los 20.000.

Por JOHN CAST y ERNIE GOTTA

Las reivindicaciones incluyen la necesidad de aumentar los salarios, estancados desde hace tiempo, para equipararlos a la inflación, el fin de un sistema salarial escalonado, la recuperación de los ajustes por coste de la vida (COLA) y la institución de una semana laboral de cuatro días, o sea una semana de 32 horas con un salario de 40 horas. Otra reivindicación planteada es el restablecimiento de la pensión de prestación definida y de la asistencia sanitaria a los jubilados. Los trabajadores contratados desde 2007 no tienen estas prestaciones.

El presidente de la UAW, Shawn Fain, señaló en su discurso en directo a los miembros del sindicato que las Tres Grandes pueden permitirse fácilmente conceder a los trabajadores del sector del automóvil estas demandas y otras más. Fain declaró: “Por último, y esto es clave: el coste de la mano de obra para las Tres Grandes es de alrededor del 4-5 por ciento del total de las operaciones. Piensen en ello. Podrían duplicar nuestros salarios, no subir los precios de los coches y aun así ganar miles de millones de dólares”.

La dirección de la UAW denomina a su táctica una “huelga parada”, en la que sólo unas pocas plantas seleccionadas van a la huelga. Inicialmente, 13.000 de los 150.000 miembros de la UAW empleados por estas empresas estaban en huelga en las tres plantas antes de que el paro se ampliara a los centros de distribución de piezas, añadiendo otros 5.600 miembros a las líneas de piquete. Fain explicó: “Lo bueno de la huelga parada es que nos proporciona la máxima flexibilidad de cara al futuro. Mantenemos abiertas todas nuestras opciones mientras seguimos negociando con las empresas. Así que una huelga total sigue siendo posible. Nuestras opciones están abiertas”.

La gran mayoría de los trabajadores de base han mostrado un gran entusiasmo por la huelga. Sin embargo, algunos miembros de las bases expresaron su escepticismo cuando se anunció la táctica. Por ejemplo, durante una retransmisión en directo en Facebook, muchos trabajadores comentaron en el chat que querían una respuesta más contundente; querían que los 150.000 trabajadores fueran a la huelga a la vez.

Aunque la “huelga parada” aún no evoca el mismo poder y la misma iniciativa impulsada por las bases que las huelgas  de la década de 1930, se han producido cambios significativos y la nueva dirección de la UAW ha adoptado una postura de lucha de clases más agresiva que la de sus predecesores. Fain reconoce que los miembros de base de la UAW están hartos de la habitual pompa y circunstancia burocrática de las últimas décadas: desde rechazar la antigua tradición de estrechar la mano de los directores ejecutivos de las Tres Grandes antes de las negociaciones hasta la retórica clasista de destruir la economía de los multimillonarios.

Al mismo tiempo, los dirigentes de la UAW siguen alineándose con demócratas progresistas como Bernie Sanders e incluso dan la bienvenida a los piquetes al presidente Biden, que rompe la huelga. ¿Qué tipo de solidaridad se puede esperar de un presidente como Biden, que rompió una posible huelga ferroviaria forzando un contrato de concesiones mortales a los trabajadores ferroviarios sindicales?

Las demandas de la UAW

La inflación y el aumento del coste de las necesidades básicas como los huevos, la leche, la gasolina, el alquiler, etc., hacen que los aumentos salariales que pide la UAW sean razonables. El presidente de la UAW, Shawn Fain, tiene razón al afirmar que las grandes empresas automovilísticas, que han cosechado enormes beneficios, pueden permitirse con creces apoyar los aumentos salariales de sus trabajadores. De hecho, debería implantarse en todas partes una escala móvil de salarios que refleje los costes locales y la inflación. Esto garantizaría que el poder adquisitivo real de la clase trabajadora no disminuya. Por esta razón, la exigencia de recuperar el COLA también tiene importancia para los trabajadores de todo el mundo.

También está la cuestión del sistema de salarios escalonados. Este sistema permite al patrón pagar a los trabajadores contratados posteriormente un salario menor por el mismo trabajo. Se trata de un sistema fundamentalmente injusto contra el que han luchado los trabajadores de Kellogg’s, Amazon, UPS y otros en los últimos tiempos. Este sistema permite al jefe obtener más beneficios de la mano de obra de los trabajadores, al tiempo que crea animadversión entre los trabajadores de distintos niveles. Este tipo de sistema debería abolirse en todas partes. Los miembros de la UAW podrían desempeñar un gran papel en la lucha general de la clase obrera contra esta práctica injusta.

La reivindicación más interesante, y quizás la de mayor impacto potencial, es la de la semana laboral de cuatro días sin reducción salarial. El aspecto más fundamental de la explotación patronal del trabajo en la sociedad moderna es que nosotros, como trabajadores, básicamente vendemos nuestro trabajo en forma de tiempo al patrón. A cambio de nuestro tiempo en el trabajo, recibimos un pago en forma de salario. Una semana laboral de 32 horas con el salario de una semana laboral de 40 horas sería una mejora drástica y muy necesaria de la calidad de vida de los trabajadores de la UAW.

La reducción de la semana laboral sin reducción salarial es una reivindicación que todos los trabajadores deberían plantear, y adquiere cada vez más importancia a medida que las horas extra obligatorias, las semanas laborales de siete días y las jornadas de 12 horas se impone como en la norma en muchas industrias, como la construcción, la industria láctea, el trabajo ferroviario, el empaquetado de carne, la enfermería, etc. La epidemia del exceso de trabajo debe ser combatida para que la clase trabajadora pueda recuperar su libertad y su calidad de vida. Trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar.

La huelga de la UAW tiene mucha importancia para toda la clase obrera estadounidense y, de hecho, mundial. Los trabajadores del automóvil y del metal de países como Brasil y México se enfrentan a retos similares, donde el COLA y una semana laboral de 32 horas ayudarían mucho a la clase trabajadora. La solidaridad entre empresas, sindicatos y sectores es vital para garantizar la victoria de cualquiera de estas reivindicaciones, y los miembros de la UAW podrían tomar la iniciativa.

Nuevas tecnologías: Organizar a las empresas no sindicadas

Las tres grandes empresas automovilísticas compiten con empresas extranjeras y nacionales no sindicadas. Además, la llamada “transición verde” a los vehículos eléctricos (VE) está presionando a estas empresas, que preferirían recortar los costes laborales para seguir siendo competitivas frente a (o con) estas nuevas tecnologías. En el capitalismo, este impulso competitivo siempre enfrenta a los trabajadores y a la patronal, ya que ésta se ve obligada por las leyes económicas a recortar sus costes en aras de los beneficios. Esto se traduce inevitablemente en un ataque a la calidad de vida de los trabajadores.

Por ello, la UAW tiene un doble reto en ésta y en futuras huelgas. Por un lado, la transición VE indica en la actualidad que cada vez más plantas contarán con mano de obra no sindicada, lo que las hará más fáciles de explotar y más rentables para la patronal. Esto también significa que la fuerza de lucha de la propia UAW se debilitaría, a medida que se sustituya la vieja tecnología de los vehículos de gasolina y diésel y se despida progresivamente a los trabajadores. Fain ha criticado a las empresas automovilísticas por no utilizar mano de obra sindical, afirmando que “los 11.000 trabajadores que contratará Ford para su complejo de fabricación de vehículos eléctricos Blue Oval City en Tennessee deberían pertenecer a la UAW”.

Por otra parte, los trabajadores de otras empresas y otros sindicatos deben ser incluidos en la lucha y animados a hacerlo. Los trabajadores del automóvil de Toyota, Hyundai, Honda, Tesla, Volkswagen, etc. podrían unirse a la UAW en una lucha de toda la industria contra la caída de los salarios (reales), los salarios escalonados y por la semana de 32 horas. En la medida en que estos trabajadores sigan separados y compitiendo entre sí, en esa misma medida los explotarán los jefes de estas empresas. La historia ha demostrado que los patronos se aliarán en cárteles, monopolios y otras combinaciones para su beneficio mutuo. Los trabajadores tienen todo el derecho (y toda la necesidad) de hacerlo también.

¡Solidaridad con la huelga! ¡Todos a apoyar a los piquetes!

La solidaridad con los huelguistas de la UAW llega de todas partes. Los vídeos e imágenes de solidaridad en las redes sociales instan a seguir luchando y llenan las líneas de espera en todas partes. Los lectores pueden unirse llamando al 1-318-300-1249 para dejar un mensaje a los directores ejecutivos de Ford, GM y Stellantis; díganles que los miembros de la UAW merecen el mismo aumento del 40% que los directores ejecutivos han recibido en los últimos cuatro años.

Algunas organizaciones están encontrando formas creativas de mostrar su solidaridad. Durante las negociaciones del contrato, antes de la huelga, la Red Sindical para la Sostenibilidad (RSS) lanzó una campaña para conectar el movimiento ecologista con la lucha de los trabajadores del sector del automóvil por una transición justa, a medida que los fabricantes de automóviles avanzan hacia una mayor producción de vehículos eléctricos, en gran parte no sindicada y con salarios y prestaciones más bajos. RSS organizó a 100 grupos climáticos para que se solidarizaran con los miembros de UAW a través de una intensa campaña de llamadas y redes sociales que movilizó a miles de personas para que expresaran su solidaridad.

En Brasil, Luiz Carlos Prates, metalúrgico y miembro destacado del Comité Ejecutivo Nacional de la federación sindical CSP-Conlutas, que cuenta con 2 millones de afiliados, se plantó junto a miembros del Sindicato dos Metalúrgicos de São José dos Campos e Região ante una planta de General Motors de 4.000 trabajadores para enviar saludos de solidaridad. La construcción de este tipo de solidaridad internacional puede ayudar a mantener los piquetes, crear impulso y abrir los ojos de los trabajadores a la lucha de clases más amplia fuera de nuestras fronteras.

Para impulsar esta solidaridad, La Voz de los Trabajadores está organizando una charla el jueves 28 de septiembre, titulada “Estados Unidos y Brasil: Los trabajadores del automóvil en lucha”. El panel contará con la presencia de Marcie Pedraza, trabajadora de la industria automovilística durante 30 años y activista medioambiental en su comunidad del Southeast Side de Chicago. También participarán Luiz Carlos Prates y Herbert Claros, trabajador industrial y dirigente del Sindicato dos Metalúrgicos de São José dos Campos e Região. Se puede inscribirse en el evento en línea haciendo clic acquí.

La Voz de los Trabajadores hace un llamamiento a todos los lectores y simpatizantes para que encuentren alguna forma de expresar su solidaridad con los trabajadores del automóvil en huelga. Si estás cerca de las fábricas de automóviles en huelga, acércate a los piquetes y dona alimentos y suministros. Consulta las redes sociales para encontrar piquetes locales de la UAW en tu zona. Publica vídeos y fotos de solidaridad en las redes sociales. Aprueben resoluciones de solidaridad en sus sindicatos.

The New York Times escribe: “Una encuesta reciente de Gallup reveló que el 75% del público apoyaba a los trabajadores de la automoción en el enfrentamiento, frente al 19% que simpatizaba más con las empresas”. Esto no es sorprendente dada la nueva oleada de apoyo público a los sindicatos, y la nueva oleada de luchas en los centros de trabajo de la automoción, el ferrocarril, el almacenamiento, las comunicaciones, la enseñanza, los actores, etc. El éxito de la huelga automovilística en Estados Unidos podría renovar la esperanza y el vigor del movimiento obrero estadounidense, deseoso de llevar la lucha a la patronal, ¡en todas partes!

¡Por una escala móvil de salarios vinculada al aumento del coste de la vida! Fin de los dos niveles.

¡Por una semana de cuatro días, sin pérdida de salario!

Foto: Mike Householder / AP

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: