Vivimos en un período caracterizado por la escalada de las crisis capitalistas, el conflicto imperialista y la guerra (por ejemplo, la invasión de Ucrania), y la destrucción catastrófica del medio ambiente. Esto incluye los levantamientos de masas en muchos países de América Latina, así como las movilizaciones en Myanmar, Sudán, Kazajistán y otros lugares.

En Estados Unidos, el declive de la hegemonía imperialista estadounidense en el extranjero ha creado aperturas para el fermento político. El movimiento obrero y varios movimientos sociales están empezando a reaprender la lección básica de que la lucha es el único camino a seguir. Recientemente, se ha producido un repunte en Estados Unidos de las luchas obreras, incluidas las huelgas de los trabajadores industriales. Además, las movilizaciones de las comunidades indígenas protectores del agua y de las caravanas de migrantes, así como las manifestaciones masivas contra la policía capitalista racista y en defensa de las mujeres y de las personas queer/LGTBI, muestran una creciente inquietud entre los trabajadores y los oprimidos de Estados Unidos.

Estas luchas son atacadas en todo momento por los partidos de la clase dominante. Los demócratas y los republicanos están alineados en su sumisión a las grandes empresas, los terratenientes y los bancos. Trabajan codo con codo para reprimir los movimientos en las calles, hacer retroceder los derechos democráticos y mantener el dominio de la patronal. A medida que se desarrolla la lucha por el poder de los trabajadores, aumenta el apoyo de los gobernantes a las organizaciones de extrema derecha y protofascistas encargadas de acosar a los sindicalistas, a las comunidades negras e indígenas, a los inmigrantes, a las mujeres y a las personas queer.

La única fuerza que puede conectar todas las luchas contra la explotación y la opresión es la clase obrera. Para crear una tierra habitable libre de los horrores que provoca el sistema capitalista, los trabajadores deben tomar el poder mediante el derrocamiento revolucionario del capitalismo y la construcción del socialismo. Para lograrlo, la clase obrera necesita su propia expresión y organización política: un partido socialista revolucionario.

Workers’ Voice y Socialist Resurgence han estado construyendo este tipo de organización. Estamos de acuerdo en la necesidad de una reagrupación de principios de los grupos revolucionarios. Los dos grupos han estado llevando a cabo un debate común y un trabajo práctico durante dos años y han llegado a una perspectiva compartida sobre la situación fundamental a la que se enfrentan la clase obrera y los oprimidos hoy en día. Sobre esta base, se celebró un congreso los días 19 y 20 de marzo de 2022 en el que WV y SR votaron para fusionarse como La Voz de los Trabajadores / Worker’s Voice. Nuestro congreso incluyó a observadores de la Liga Internacional de los Trabajadores, el Proyecto Organizativo Socialista Revolucionario, el Colectivo Tempest, la Corriente Obrera y afiliados de la Red Socialista Revolucionaria.

Como organización fusionada, La Voz de los Trabajadores / Workers’ Voice reúne dos tradiciones históricas del trotskismo mundial en un partido revolucionario común. No vemos nuestra fusión como el final del proceso de recomposición de la izquierda socialista revolucionaria ni en los Estados Unidos ni a nivel internacional. La Voz de los Trabajadores es un partido de acción. En el curso del desarrollo de las relaciones y del trabajo con otras organizaciones obreras y socialistas en el movimiento obrero y en las luchas de masas, esperamos aprovechar todas las oportunidades para comenzar a clarificar las discusiones sobre las grandes cuestiones políticas y estratégicas que pueden conducir a un proyecto de reagrupamiento aún más amplio. También esperamos continuar nuestra participación en la Red Socialista Revolucionaria.

La clase obrera es una clase internacional, y los partidos revolucionarios también deben ser internacionalistas a todos los niveles. En su congreso fundacional, la Voz de los Trabajadores fusionada votó estar en solidaridad política con la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional.

Estamos entusiasmados de poder combinar nuestros esfuerzos y experiencias en la construcción de los movimientos obreros y sociales, llevando a cabo la educación revolucionaria, y seguir desarrollando las experiencias comunes de lucha de nuestra clase para poder comenzar a sentar las bases de un partido revolucionario capaz de dirigir la lucha por el poder de los trabajadores hasta el final.

¡Únete a nosotros en este proyecto! ¡Tenemos un mundo que ganar!

Visite la web del nuevo partido:

https://workersvoiceus.org/