Jue Feb 29, 2024
29 febrero, 2024

Colombia: a propósito del mes del orgullo LGBTIQ

A más de 50 años de la revuelta de Stonewall[i], a pesar de haber conquistado en muchos países importantes derechos formales mediante la lucha, como el matrimonio, la adopción o la eliminación de leyes anti homosexuales; la violencia y la desigualdad no cesan. En solo 2022 en Colombia fueron asesinadas 145 personas LGBTI. También el desempleo y la pobreza afectan de manera más dura a esta población, cuando hace parte de la clase trabajadora y sigue siendo una de las más marginadas en el mundo capitalista.

Hay 67 países donde sigue siendo ilegal ser homosexual, y en otros como es el caso de Rusia, donde el dictador Putin criminaliza y prohíbe las expresiones de afecto, la organización y las movilizaciones.

Por: Comisión de la Mujer PST – Colombia

El origen de la opresión

Lo mismo que la opresión machista, la opresión LGBTI no ha existido siempre. Por el contrario, su surgimiento está íntimamente ligado al de la propiedad privada, a la opresión de la mujer y al desarrollo histórico de la familia y los roles binarios de género tal como hoy los conocemos. La lgbtifobia no es natural, y puede abolirse.

Si bien la opresión no es natural ni eterna, la homosexualidad y las variaciones del género sí han sido documentadas en estudios de las diferentes sociedades desde la antigüedad; estos comportamientos no fueron considerados malos o pecaminosos, incluso fueron considerados sagrados o se les dieron interpretaciones espirituales. Tal es el caso de las Muxes en México, las Hijras en la India y las personas “dos espíritus” entre los nativos norteamericanos.

El amor romántico y la idea de la familia nuclear hombre-mujer-hijos no existió en gran parte de la historia de la humanidad, y la sexualidad-amor-erotismo y el matrimonio no fueron necesariamente juntos. Los roles binarios del género y el control de la sexualidad (en particular la femenina), dentro del matrimonio, surgieron con la familia monogámica y la historia de las sociedades de clases. La necesidad de asegurar descendencia para transmitir la herencia (producto de la apropiación del excedente de la producción) está detrás de la opresión homosexual, tal como detrás de la opresión a la mujer está la necesidad de estas sociedades de asegurar la paternidad de los herederos. Aun así, los primeros escritos y prohibiciones expresas de la conducta sexualmente diversa de la sociedad occidental, datan de la primera mitad de la edad media.

Las opresiones en el capitalismo

El capitalismo en un sistema económico y social basado fundamentalmente en la explotación del trabajo asalariado por una minoría que posee los medios de producción. Para sostener este sistema son fundamentales las opresiones: el machismo, el racismo, la xenofobia, la lgbtifobia entre otras.

El capitalismo heredó algunas de estas opresiones de sistemas anteriores y las transformó poniéndolas a su servicio. Las opresiones cumplen varias funciones dentro del sistema capitalista, una es la de dividir a la clase trabajadora para evitar que luche unida, así la xenofobia enfrenta a los trabajadores migrantes con los nativos. Otra función es mantener en el ejército de reserva (con mayor desempleo, los primeros en ser despedidos y con menores salarios) a los oprimidos; con base en los prejuicios en su contra se justifica que ganen menos, que estén relegados a los peores trabajos; incluso, casi totalmente marginadas del mundo laboral como las mujeres trans.

Pero no todos los oprimidos son explotados. Hay mujeres como Marta Lucía Ramírez que son explotadoras y a pesar de vivir la opresión machista, no se ponen del lado de las luchas de las mujeres y aplican políticas machistas en sus empresas. Pues así mismo los dueños de grandes discotecas LGBTI como los que financian la marcha anual; famosos empresarios gays, lesbianas o trans, solo son aliados de ocasión, en los cuales no podemos confiar, pues siempre se pondrán del lado de su clase, la burguesía, cuando de defender sus intereses económicos y políticos se trate.

Los revolucionarios y la diversidad sexual

La Revolución Rusa garantizó a las mujeres y los LGBTI lo que ningún gobierno burgués fue capaz de dar; fueron abolidas las leyes anti homosexuales, y estos temas pasaron a considerarse cuestiones privadas.

Lamentablemente, el retroceso de la revolución, por un lado, y el ascenso de la contrarrevolución estalinista, por el otro, supuso también un retroceso en relación con las libertades democráticas. Los homosexuales empezaron a ser perseguidos y reprimidos, la diversidad sexual empezó a considerarse contraria a la moral revolucionaria y como una ideología burguesa. Esta visión fue trasplantada al Estado obrero cubano, apadrinado por Moscú, tras la revolución, y hasta hace pocos años las personas LGBTI pudieron empezar a expresarse en ese país, siendo aún muy oprimidas.  Por eso que muchas personas asocian comunismo o marxismo con homofobia. También por eso, durante años, la lucha LGBTI ha sido liderada por movimientos ajenos a la tradición marxista y al movimiento obrero, incluso llegando a ser liderados por ONG financiadas por el imperialismo, empresarios, etc.

Qué proponemos

Es indispensable recuperar la tradición marxista y revolucionaria, sobre libertades democráticas, luchando contra los prejuicios en el seno mismo de nuestra clase, y tomando las banderas de la lucha contra la opresión a las personas LGBTI.

Para conseguir la liberación colectiva, los LGBTI trabajadores deberemos estar unificados y marchando juntos con los demás oprimidos y explotados, así como lo hicimos en el paro nacional, cuando negros, indígenas, mujeres, LGBTI, y jóvenes  trabajadores luchamos contra la clase dominante por nuestros derechos. Para conquistar el fin de la opresión tendremos que echar abajo todo el sistema capitalista y construir la sociedad socialista.

[i] https://www.magazine.pstcolombia.org/2019/06/a-50-anos-de-la-revuelta-de-stonewall-recuperar-el-espiritu-de-la-lucha-lgbt-stonewall50anos/

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: