La pelea entre la clase obrera y el Estado capitalista no es nueva, durante siglos este enfrentamiento nos fue dando muestras de heroísmo en grandes huelgas y revoluciones. Pero también nos indicaron una tradición, un proceder de cómo debemos pararnos los obreros revolucionarios cuando estamos bajo las garras del Estado, por eso no siempre nos sometemos a derecho. Cuando estamos ante un juicio se utiliza como tribuna política, cuando hay elecciones se privilegia a los presos políticos para difundir su causa y situación en los cargos, pero esto que desde el PSTU reivindicamos lo hacemos del aprendizaje de las luchas pasadas y aquí veremos varios ejemplos de cómo actuaron los revolucionarios ante el Estado y sus instituciones.

Por PSTU-Argentina

Como leerán desde el PSTU y la LIT-CI nos consideramos como continuadores de las mejores tradiciones del movimiento obrero y que muchas de estas enseñanzas se quieren hacer olvidar, no es solo una tarea nuestra recuperarlas sino del conjunto de la clase obrera, oprimida y los sectores populares.

Los juicios como tribuna

Bartolomé Vanzetti – 1921

“Comprendí que el hombre no es nunca suficientemente modesto, y que la verdadera sabiduría está en la tolerancia. Quiero un techo para cada familia, pan para todas las bocas, instrucción para cada mente, luz para todas las inteligencias. Estoy convencido que la historia no ha comenzado todavía, que nos hallamos aún en el último período de la prehistoria. Veo con los ojos de mi alma como se ilumina el cielo con las luces del nuevo milenio. Sostengo que la libertad de conciencia es tan inalienable como la vida. Siento con todas mis fuerzas que el espíritu humano se orienta hacia el bien de todos. Sé por experiencia que los derechos del privilegio vivirán y se sostendrán por la fuerza hasta que la humanidad se haya perfeccionado a sí misma.
En la historia real de la humanidad futura -una vez abolidas las clases y el antagonismo de los intereses- el progreso y el cambio serán determinados por la inteligencia y mutua comprensión.
Si nosotros y las venideras generaciones no llegamos a acercarnos a ese ideal, no habremos obtenido nada de efectivo y la humanidad continuará siendo miserable y desgraciada aún.
Yo soy y seré hasta el último momento (a menos que descubra mi error) comunista anárquico, porque siento que el comunismo es la forma del contrato social más humana, porque sé que solamente en la libertad podría surgir el hombre a su noble y armoniosa integridad”

Nicolas Sacco – 1921

“¿De qué era inculpado? De un infame, de un atroz crimen que mi cerebro no podía concebir. Mi crimen, el único crimen, del que estoy orgulloso, es el de haber soñado una vida mejor, hecha de fraternidad, de ayuda mutua; de ser, en una palabra, anarquista, y por ese crimen tengo el orgullo de terminar entre las manos del verdugo. Pero que tengan luego el coraje de decirlo, de gritar al mundo -los gobernantes y los asalariados de los Estados Unidos- que habiendo adquirido su independencia en nombre de la libertad, ellos pisotean esa libertad en todos los actos de su existencia. Yo moriré dichoso de añadir mi nombre oscuro a la lista gloriosa de los mártires que han creído en la revolución social y en la redención humana.

*Sacco y Vanzetti fueron condenados a muerte por un tribunal de EEUU.

J Dimitrov – 1933 – Juicio en Alemania  

(aun siendo un dirigente de la traidora burocracia stalinista tuvo esta actitud en el juicio que enfrentó)

“Mi lenguaje es apasionado y duro, lo reconozco, pero también mi lucha y mi vida han sido siempre duras y apasionadas. Mi lenguaje es un lenguaje franco y sincero. Estoy acostumbrado a llamar a las cosas por su nombre. No soy un abogado que defiende por deber a su cliente.

Me defiendo a mí mismo, como comunista acusado.
Defiendo mi honor personal de comunista, mi honor de revolucionario. Defiendo mis ideas, mis convicciones comunistas.
Defiendo el sentido y el contenido de mi vida.

Por esta razón, cada palabra pronunciada por mí ante el tribunal es, por decirlo así, sangre de mi sangre y carne de mi carne. Cada palabra mía es la expresió de mi indignación más profunda contra esta injusta acusación, contra el hecho de que se impute a los comunistas un crimen tan anticomunista.

Se me ha reprochado reiteradamente no tomar en serio al Tribunal Supremo alemán. Este reproche es absolutamente injusto.”

Si hay que fugarse o no cuando no hay garantías, aquí un ejemplo concreto 

Bill Haywood fue en varias ocasiones el blanco de persecuciones en conflictos violentos. En 1907, estuvo involucrado en un juicio por el asesinato del antiguo gobernador de Idaho (EE.UU.), Frank Steunenberg, en el que hicieron uso de pruebas falsas y testimonios contra él, en un proceso del que, a fin de cuentas, fue absuelto. En 1918 se comenzó un juicio nuevamente contra él y otros 100 dirigentes sindicales, siendo declarados culpables por violar la Ley de Espionaje de 1917. Mientras estaba en libertad en 1921, en espera del proceso de apelación, huyó a la Unión Soviética, donde vivió por el resto de su vida.

Utilizar las elecciones para difundir la causa de los presos políticos 

Eugenio Debs  candidato a presidente por el partido socialista estadounidense

En 1920, concurrió a sus últimas elecciones desde la cárcel, condenado por sedición al oponerse a la participación de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial. A pesar de ello, consiguió casi un millón de votos. En diciembre de 1921, con un estado de salud muy deteriorado, el presidente Warren Harding conmutó su pena. Falleció el 20 de octubre de 1926, a los 70 años.

James Cannon ante el juicio declarando ante el fiscal en 1941

Partidarios defensores de los trabajadores guardias de defensa

Pregunta: ¿Le diría al Tribunal y al Jurado la posición del Partido Socialista de los Trabajadores sobre los guardias de defensa de los trabajadores?

Respuesta: Bueno, el partido está a favor de que los trabajadores organicen guardias de defensa donde sea que sus organizaciones o sus reuniones se vean amenazadas por la violencia de los matones. Los trabajadores no deben permitir que se rompan sus reuniones o que se destruyan sus pasillos, o que se interfiera en su trabajo, por miembros del Ku Klux Klanner o Silver Shirt o fascistas de cualquier tipo, o matones o matones reaccionarios, sino que deben organizar un guardarse y protegerse donde sea necesario.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo hace que la idea de un guardia de defensa de los trabajadores fue presentada por primera vez por el grupo del que usted es miembro?

Respuesta: Puedo decir que he conocido esta idea, que no inventamos en absoluto, en mis treinta años en el movimiento obrero he conocido la idea de los guardias de defensa de los trabajadores y los he visto organizados y ayudé a organizarlos. Más de una vez mucho antes de que oyera hablar de la Revolución Rusa.