La gran lucha que estamos llevando adelante los secundarios de la capital marca un camino a seguir y pone en manifiesto la deplorable situación de nuestra educación publica. 

Y es que desde que las tomas arrancaron con los colegios artísticos el miércoles 27 de mayo, el proceso de lucha ha crecido enormemente y hoy al cierre de esta nota tenemos 13 colegios tomados (Yrurtia, Mastrazzi, Lola Mora, Cerámica 1, Cortazar, Mariano Acosta, Lengüitas, M.C. Falcone, Lenguas Vivas, Mariano Moreno, Agustín Tosco, Normal 8 y Juan B. Justo) y muchos otros que están discutiendo como sumarse a la medida.

La lucha que estamos protagonizando denuncia directamente a los gobiernos, tanto el Nacional como el de la Ciudad, que nos están aplicando la Reforma Educativa de la NESC [Nueva Escuela Secundaria de la Ciudad], que es un brutal ataque a los contenidos de nuestras modalidades, ya que de entrada recorta más de 140 orientaciones. En algunas de las mismas reemplaza materias de contenido específico por otras de contenido pedagógico buscando que las escuelas se transformen en lugares de contención únicamente y no de aprendizaje. Y aumenta la carga horaria de las cursadas, superponiendo los turnos, lo que el gobierno soluciona cerrando cursos, dejando a miles de docentes sin trabajo.

Pero además de estos aspectos de ataque brutal, la reforma curricular en sí no resuelve los problemas de fondo de la educación, ni tampoco otorga conquistas fundamentales como la validez nacional a los títulos de los artísticos. Esto sumado al otro gran problema que es la situación edilicia de nuestras escuelas, con techos que se nos caen, con baños que se inundan y que se les corta el agua todo el tiempo, sin calefacción, y en algunos colegios con plagas de cucarachas y ratas.

Por toda esta crisis total de nuestra educación, es que los secundarios, ante los oídos sordos de los funcionarios públicos, decidimos tomar nuestros colegios. Para mostrar al conjunto de la sociedad la real situación de las escuelas y como tanto el gobierno de la Ciudad como el gobierno Nacional, que aplica la misma reforma en el resto de las provincias y tiene los colegios en peor estado que las de Capital, son los responsables de esta política de ajuste a nuestra educación.

Y como si todo esto fuera poco, durante las semanas que llevamos de toma sufrimos persecución política de todo tipo, con el gobierno negándose a darnos una reunión hasta que levantemos las tomas, con la policía entrando a nuestros colegios tomados, pidiendo listas de los que participamos en las mismas, junto con los rectores amenazándonos con quitarnos las jornadas de exámenes y las vacaciones de invierno si seguimos tomando los establecimientos. Ante toda esta política de ajuste y represión los estudiantes no podemos hacer otra cosa más que seguir movilizados en la más amplia unidad posible.

La máxima unidad para derrotar la NESC

Desde El Viraje! secundarios vemos como un eje fundamental, para que esta gran lucha siga extendiéndose y pueda lograr que el gobierno de marcha atrás con la aplicación de la NESC, impulsar la más amplia unidad de todos los secundarios. Junto con el resto de la comunidad educativa y otros sectores estudiantiles como terciarios y universitarios. Pero también con las luchas de clase trabajadora.

Vemos que las distintas modalidades tienen algunas reivindicaciones cruzadas respecto a la NESC, y entendemos que la única forma de poder conseguir gran parte del pliego de reivindicaciones que levantan los colegios es tirando abajo esta reforma, más allá de las concesiones que tuvo que dar el gobierno por las luchas de resistencia de 2012 y 2013 y las mejoras en algunas currículas especificas que consiguieron los docentes.

La reforma curricular no solo no resuelve los problemas de contenidos de la educación, sino que avanza en el intento de ir privatizándola poco a poco. Implica recortes brutales y pérdidas de puestos de trabajo docente. Sumado al hecho de ser en su mayoría totalmente inconsulta hacia el movimiento estudiantil, no podemos sentarnos a negociar que su aplicación sea menos “privatista” o un poco más “participativa”.

Tenemos que rechazarla de conjunto, ya que en concreto es como los gobiernos nos bajan a través de stas reformas la política del Banco Mundial para la educación, con su clara intención de transformarla en un bien de consumo, como es en Chile. Creemos que es necesario mejorar la educación. Algunos contenidos vienen desde la dictadura, pero no queremos la educación que quieren imponer Macri y Cristina, sino una que ponga la educación al servicio de los trabajadores y los sectores populares, donde los estudiantes y docentes tengamos una real participación en el armado de la misma.

Para poder avanzar en este sentido, la CEB (Coordinadora de Estudiantes de Base) tiene que ponerse a la cabeza de organizar y coordinar para salir en unidad con el resto de los sectores, discutiendo en cada colegio como seguimos, extendiendo el conflicto. Queremos dar esta batalla junto con los trabajadores, entendiendo que la lucha es una sola, es la misma que tienen los estudiantes chilenos por un sistema educativo gratuito, o la misma que la de los millones de trabajadores que pararon 9 de junio y vienen luchando contra los techos salariales. Por todo esto es que desde El Viraje! te invitamos a que te sumes junto a nosotros a discutir como seguimos organizados y damos esta batalla en defensa de nuestra educación publica.