El 21 de agosto de 1940, León Trotsky, dirigente de la Revolución Rusa de 1917, moría por el golpe de Ramón Mercader, un agente de la GPU, la policía política de la Unión Soviética, bajo las órdenes del dictador Joseph Stalin. Terminaba, así, la más encarnizada persecución de la burocracia del Estado soviético al principal dirigente opositor revolucionario.

Por:PSTU-Brasil

El papel de Trotsky en la historia está ligado de forma intrínseca a la Revolución Rusa. Durante la revolución de 1905, a los 25 años de edad, fue presidente del primer Soviet (consejo) de diputados obreros de Petrogrado. En 1917, se unió al Partido Bolchevique, reconociendo el liderazgo incontestable de Lenin, el mayor dirigente de la Revolución de Octubre, la primera revolución socialista y obrera victoriosa de la Historia.

Trotsky fue electo de nuevo presidente del Soviet de Petrogrado y dirigió el Comité Militar Revolucionario que organizó la toma del poder los bolcheviques.

Fundador del Ejército Rojo

Durante la guerra civil (1918-1921) entablada por los ejércitos blancos y por las tropas invasoras de catorce países imperialistas contra el Estado obrero revolucionario, Trotsky fue el encargado de organizar el ejército del proletariado. Fundó y dirigió, entonces, el Ejército Rojo, que llegó a tener más de cinco millones de soldados. La URSS salió victoriosa de la guerra civil, garantizando la existencia del primer Estado obrero del mundo.

Durante la guerra civil, participó de forma activa de la fundación de la III Internacional. Él fue, al lado de Lenin, uno de los principales dirigentes y autor de varias resoluciones aprobadas en sus primeros cuatro congresos.

Contra el estalinismo. La lucha contra la burocratización de la URSS

Después de la victoria en la guerra civil, el Estado soviético vivió un terrible aislamiento internacional. La ola revolucionaria que barrió Europa después del fin de la Primera Guerra Mundial retrocedió. La revolución fue derrotada en varios países, como Hungría, Bulgaria y, principalmente, Alemania.

Con todo, la URSS que salió de la guerra civil era un país con una infraestructura destruida, hambre generalizada y un millón de obreros muertos en defensa de la revolución. En esa situación, el gobierno soviético tuvo que utilizar a muchos de los funcionarios y técnicos del antiguo régimen reaccionario. Hizo concesiones a los campesinos, permitiendo que comercializasen parte de su cosechas en el mercado, estimulándolos a producir.

La combinación de estos factores produjo una nueva camada social privilegiada de burócratas y pequeños propietarios. Stalin, un dirigente sin expresión, se tornó la cabeza de esa nueva burocracia.

Con la enfermedad y la posterior muerte de Lenin en enero de 1924, la burocracia asumió totalmente el poder. Trotsky organizó, entonces, la Oposición de Izquierda, que luchó contra la burocratización de la URSS, del Partido Comunista y de la III Internacional.

El aislamiento de la URSS, sin embargo, acabó derrotando a la Oposición de Izquierda. En 1927, Trotsky y millares de opositores fueron expulsados del Partido Comunista, presos y exilados en Siberia. En 1929, Trotsky fue finalmente expulsado de la URSS y enviado a un exilio forzado en Turquía.

Contrarrevolución. Estalinismo extermina a la vieja guardia bolchevique

La burocratización de la URSS llevó a la subordinación de la III Internacional, de los Partidos Comunistas y de la revolución internacional a los intereses de la casta dirigente del Estado soviético. Esta creó la teoría justificativa del “socialismo en un solo país”, según la cual la URSS ya sería una economía socialista nacional. Así, los partidos comunistas, siguiendo la orientación de Stalin, frenaron la revolución china (1927) y la revolución española (1936-1939) para promover alianzas con sectores de la burguesía.

Trotsky insistió siempre en el carácter internacional de todos los fenómenos de nuestra época. Por eso, el elemento central de su teoría de la revolución permanente es el carácter internacional de la revolución socialista. El capitalismo en su etapa imperialista, con su decadencia, arrastra a la humanidad a guerras, crisis permanentes y, finalmente, la barbarie. La revolución socialista es una necesidad y está madura en todas partes del planeta.

No obstante, para justificar la violación de todos los principios del marxismo, del socialismo internacional y de la tradición obrera, el estalinismo precisaba destruir a toda la vieja guardia del Partido Bolchevique y de la III Internacional. Ese objetivo fue alcanzado con la llamada “gran purga” que comenzó en 1934 y significó la ejecución o la muerte en los campos de concentración de centenas de millares de comunistas opositores.

Stalin promovió la farsa de los procesos de Moscú (1936-1938), en los cuales decenas de dirigentes de la Revolución de Octubre, como Zinoviev, Kamenev, Preobrazhensky y Bujarin, fueron acusados de traición y sabotaje, juzgados y fusilados. Trotsky, aun en el exilio, fue el principal acusado, incluso de ser un agente del nazismo.

La obsesión asesina de Stalin tenía una profunda razón de ser. Trotsky era el último dirigente vivo de la Revolución de Octubre y el único que continuaba enfrentando a la burocracia de forma consecuente. El dictador temía que el fin de la Segunda Guerra Mundial desencadenase un nuevo proceso revolucionario mundial y que Trotsky pudiese representar para el proletariado la tradición de esta revolución.

Consciente de que Stalin planeaba su muerte, Trotsky dedicó los últimos diez años de su vida a construir una nueva organización revolucionaria internacional. Por fortuna, consiguió realizar la tarea que él mismo consideraba su gran obra: en 1938, se funda la IV Internacional. El hilo de continuidad del marxismo revolucionario no fue roto.

Sepa más

Al final, ¿quién fue Trotsky? Para responder a esa pregunta, separando lo que es verdad y lo que es mentira sobre su vida, creamos una serie en nuestro canal: “Trotsky, vida, obra y lucha”, presentada por el periodista Bernardo Cerdeira. Aquí, usted podrá saber sobre la historia del revolucionario ruso, sus ideas, su militancia política, y su lucha por la revolución socialista. ¡Confiera!

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.