Cuando un niño muere en un hospital público por falta de atención, es importante saber que, solo en 2017, el banco Itaú le cedió a sus accionistas una “miseria” de R$ 27 billones. La mayor parte de la ganancia de los bancos viene de los negocios con los títulos de la Deuda Pública, dinero que debería salvar vidas y educar a los hijos de los trabajadores.

Por: Vera Lúcia, candidata a presidente – PSTU Brasil

Al menos 40% de las ganancias de los bancos viene del dinero que debería servir para sacar de la miseria y la desnutrición a millones de niños y garantizarles escuela y una vida digna.

Durante nuestra campaña, me preguntan cómo voy a mantener la seguridad pública y aplicar nuestro programa si el país está en la quiebra. Bueno, para los dueños del Itaú, del Bradesco, del Banco Safra,  de la cadena de TV Globo, así como para los grandes empresarios, el país no está arruinado. ¡Va de maravillas! Ellos están nadando en dinero.

Quienes están en la ruina son los 77 millones de desempleados y subempleados; son los casi 45 millones de brasileños que reciben menos de un salario mínimo por mes. Quien quiebra Brasil es el 5% de los más ricos, que concentran una renta equivalente a la del 95% restante de la población.
A las familias que dominan nuestro país desde la esclavitud, no les importa que este quiebre, mientras continúen siendo billonarias y estando aliadas a las multinacionales, para robarse nuestras riquezas.

El problema no es la falta de dinero, sino en manos de quien está el dinero. Quien gobierna el país son los grandes bancos y las grandes empresas nacionales y multinacionales. Además de los políticos que ellos financian. 
Lo que proponemos es simple. Hay que atacar los intereses de los grandes billonarios que facturan con la explotación. Hay que acabar con la deuda pública fraudulenta, para que tengamos recursos suficientes para atender las necesidades de la mayor parte del pueblo trabajador.
Vamos a empezar con la suspensión del pago de la deuda pública y realizar una auditoría para poner en la cárcel a todos los que robaron el dinero del Presupuesto.

“Pero, ¿por qué usted quiere estatizar los bancos?”, me preguntan. Yo digo que son parásitos, que pagan salarios miserables, que viven de la desgracia ajena. Cuando no llegas a fin de mes con dinero y se te atrasa el pago de la factura de la tarjeta, ellos te cobran 436% de interés. Mil reales se transforman en una deuda de 10 mil.

Por eso, en los últimos 16 años, ¡la ganancia de los bancos creció 598%! Eso es robo, encubierto por los gobiernos, que ellos ayudan a elegir, y por la corrupción.

Es por eso que no me invitan a los debates en la TV. Es por eso que defendemos una rebelión de los de abajo contra esas tiñosas que nos están desguazando vivos.

Somos nosotros, las trabajadoras y los trabajadores, quienes generamos, con nuestro sudor y nuestra sangre, toda la riqueza de este país. Tenemos todo el derecho de disfrutarla. Generamos las ganancias de los patrones y los impuestos, que van a parar a los cofres del gobierno y luego se van por la alcantarilla, directo a los bolsillos de los banqueros y los grandes empresarios. ¡Ya es hora de decir basta!

Suspender el pago de esta deuda mentirosa y estatizar los bancos, es lo mínimo que podemos hacer para tener empleos, escuelas y salud, así como para acabar con el genocidio de la juventud negra.

Eso no va a salir de la boca de ningún otro candidato, porque no quieren que se sepa la verdad. Van a discutir las boberías de siempre, van a montar un circo y, después, serán los trabajadores quienes continuarán pagando la factura. 

Tomaremos todas las medidas para que la mayor parte del pueblo salga de la pobreza y del desespero que padece. Dinero para eso, hay de sobra. Basta tomar algunas medidas:

  • Anular todas las reformas del gobierno Temer.
  • Suspender el pago de la deuda interna y realizar una auditoría.
  • Prohibir la remesa de ganancias a las multinacionales (R$ 25 billones).
  • Cobrarles la deuda de impuestos y de la Seguridad Social a las grandes empresas.
  • Acabar con las exenciones fiscales a las grandes empresas.
  • Establecer un salario mínimo de R$ 4 mil, que es lo que una familia necesita, y aumentar las jubilaciones.
  • Confiscarles los bienes a los corruptos y corruptores y cobrar la deuda que le deben al Estado.
  • Movilizar al pueblo trabajador para expropiar las 100 mayores empresas, lo que incluye todos los bancos, que serán estatizados sin indemnización y pasarán a estar bajo el control de los trabajadores.

Vera es candidata a presidenta de la República por el PSTU!

Tradução: Davis