Los Tories[1] quieren acabar con el Sistema Nacional de Salud (NHS) de una vez por todas, al privatizar sus organismos principales. El Servicio de Propiedades NHS Ltd. (PropCo) fue lanzado en abril de 2013, y ahora es dueño de 3.000 millones de libras en terrenos y predios del NHS. El PropCo es responsable por ventas para inversores de propiedades, lo que significa que partes inmensas de las propiedades del NHS pueden rápidamente pasar a manos privadas.

Por: Margaret McAdam, de la Liga Socialista Internacional (ISL), Inglaterra

La empresa privada que hace los préstamos PFI/PF2 (especie de asociaciones público-privadas), para ser pagos en un período de 25 a 30 años, es la dueña del hospital. Así, más de una centena de predios del NHS son de propiedad de bancos y empresas de fachada.

Se crearon Unidades de Apoyo y Comisiones (CSU) para elaborar presupuestos, organizar concursos, garantizar servicios de Terapia Intensiva y Recursos Humanos, y otras funciones administrativas.

Aun cuando los Grupos de Comisión Clínica hayan sido creados por ley de 2012 para decidir para dónde va el dinero, son las CSUs las que garantizan la infraestructura.

La ley creó las CSUs como parte de la estructura del NHS, pero a partir de 2016 las CSUs van a tornarse negocios independientes para ser comprados por empresas privadas. En realidad, la venta ya comenzó. Si firmas privadas adquieren las CSUs, tendrán una inmensa influencia en el financiamiento y reparto en la atención a la salud en el país.

Presupuestos de Salud Personal (PHBs) que reservan una cantidad limitada de dinero para un individuo, para cubrir sus necesidades de salud, están siendo introducidos en Inglaterra.

Hay amenaza de exigir pagos de “recarga” de aquellos que excedieren ese dinero. Pero el padrón clásico de financiamiento en el NHS es que el dinero es asignado en trust de acuerdo con la cantidad de trabajo que ellos precisan realizar. Los PHBs permiten el cambio para un modelo de seguridad privada combinada, donde todo el mundo paga a una compañía Premium y a una privada, que posteriormente deciden qué facturas van a ser pagas [reembolsadas] de los que recibieron tratamiento.

Combinar PHBs universales con CSUs privatizadas significa un sistema de salud del tipo de los Estados Unidos.

Si los terrenos, predios, servicios administrativos y presupuestos ya fueron privatizados, ¿qué restó? Todos los trusts hospitalarios ahora tienen un mandato para tornarse negocios independientes conocidos como Trusts de Fundación. Esas son organizaciones que tienen que sustentarse a sí mismas y garantizar su propio financiamiento, y pueden hacerlo aceptando cuanto quisieren de servicios particulares. Así como las CSUs, las FTs son unidades listas para la privatización, que en este caso es disfrazada con el vago término de “mutual”. Eso significa pasar de propiedad pública a las manos de “partes interesadas”.

El gobierno dividió a Inglaterra en 44 “pegadas” a través de los Planes de Sustentabilidad y Transformación (STP) que tienen como objetivo cortar 2.000 millones de libras del presupuesto. La mayoría de esos planes son desarrollados en secreto.

Salvar el Hospital de Mujeres

En Liverpool, las autoridades de la salud planean cerrar el Hospital de Mujeres, y un informe del NHS que se filtró declara que los trusts de salud de Liverpool tendrán un déficit de 1.000 millones de libras esterlinas.

Cortes drásticos están siendo planeados para equilibrar la caja, y se espera que los trusts hospitalarios de Liverpool corten 167 millones de libras en los próximos cinco años.

Se sugirió una fusión entre el Hospital Real de Liverpool, el Broadgreen, el Aintree y el Hospital de Mujeres. Y eso será parte del paquete nacional de cortes y cierres en la salud, el STP.

Mientras tanto, los trabajadores del Hospital de Mujeres fueron orientados a recibir a los clientes particulares derivados del Catherine Medical Center (CMC), que está dentro del Hospital de Mujeres, para que el hospital [público] pueda ganar dinero suficiente para cubrir su déficit. La dirección dice que precisan conseguir 500.000 libras a través de los servicios privados. El CMC se describe como un “prestador médico boutique, líder en la salud privada”, que existe porque ellos “reconocen que las necesidades de cada mujer son diferentes, y es por eso que nosotros desarrollamos nuestro servicio de maternidad privada”.

Ese giro encubre el hecho de que es el NHS el que tiene que proveer ese tipo de elección, si quiere continuar siendo el NHS.

Ellos deberían mencionar que reconocen que cada mujer puede ser tratada de forma diferente desde que tenga dinero suficiente para pagar. Por ejemplo, servicios posnatales cuestan desde 250 hasta 950 libras. Algunos de los servicios que ellos ofrecen comenzaron en agosto de 2016.

En Londres, dos dirigentes del Partido Laborista, de los consejos locales de Ealing y de Hammersmith & Fulham, se negaron a firmar el plan de “transformar” los servicios del NHS, en medio de rumores sobre que dos importantes hospitales van a cerrar, y de la degradación de los hospitales de Ealing y de Charing Cross, incluso con la pérdida de unidades de emergencia y otros servicios fundamentales.

Ninguna resistencia a los planes de cortes en la salud está presente en los dirigentes Laboristas, en Londres. Entonces, nosotros convocamos a los diputados y consejeros Laboristas electos a oponerse a cualquier plan de cierre o venta de servicios del NHS en Liverpool, y a participar pública y activamente de la campaña contra el cierre del Hospital de Mujeres de Liverpool.

Tenemos que forzar a los diputados y consejeros de izquierda a luchar.

Los dirigentes del Partido Laborista y de los sindicatos no hicieron ninguna campaña o movilización en todo este proceso en el que el NHS se aproxima cada vez más del modelo estadounidense de salud.

Activistas sindicales de base y movimientos comunitarios necesitan tomar la dirección y movilizarse en nivel nacional. Ese es el único camino posible para parar la completa destrucción del NHS.

[1] Tories, miembros del Partido Conservador Tory.