Publicamos abajo una carta del conocido roquero Roger Waters, que fue miembro y líder de la banda Pink Floyd, donde hace un llamado al boicot cultural, deportivo y político a Israel por su práctica de apartheid contra el pueblo palestino. Aunque no compartimos algunas de las posiciones de su carta (como la posibilidad de la existencia de dos estados: Israel y Palestina), eso no nos impide saludar su apoyo a la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) y unirnos en el boicot a Israel.

A mis amigos del Rock and Roll
Nigel Kennedy, el virtuoso violinista y guitarrista británico, mencionó en el reciente concierto Promenade en el Albert Hall, en Londres, que en Israel hay apartheid. Nada de anormal, usted podría imaginar, cuando la baronesa de Deech (Nee Fraenkel) contestó el hecho de que Israel es un Estado de apartheid y su posición prevaleció en la BBC, que retiró la declaración de Kennedy, censurando su presentación. La baronesa de Deech no presentó ningún fragmento de evidencia para apoyar su posición y aún así la BBC, supuestamente “apolítica”, actuando exclusivamente con base en la autoridad de la Baronesa Deech, jugó sobre nosotros, de repente, el mundo de 1984 [1]. ¡Bien! Es hora de levantar mi cabeza de nuevo, al lado de mi hermano Nigel Kennedy. Y por hablar de Nigel es una persona que merece gran respeto. Entonces, aquí sigue una última carta bocetada en julio.

 25 de julio de 2013
A mis amigos del Rock andRoll.

En la secuencia del trágico tiroteo y muerte del adolescente desarmado Trayvon Martin y la absolución de su asesino Zimmerman, ayer, Stevie Wonder habló en un show declarando que no irá a presentarse en el Estado de Florida hasta que ese Estado revoque su ley de “manos arriba”. En realidad, declaró un boicot por motivos de conciencia. Aplaudo su posición y la apoyo. Me hizo acordar una declaración que hice el 14 de febrero, en una carta que nunca fue publicada.

Llegó la hora, entonces aquí está ella. Esta carta quedó en el baño maría de mi conciencia y conscientemente por algún tiempo.
Yo me uní a la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) hace 7 años. Un movimiento no violento que se opone a la ocupación de Cisjordania y a las violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos palestinos por Israel. El objetivo de la BDS es atraer la atención internacional hacia la política israelí y, esperemos, para ayudar a llevarla a su fin. Las personas de la región merecen más que eso.
Para ir directo al punto, Israel fue considerado culpable, de manera independiente, por organizaciones internacionales de derechos humanos, por representantes de la ONU y por el Tribunal Internacional de Justicia, por violaciones graves del derecho internacional. Voy a citar sólo dos de ellos:

1. El Crimen de Apartheid: La opresión sistemática de un grupo étnico por otro. El 9 de marzo de 2012, por ejemplo, el Comité de la ONU sobre la Eliminación de la Discriminación Racial hizo un llamado a Israel para acabar con sus políticas y leyes racistas que violan la prohibición contra la segregación racial y el apartheid.

2. El crimen de limpieza étnica: La remoción forzada de los pueblos originales de sus tierras legítimas, a fin de asentar una población por medio de ocupación. Por ejemplo, en Jerusalén Oriental, familias no judías son rutinariamente expulsadas de sus casas para dar lugar a ocupantes judíos.

Hay otros.

Dada la incapacidad o falta de gana de nuestros gobiernos, o del Consejo de Seguridad de la ONU para presionar Israel a cesar esas violaciones y hacer reparaciones a las víctimas, cabe a la sociedad civil y a los ciudadanos conscientes del mundo quitar el polvo de nuestras conciencias, asumir nuestras responsabilidades y actuar. Escribo ahora a vosotros, hermanos y hermanas de la familia del Rock and Roll, para pedir que se junten a mí, y a miles de otros artistas alrededor del mundo, para declarar un boicot cultural a Israel, para lanzar luz sobre esos problemas y también para apoyar a todos nuestros hermanos y hermanas en Palestina y en Israel, que están luchando para acabar con todas las formas de opresión israelí y que desean vivir en paz, justicia, igualdad y libertad.

Estoy escribiendo para vosotros ahora a causa de dos eventos recientes.

1. Stevie Wonder.
Quedé sabiendo, la primera semana de diciembre pasado, que Stevie Wonder fue invitado a presentarse en una cena de gala de los amigos de la Fuerza de Defensa de Israel en Los Ángeles el 6 de diciembre de 2012. Sería el principal artista de un evento para recaudar fondos para las fuerzas armadas israelíes. Como si lo US$ 4.300 millones que los contribuyentes de los EEUU les dan por año ya no fueran suficientes. Eso aconteció inmediatamente después de que las Fuerzas de Defensa de Israel concluyeran otra guerra en Gaza (Operación Pilar de la Defensa) donde, en consonancia con la Human Rights Watch, cometió crímenes de guerra contra los 1,6 millón de palestinos que viven sitiados allá.

Entonces, yo escribí para Stevie para intentar convencerlo a cancelar su presencia. Mi carta decía lo siguiente: "¿Usted se sentiría bien presentándose en la Policeman’s Ball en Johanesburgo la noche después de la masacre de Sharpeville, en 1960; o en Birmingham, Alabama, para recaudar dinero para los policías, que prendieron, tiraron gas lacrimógeno y usaron cañones de agua sobre niños que luchaban contra el segregacionismo en 1963?"

El arzobispo Desmond Tutu también escribió un llamamiento a Stevie, y 3.000 otros firmaron una petición del change.org. ¡Stevie, para su gran crédito, canceló su presencia!

2. En el inicio de esa semana yo hice un discurso en la Organización de las Naciones Unidas. Si usted esté interesado, puede encontrar este discurso en youtube. El hecho común sobre esas dos historias es que no hubo mención sobre ninguna de ellas en los grandes medios de Estados Unidos.
La inferencia clara sería a de que los medios comunicacionales en los EEUU no están interesados en la situación del pueblo palestino, o en lo que se relaciona a la situación del pueblo israelí. Podemos sólo hacer fuerza para que ellos se interesen, como finalmente lo hicieron en cuanto a la política de Apartheid de Sudáfrica.

De vuelta a los días del Apartheid de Sudáfrica, en el inicio era sólo un sector de artistas el que rechazaba presentarse allá. una gota, que realizaba un boicot cultural que, después, se hizo un riacho, un río, enseguida un torrente y finalmente una inundación. (Acuérdese de Steve Van Zandt, Bruce Springsteen y todos los otros: "Nosotros no vamos a tocar en Sun City”. ¿Por qué? Porque, como la ONU y los Tribunales Internacionales de Justicia, ellos entendieron que el Apartheid estaba equivocado.

La comunidad deportiva se juntó a la batalla, nadie iba a jugar críquet o rugbi en Sudáfrica y, finalmente, la comunidad política se juntó también. Toda una comunidad global, musical, deportiva y política. Nosotros levantamos nuestras voces como un todo y el régimen del Apartheid en Sudáfrica cayó.

Tal vez estemos en el punto de inflexión ahora con Israel y Palestina. Ambos son buenos pueblos, y merecen una solución justa para su situación. Cada uno de ellos una merece la libertad, la justicia y la igualdad de derechos. Recientemente la ANC, el partido en el poder de Sudáfrica, apoyó el BDS. Estamos casi allá. Por favor, júntense a mí y a todos nuestros hermanos y hermanas de la sociedad global para proclamar nuestro rechazo al Apartheid en Israel y en la Palestina ocupada, comprometiéndose a no presentarse en Israel o aceptar cualquier premio o financiación de cualquier institución conectada al gobierno de Israel, hasta que Israel cumpla el derecho internacional y los principios universales de los derechos humanos.
Roger Waters 19 ago 2013.

______________________________________________________

[1] http://www2.ohchr.org/english/bodies/cerd/docs/cerd.c.isr.co.14-16.pdf