12 de noviembre ¡Jornada nacional de lucha!

¡Abajo el paquetazo antilaboral del Congreso!

¡Hay que exigir a Castillo aumento general de salarios, prohibición de despidos y solución a las demandas obreras y populares!

El paquetazo antilaboral propuesto por María del Carmen Alva, presidenta del Congreso, se cierne sobre la clase trabajadora como una nueva amenaza a nuestros derechos.

Tal como la tristemente recordada “Ley pulpín”, la “política nacional de competitividad y productividad” y el “plan nacional de competitividad y productividad” de Vizcarra, las leyes propuestas por Alva recortan los derechos laborales: buscan incorporar la gratificación y la CTS en la remuneración mensual. Pretende extender la aplicación de los contratos modales al infinito. Quiere legalizar el cese colectivo de menos del 10% del personal, entre otras medidas que garantizan mayores beneficios a las empresas, en desmedro de la clase trabajadora.

Por eso, los trabajadores y trabajadoras en todo el país, junto a la juventud, tenemos la urgencia de salir a luchar para derrotar esta nueva intentona patronal.

Sin embargo, los problemas del pueblo trabajador no se acaban en la amenaza del paquetazo de Alva y compañía: el alza del costo de vida, los pliegos de reclamo sin resolver, despidos y demás abusos, son pan de cada día en las fábricas, minas y centros de trabajo de todo el país.

100 DÍAS DESPUÉS…

100 días han pasado desde que Castillo asumió la presidencia. Y de momento, los únicos bolsillos que se siguen llenando de dinero, son los de los empresarios.

Nuevos picos de exportaciones de metales preciosos, pesca y otros productos vienen generando enormes ganancias a la patronal, mientras la clase trabajadora vive la realidad opuesta… ¿A qué se debe esta situación?

LA PATRONAL APRIETA… Y EL GOBIERNO CEDE

Es verdad que los patrones, la derecha política y sus medios de comunicación, le respiran la nuca al gobierno, presionando para que profundice sus compromisos con la continuidad del plan económico neoliberal.

El problema es que Castillo, que dice ser la cabeza de un gobierno “del pueblo”, en lugar de resistir y combatir esas presiones, apoyándose en la movilización obrera y popular, cede y defiende la continuidad del plan económico, como lo muestra la permanencia de Velarde al frente del BCRP, y en el presupuesto presentado por el «izquierdista» Pedro Francke para 2022.

Y es que ante cada nueva “ajustón” de los patrones, el gobierno ha respondido negociando y cediendo. ¿Qué han dicho Castillo y su gabinete frente al aumento del salario mínimo? “No es el momento”. ¿Qué han dicho frente a la nacionalización (expropiación) del gas de Camisea? “Vamos a masificar, no a expropiar”. ¿Qué, frente a la convocatoria a la Constituyente? “Junten firmas, no podemos convocar”… ¡Es decir, han renunciado a tomar medidas concretas para mejorar las condiciones de vida de la población, y también a sus ofrecimientos de campaña!

Es por eso que el Congreso y sus partidos se envalentonan y lanzan el paquetazo antilaboral: porque entienden que el mismo gobierno se encuentra en la línea del plan económico, y que en últimas, va a negociar.

EL GOBIERNO PERMITE QUE LA ULTRADERECHA SE FORTALEZCA

Pero no solo el Congreso se “envalentona”. Día a día grupos de extrema derecha, algunos de corte fascistoide, y compuestos por miembros de la oficialidad de las fuerzas armadas en situación de retiro, marchen y se fortalezcan demandando la caída del gobierno, sin que por eso Castillo y compañía muevan un dedo.

¡Cuánta diferencia con los 10 heridos por perdigones que dejó la represión policial en el segundo día del paro que sostenían las provincias de Lucanas, Paucar Del Sara Sara y Parinacohas, en Ayacucho, en contra de las mineras Apumayo y Ares el pasado 30 de octubre!

Esa misma pasividad ante las fuerzas armadas y policiales corruptas es la que explica que, a un año de la caída del gobierno de Merino, a manos de la lucha popular y juvenil, tampoco se haya sancionado ejemplarmente a los mandos de la policía nacional, responsables del asesinato de Inti y Bryan, así como de las heridas de decenas de jóvenes que enfrentaron la feroz represión policial ordenada por Merino y Florez-Araoz.

Por el contrario, ahora Castillo y compañía militarizan Lima y Callao, bajo el pretexto del “enfrentamiento a la delincuencia”, dando carta blanca a las Fuerzas Armadas para que se conviertan en un actor principal en la vida cotidiana del país.

UN AÑO Y MEDIO DESPUÉS, NADA HA CAMBIADO EN CUANTO A LA SALUD

En medio de la pandemia, el gobierno continúa aplicando una política de apertura total de las actividades económicas, en sintonía con la patronal. Teniendo como único “logro” por mostrar, el avance del proceso de vacunación.

Sin embargo este “avance” esconde un enorme peligro:

  • Según datos del MINSA, en un país de 30 millones de habitantes, no llegamos a las 3 mil camas UCI con capacidad de atender emergencias COVID.
  • El 97.1% de los establecimientos de salud de primer nivel de atención (8,531 de 8,783) presenta capacidad instalada inadecuada.
  • De los 247 hospitales contabilizados a nivel nacional al cierre de 2020, 236 (95.5%) tienen capacidad instalada inadecuada.
  • El 77% de los institutos especializados (10 de los 13 existentes a nivel nacional) no cuenta con infraestructura y equipamiento acordes con los estándares sectoriales establecidos.
  • A nivel nacional solo hay 332 plantas de oxígeno medicinal operativas.

Y el presupuesto presentado por el gobierno de Castillo, para 2022, no permite avizorar ninguna mejora cualitativa en esta realidad.

EL PUEBLO COMIENZA A LUCHAR

Este es el marco que explica que algunos sectores del pueblo pobre y trabajador haya comenzado a movilizarse, demandando la eliminación del CAS, mejoras en los servicios de salud, contra la explotación de las grandes mineras (Ayacucho, Ancash, Cusco, Lima…), y exigiendo solución a sus pliegos de reclamo (sindicato de Leche Gloria, sindicato de Coca Cola, sindicato Mexichem -Pavco, sindicato de Agregados Calcáreos…). Todos ellos demandando salidas concretas, inmediatas, a sus demandas.

LAS DIRECCIONES NO ESTÁN A LA ALTURA

Lamentablemente, en lugar de unir esas luchas y exigir que se les dé solución, las dirigencias de las centrales, como la CGTP, están más preocupadas de “no hacer olas” a Castillo.

Esos dirigentes se han comprometido con el gobierno, renunciando a luchar por los intereses de la clase trabajadora, para salvaguardar la estabilidad -o como dicen, la “gobernabilidad”- de Castillo y compañía. Para esas direcciones, exigir soluciones y movilizarse es “hacerle el juego a la derecha”.

DEBEMOS RODEAR DE SOLIDARIDAD Y UNIR LAS LUCHAS OBRERAS Y POPULARES

Para nosotros, los compañeros y compañeras del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), la tarea es exactamente la contraria a la que plantean esas direcciones. La defensa de nuestros derechos como trabajadores y trabajadoras, y la conquista de las medidas que exigimos para mejorar nuestras condiciones de vida, se encuentra únicamente en manos de la clase trabajadora y su capacidad para unir su movilización.

Es urgente que desde las bases nos unamos para exigir soluciones a nuestras demandas, comenzando por rodear de solidaridad activa las luchas en curso, como las huelgas del sindicato de Agregados Calcáreos y Mexichem (Pavco). No podemos quedarnos esperando a que el gobierno, buenamente, “se acuerde” de sus ofertas, y rompa los acuerdos que ha pasado con la patronal y sus partidos a cambio de un poco de “gobernabilidad”.

Solo la movilización obrera y popular puede conquistar la solución a nuestras justas demandas, en la perspectiva de imponer, por nuestra lucha también, un verdadero gobierno obrero, campesino y popular, capaz de recuperar nuestros recursos naturales, prohibir los despidos y garantizar trabajo, salud y educación a toda la población pobre.

Solo la movilización obrera y popular puede conquistar la solución a nuestras justas demandas, en la perspectiva de imponer, por nuestra lucha también, un verdadero gobierno obrero, campesino y popular, capaz de recuperar nuestros recursos naturales, prohibir los despidos y garantizar trabajo, salud y educación a toda la población pobre.

El 12 de noviembre debe ser el comienzo de esa lucha unificada y justa, recordando siempre a quienes cayeron en la lucha contra la injusticia, la corrupción, el saqueo de nuestros recursos y la explotación.

¡SOLUCIÓN A LAS DEMANDAS DE LOS OBREROS DE MEXICHEM (PAVCO) Y AGREGADOS CALCÁREOS, QUE SE ENCUENTRAN EN HUELGA!

¡EXPROPIACIÓN SIN PAGO DEL GAS DE CAMISEA, LAS MINAS Y LOS POZOS PETROLEROS PARA PONERLOS AL SERVICIO DE LA SALUD Y EDUCACIÓN DEL PUEBLO!

¡PLAN NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA CONTINUIDAD DEL PLAN ECONÓMICO NEOLIBERAL QUE NOS SOMETE A LA MISERIA Y AL SAQUEO!

Lima, 10 de noviembre de 2021

Partido Socialista de los Trabajadores