En los 72 años de existencia de La Nakba – la catástrofe palestina iniciada con la creación del Estado de Israel el día 15 de mayo de 1948 –, los regímenes árabes continúan en total negligencia con la causa palestina. Entre los 22 países de La Liga Árabe solamente tres – Argelia, Tunes y Kuwait – no están en proceso de normalidad con el Estado de Israel. Y algunos van mucho más allá.

Por Fabio Bosco, Brasil

Palestinos presos en Arabia Saudita

Arabia Saudita es el país más rico y más influyente de La Liga Árabe. El 4 de abril del 2019 el régimen saudí detuvo al Dr. Mohammad Saleh al-Khodari y con él a otros 67 integrantes y simpatizantes del partido político Hamas. En marzo de este año un tribunal presento una acusación: integrar y financiar una “organización terrorista”.

El Dr. Mohammad Saleh al-Khodari, es un otorrinolaringólogo de 81 años, que vive en el país desde hace 30 años, y dirige el Consejo General del Hamas, el órgano responsable por la elección de los dirigentes del movimiento.

Aproximadamente medio millón de palestinos vive en el reino saudita, donde la población, como en todo el mundo árabe, expresa su solidaridad con la causa palestina. Esto se da en contramano con los medios de comunicación sauditas, que se esfuerzan en denigrar a los palestinos.

Un gesto de solidaridad con los palestinos vino de donde menos se esperaba. Al final de marzo el grupo iemenita Ansar Allah liderado por Sayyid Abdulmalik Al-Houthi, propuso un cambio de prisioneros: un piloto, cuatro oficiales y soldados sauditas, serían liberados a cambio de los 68 palestinos presos.

Los Houths, en el año 2014 tomaron la capital Sanaa, y ellos de hecho son el gobierno al norte del país, esta región concentra las tierras más fértiles y también la mayoría de la población. No existe una respuesta de las autoridades sauditas, quienes promueven una fuerte agresión militar contra los Houthis desde hace cinco años.

El día 17 de abril la organización Human Rights Watch, emitió una nota expresando preocupación en cuanto a la situación de los presos palestinos, reclamando la garantía del debido proceso legal en Arabia Saudita.

El día 22 de abril, Mohammad Nazzal miembro del buró político de Hamas, reveló al canal por satélite Al-Sharq detalles de la larga relación, de la organización palestina con las autoridades sauditas. Según él, de los antiguos monarcas sauditas dos de ellos, los reyes Fahd y Abdullah, donaron respectivamente US$ 1,3 millones y US$ 2,6 millones a Hamas, y el propio príncipe Mohammad Bin Salman se reunió con una delegación de Hamas en el año 2015. Nazzal afirmó que la relación con las autoridades sauditas es histórica, y que las actividades de Hamas dentro del país eran de pleno conocimiento de las autoridades,  y pidió la liberación de los presos[i].

Palestinos impedidos de regresar al Líbano

Al inicio del mes de mayo la Dirección de la Seguridad Pública del Líbano emitió una circular impidiendo el retorno al país de refugiados palestinos, aunque estos poseyeran los documentos necesarios como el del “viaje libanes”.

Cerca de 400 mil refugiados palestinos viven en el Líbano. Ellos integran las familias palestinas que fueron expulsadas de Palestina, por las milicias sionistas en el año 1948, durante la Nakba palestina. Ellos poseen el documento de viaje libanes. Impedidos de volver al Líbano, ellos no tienen otro país para dirigirse ya que el Estado de Israel impide su regreso.

El día 5 de mayo la organización Euro-Mediterranean Human Rights Monitor, condenó la decisión de las autoridades libanesas, considerándola como “racista”[ii].

Vale la pena recordar que el principal partido que sostiene al gobierno libanés es el Hezbollah, que cuenta con el poder necesario para impedir las medidas de discriminación que existen y otras que están siendo creadas contra los refugiados palestinos.

 

Palestinos de Gaza impedidos de ingresar en Egipto

Los 2 millones de palestinos que viven en la Faja de Gaza están sitiados desde el 2007 por el Estado de Israel y por Egipto, tanto por tierra, mar y aire

Regularmente el Estado de Israel promueve agresiones militares, contra la población de Gaza.

Condenado por diversas organizaciones de derechos humanos, el bloqueo de Gaza es parte de un proyecto consciente por parte del Estado de Israel, de transformar el territorio inhabitable imitando el cerco impuesto por los nazistas, a la población judía polonesa sitiada en el Gueto de Varsovia.

Quien vino a socorrer a los palestinos de Gaza fue la revolución egipcia del 2011, que abrió la frontera de Rafah entre Gaza y Egipto. Palestinos menores de edad y mayores de 40 años pudieron ingresar en Egipto sin visto. Productos esenciales para la población en Gaza, y combustibles circularon por la frontera, ya sea por el puesto de control de Rafah, o sea por los 1.200 túneles. El golpe del general Al-Sissi en 2013 llevó al cierre de la frontera y a la destrucción de todos los túneles.

La prioridad del dictador Al-Sissi es la relación económica, política y diplomática con Israel, lo que implica someter a los palestinos de Gaza a humillaciones y privaciones.

Palestinos bajo represión en Siria

En mayo del 2018 el escritor libanés  y reconocido apoyador de la causa palestina Elias Khoury publicó un artículo llamado “Palestina y la rama palestina[iii].

El artículo se refiere a la rama de la policía política del régimen sirio destinada a controlar y reprimir los refugiados palestinos en el país.

Llamada de la rama 235 o la rama palestina, fue criada por Hafez al-Assad, padre del actual dictador Bashar. Situada en la carretera que conduce al aeropuerto de Damasco, sus dependencias tienen tres niveles. “En sus pasillos centenas de combatientes palestinos desaparecieron”, afirma Khoury. Una de sus especialidades era la tortura, siendo la pionera en tortura sexual. Las operaciones dentro de ese centro de tortura y prisión fueron descriptas por Malik Daghistani en el artículo “Uivo de un europeo en la rama palestina”, publicado en Al-Gomhoria del 5 de septiembre del 2017.

Khoury describe varias acciones del régimen sirio, contra la resistencia palestina, tales como la formación de una guerrilla liderada por Zuhair Mohsen (conocido como Zuhair al-Ajami), pionera en pillaje durante la guerra civil libanesa, apoyo al criminal Elie Hobeika que fue uno de los protagonistas de las masacres de Sabra y Chatila, en el país vecino, con el intento de dividir la principal organización palestina Al-Fatah, tuvo participación en el cerco al campo de refugiados palestinos de Tal al-Zaatar, también en el Líbano.

Pero “nada de esto puede compararse con el peor de todos, la llamada rama palestina”, afirma Khoury.

La solidaridad necesaria

Los palestinos pueden contar con la población trabajadora de los países árabes, peros no pueden confiar en los regímenes allí instalados. La segunda ola de las revoluciones en la región, iniciada por las masas sudanesas en el 2018 y las argelinas en el 2019 fue seguida por los libaneses e iraquianos, teniendo como protagonistas a los aliados naturales de la resistencia palestina. Esa confluencia de revoluciones, combinada con la solidaridad internacional, es la que puede llegar a derrotar al Estado de Israel y garantizar una Palestina libre desde el rio al mar, con el regreso de todos los refugiados. Entonces los palestinos podrán decidir democráticamente su futuro y vivir en paz, con todos aquellos que aceptasen vivir en paz con ellos.

Nota

[i] https://www.middleeastmonitor.com/20200508-hamas-reveals-the-hidden-aspects-of-its-relations-with-saudi-arabia/

[ii] https://www.middleeastmonitor.com/20200506-lebanons-decision-on-palestinian-expats-racism/

[iii] https://www.litci.org/arab/archives/1315

Traducción: Tana Betty