Ford anuncia el cierre de todas las fábricas en el Brasil y el cierre de la producción en el país.

Por: Luiz Carlos Prates (Mancha), de São José dos Campos (SP) – 11/1/2021

La empresa norteamericana anunció este lunes 11 de enero que cerrará sus actividades en el Brasil. La multinacional afirma que tal medida acarreará el despido de hasta 5.000 trabajadores directos aquí y en la Argentina. Sin embargo, contando los trabajadores indirectos, más de 15.000 perderán sus empleos.

En el Brasil, el lugar más afectado será Camaçari, en Bahia, donde se producen los últimos modelos de la empresa: EcoSport, Ka y Ka Sedan. La producción de camiones en la región del ABC [paulista] ya había sido cerrada en 2019. La multinacional también cuenta con una fábrica en Taubaté (SP).

Para instalarse en Camaçari, la empresa recibió todo tipo de exención fiscal, terrenos, etc., de los gobiernos. Ahora, de forma unilateral decide irse y dejar a millares de padres y madres de familia en la calle. En total, la Ford recibió, desde 1999, el equivalente a R$ 20.000 millones en incentivos fiscales, según a propia Receita Federal [entidad federal de recaudación impositiva].

Pandemia acelera reestructuración de la industria automovilística

Esta medida de la Ford forma parte de un plan de reestructuración de la compañía, que procura reducir sus costos de producción a fin de mantener y ampliar su tasa de ganancia. Hace eso despidiendo, cerrando fábricas y arrojando sobre las espaldas de los trabajadores el peso de esta reestructuración.

La GM inició años atrás esta ofensiva y viene siendo seguida por todas las grandes montadoras globales. La Mercedes también anunció el cierre de su unidad en el interior de San Pablo, y la Volks anunció recientemente el corte de 35% de sus efectivos a través de un Programa de Despido Voluntario (PDV), que de voluntario no tiene nada.

¡Es preciso resistir!

El cierre de la Ford, con los consecuentes millares de despidos, es un ataque al conjunto de los trabajadores y el país, y precisa ser enfrentado por todos. Las diversas concesiones hechas por los sindicatos con el pretexto de mantener los empleos no dieron en nada.

Es preciso una lucha unificada nacional e internacional, contra el cierre de las fábricas. La centrales sindicales deben estar al frente de esta resistencia. La empresa tiene que echarse atrás con estas medidas. Los gobiernos deben sacar y cobrar la devolución de todos los incentivos fiscales que fueron hechos a la montadora durante todos estos años. E impedir el envío de ganancias al exterior de estas empresas multinacionales.

¡Debemos cercar de solidaridad la lucha de los trabajadores de la Ford contra el cierre y los despidos! ¡Ningún despido! ¡Estabilidad en el empleo y garantía de derechos! ¡Nacionalización y estatización de la Ford y de todas las empresas que despidan!

¡Por una jornada nacional contra el desempleo y los despidos! ¡Vacunación ya! ¡Mantención del auxilio de emergencia! ¡Fuera Bolsonaro y Mourão!

Luis Carlos Prates, Mancha, es metalúrgico del PSTU, Brasil.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.