Dom Sep 25, 2022
25 septiembre, 2022

Perú: ¡No a la derogatoria de los Decreto Supremo 001 y 014!

¡Abajo el alza del costo de la vida! ¡Plan de lucha nacional contra la continuidad del modelo económico, las alzas y las amenazas patronales!

Por PST – Perú

En medio de la situación de crisis que vivimos los trabajadores y trabajadoras a causa del alza del costo de vida, el desempleo, los bajos salarios, la continuidad de la pandemia y la crisis alimentaria, los patrones acentúan sus ataques y sus prácticas de sobre explotación, y buscan por todos los medios evitar que se les toque incluso un pelo de sus ganancias e intereses.

Esa es la realidad, incluso después de transcurrido un año del gobierno de Pedro Castillo, quien dejó a un lado el discurso de la denuncia de plan neoliberal y medidas de cambio, por el discursos de la defensa y ensalsamiento de los “éxitos” del modelo como lo hizo en su mensaje de 28 de julio pasado.

El modelo neoliberal que sirve a las transnacionales y al gran capital, es la causa de las enormes desigualdades y se manifiestan en saqueo de nuestras riquezas, destrucción del ambiente, afectación de los territorios de las comunidades campesinas y originarias, pobreza, desnutrición, hambre, informalidad, educación y salud pública colapsadas y un largo etc.

La política continuista de este gobierno no lo ha salvado del constante asedio de los sectores patronales que persiguen su vacancia o su destitución, algunos desde el comienzo de su mandato. Y el propio Castillo les provee armas por el alto grado de incompetencia y falta de transparencia que caracteriza a su gestión, lo cual es usado para tratar de precipitar su caída.

La respuesta del gobierno a esa embestida ha sido, por un lado, la negociación y remarcar su compromiso de no tocar el modelo. Incluso su flamante ministro de economía, Kurt Burneo, ha anunciado un nuevo “plan de reactivación económica”, que claramente debe ser comprendido como nuevos beneficios para las empresas.

En este contexto, el gobierno ha lanzado algunas concesiones muy parciales a los sectores populares que muestran un descontento creciente con la falta de respuestas ante la aguda crisis que enfrentan. Así trata de ganar tiempo con las mesas de diálogo y los consejos de ministros descentralizados, alcanzando algunos paliativos como el apoyo a las ollas populares o las compras minúsculas de fertilizantes.

A esto último se suma la aprobación de los decretos supremos 001-2022 y 014-2022 del Ministerio de Trabajo, que no hacen más que poner en evidencia el mal uso de la legislación y buscan, en el papel, poner fin al uso de la tercerización en procesos productivos nucleares y reconocer algunos derechos laborales en la negociación colectiva.

Dichas medidas, que favorecen a los trabajadores, son una respuesta muy parcial a la larga lucha contra la precarización laboral, y aunque son insuficientes han provocado el rechazo de la patronal y sus partidos del Congreso; pero no podemos dejar de señalar que provienen de un gobierno que ha abandonado su programa de cambio y hoy defiende un plan que profundiza la desigualdad enriqueciendo más a los ricos y haciendo más pobres a los pobres. Según cifras oficiales de la FAO más de 16.6 millones de peruanos no se están alimentando correctamente, un millón más que el año pasado.

Es correcto impulsar la movilización de los trabajadores ante los intentos de la patronal y sus partidos de buscar la nulidad de las mencionadas normas, por más que sean reconocimientos parciales de nuestros derechos. Es necesario que los trabajadores y trabajadoras de todo el país defendamos en las calles esas conquistas que quieren ser borradas por la patronal y sus partidos.

Pero no se trata solo de impedir la derogación de los decretos sino su inmediata ejecución, en particular el referido a la nulidad tercerización y el pase a planilla de trabajadores precarizados, así como también para exigir medidas concretas frente a la inflación, la crisis alimentaria, el desempleo, la pobreza y los abusos patronales, en la convicción que estas medidas no vendrán como una concesión de un gobierno que defiende el plan neoliberal sino como resultado de una lucha nacional en el terreno de la independencia política de clase.

Esto debe concretarse, además de en la demanda de que no se deroguen los Decretos 001 y 014, en la construcción de una plataforma propia que sea defendida por el pueblo pobre mediante un proceso de lucha unitaria y de alcance nacional. Dicha plataforma debe incluir:

  • Incremento general de sueldos, salarios y pensiones, para que éstas sean iguales a la canasta básica de consumo.
  • Salario 100% igual para hombres y mujeres.
  • Reposición de despedidos y despedidas.
  • Pase a contrato a plazo indeterminado de todos los trabajadores y trabajadoras que laboran en las empresas.
  • Jornada laboral de 4 horas, sin disminución de salarios, para repartir el trabajo entre todos.
  • Recuperación de nuestros recursos naturales para ponerlos al servicio de la educación y la salud.
  • Restitución de los territorios de las comunidades campesinas y nativas apropiadas por empresas extractivas o de la agroindustria.
  • Fertilizantes para garantizar la campaña agrícola.
  • Más impuestos a las grandes empresas para financiar los derechos sociales.
  • Asamblea Constituyente para nacionalizar las minas, los pozos petroleros y las refinerías, y recuperar nuestra soberanía.

Sólo nuestra movilización podrá conquistar estas demandas y otras que nazcan de las diversas organizaciones obreras, populares, estudiantiles, de mujeres, etc.

Es en ese camino que, también, podremos derrotar  las intentonas de los sectores más reaccionarios de la patronal y sus partidos, que además de mostrar los dientes desde el parlamento, utilizan métodos violentos contra los sectores populares. En ese sentido rechazamos el atentado perpetrado contra el local de la Confederación Nacional Agraria, así como la agresión de María del Carmen Alva, ex presidenta del Congreso, contra la parlamentaria y ex dirigenta sindical Isabel Cortez. Y también rechazamos la represión policial contra quienes protestan en el país y demandamos el fin de los estados de emergencia.

Las organizaciones obreras y populares debemos tomar nota que esa es la otra cara de la democracia corrupta de los patrones: el uso de la violencia. Por esa razón debemos tomar nuestras propias medidas de autodefensa, de manera democrática, organizada y disciplinada. Para esto se hace urgente que realicemos asambleas en nuestros centros de trabajo, estudio y barrios. Solo así pondremos en pie nuestra capacidad de lucha y autodefensa.

En tal sentido, emplazamos a las centrales sindicales (CGTP, CUT…), y dirigencias en general, a tomar un curso de lucha independiente de Castillo, para unir a las organizaciones de los trabajadores, trabajadoras y el pueblo, contra las amenazas de los partidos patronales, pero también, contra las consecuencias de la continuidad del modelo neoliberal, mantenido por el gobierno, responsable de las penurias que padece nuestro pueblo.

Por último, hacemos este llamado convencidos que lo que ha fracasado en el país, no es un gobierno del pueblo, sino el intento de esa mal llamado izquierda, que piensa que los cambios en el país pueden darse sometiéndose a las reglas de la democracia corrupta, financiada y controlada por los patrones y el imperialismo. Desde el PST nuevamente reivindicamos que un gobierno verdaderamente de los trabajadores y el pueblo es el único que puede garantizar todas las medidas que necesitamos para salir de la pobreza y el hambre, atender las necesidades urgentes de nuestra población, y recuperar nuestra soberanía. Y ese gobierno de los trabajadores y el pueblo, no se conquistará mediante los votos, ni jurando por la constitución de la dictadura. Será el gobierno de las organizaciones de lucha de la clase obrera y el pueblo pobre, con miras a la construcción de una sociedad socialista que acabe con la explotación y el saqueo de nuestros recursos.

¡PLAN DE EMERGENCIA OBRERO Y POPULAR FRENTE AL ALZA DEL COSTO DE VIDA, EL DESEMPLEO Y EL SAQUEO DEL PAÍS!

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: