En agosto de 1959, más de cincuenta trabajadores tomaban el Puerto de Pindjiguiti de manos de la policía portuguesa, para reivindicar mejores salarios.

Por: UPRG – Unión del Proletariado Revolucionario de Guinea

Desde la segunda mitad de la década de 1950, la clase trabajadora de Guinea-Bissau venía enfrentando el régimen colonialista de Portugal en aquella provincia ultramarina, lo que llevó a la prohibición de la aglomeración de personas (nativas) y dictó el cierre de tabernas a partir de las 19 horas, a fin de evitar encuentros de caris político.

En verdad, la intolerancia del régimen de Salazar y la brutalidad de la PIDE (Policía Internacional y de Defensa del Estado) no permitía ningún tipo de organización. Incluso así, la clase trabajadora guineana desafió todo y a todos, en nombre de los intereses superiores, o sea, en nombre de una Guinea-Bissau libre de explotación, de opresión y de capitalismo, en suma, en nombre de una Guinea-Bissau independiente.

En 1956, el día 6 de marzo, los trabajadores de la Casa Gouveia[1], filial del Grupo CUF (Compañía Unión Fabril) convocaron una huelga en el sentido de exigir mejores salarios y el fin de los maltratos de que la mayoría era blanco; en esa manifestación, que ocurrió frente a las instalaciones de la Casa Gouveia, más de media docena de trabajadores fueron presos y torturados por las fuerzas coloniales.

Tres años atrás, el 3 de agosto de 1956, bajo la batuta de los empleados de la Casa Gouveia, los trabajadores del puerto de Bissau (Pindjiguiti), estibadores, marineros y trabajadores portuarios, avanzaron hacia la huelga, parando toda la actividad en el puerto. Lo que enfureció a António Carreira, entonces administrador del referido puerto, por lo que no demoró en accionar los medios de represión. Aquella tarde, la tropa portuguesa, fascista y racista, no dudó en disparar sobre las centenas de trabajadores indefensos que se encontraban en huelga. Fue un auténtico baño de sangre.

Debido al hecho de haber agotado todas las formas de luchar y de resistir, la clase trabajadora de Guinea-Bissau decidió organizarse alrededor del PAIGCV[2] para una lucha armada contra el colonialismo, en Guinea y en Cabo Verde. Por lo tanto, el tomar las armas por parte de la clase trabajadora guineana, en conjunto con los campesinos, no es fruto de un espíritu guerrillero sino, sí, fruto de las condiciones objetivas que imponía aquel contexto.

Nosotros de la UPRG Cassacá-64, reivindicamos ese legado histórico de la clase trabajadora de Guinea-Bissau y exhortamos a la clase trabajadora de Guinea-Bissau [sobre] la necesidad de erguirse de nuevo, esto porque los objetivos de los mártires de Pindjiguiti no fueron cumplidos en plenitud, pues, para tal, es preciso liquidar el capitalismo en Guinea, en África y en el mundo.

Viva los héroes de Pindjiguiti.

Viva el 3 de agosto revolucionario.

Viva la clase trabajadora de Guinea-Bissau.

¡Abajo el neocolonialismo y el capitalismo en Guinea-Bissau, en África y en el mundo!

[1] La Casa Gouveia era uno de los mayores comercios de Bissau, ligada a la Compañía Unión Fabril de Portugal, ndt.

[2] PAIGCV: Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde.

Traducción: Natalia Estrada.