«Causaba escalofríos. Y no, justamente, por el clima»


«La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, convoca a los propietarios de camiones, colectivos, Trafic y otros medios de transporte de la ciudad, a inscribirse en un registro para el traslado de personas, que se llevará a cabo el día 30 de abril con motivo del «Abrazo por la Cuenca del Río Uruguay, no a las celulosas», en el Puente Libertador General San Martín». Así decía el anuncio en la página web de la Asamblea. Es uno de los reflejos de la gran marcha, que se organizó para confluir.


En el 2005 coparon el puente casi 40.000 personas, la mitad de la población de Gualeguaychú. La de este domingo, según Clarín «Causaba escalofríos. Y no, justamente, por el clima por momentos helado que predominó en la marcha. Desde el kilómetro 28 de la ruta 136, el domingo se veía una postal imponente: los organizadores hablaron de 100 mil. Como sea, el número es récord: nunca antes una movilización en defensa del medio ambiente en el país reunió a tanta gente.»


Sin embargo la tensa asamblea convocada el 1º de mayo, con la participación de más de 1.500 vecinos, después de una impresionante presión gubernamental levantó el corte para «no perjudicar la presentación en La Haya».


Crisis política del MERCOSUR


El presidente Néstor Kirchner no quiere que nada opaque el «gran acto» que el viernes 5 de mayo, imagina en la inflamada Gualeguaychú, por lo cual tiene que llegar con «los deberes cumplidos» y presentar ante La Haya la demanda contra la instalación de las papeleras el jueves 4 de mayo.


La intensidad del movimiento contra las papeleras está creando una verdadera tormenta en las relaciones entre Argentina y Uruguay que pone en peligro al MERCOSUR. Es tan grande la acción de las masas movilizadas que puso al desnudo el verdadero carácter del modelo capitalista de «integración», creado por las empresas imperialistas para abaratar costos, enfrentar la competencia externa y contrarrestar la estrechez de los mercados. Dentro de esta lógica capitalista, el trasfondo de la crisis planteada por las papeleras es la inutilidad del MERCOSUR para los pequeños países miembros, como Uruguay que no logró inversiones ni aumentó significativamente sus exportaciones.


El MERCOSUR demuestra así su inutilidad para resolver problemas creados por las multinacionales imperialistas y está amenazado por la eventualidad de un tratado de Uruguay con Estados Unidos y por la controversia de las papeleras.


La Unidad que necesitamos


Los trabajadores y campesinos de todo el continente se oponen, justamente, al ALCA. Ese tratado no representa otra cosa que el intento de los EEUU de reforzar su dominación económica sobre toda América Latina. Pero, el conflicto de las papeleras muestra que la alternativa no es el MERCOSUR, una unión de las burguesías de Latinoamérica al servicio de las multinacionales. La unidad que sirve es la de los mineros e indígenas de Bolivia, con los trabajadores y el pueblo de Perú, con la clase obrera argentina, con los trabajadores y los sin tierra de Brasil, con los trabajadores uruguayos. Que a su vez llamen a la solidaridad de la clase obrera de los EEUU, compuesta en una proporción nada despreciable por trabajadores latinos, que acaban de forjar páginas de gloria este 1º de Mayo.


Sólo habrá unidad latinoamericana bajo el Socialismo


Por eso, debemos avanzar decididamente a superar las limitaciones de la propiedad privada de los medios de producción y avanzar hacia una economía planificada y gestionada democráticamente por los trabajadores y las comunidades populares. Así es como realmente estaremos construyendo el futuro de una América Latina unida.