SAQUEO MINERO Y DESTRUCCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE DESDE EL NORTE DE MÉXICO.

Hace diez días el presidente López Obrador regresó eufórico desde Washington. Justificó su visita y agradecimientos a Donald Trump por la importancia de celebrar la “gran trascendencia” que tiene y los beneficios que brindará a México el T-MEC, Tratado de libre comercio con EEUU y Canadá.

Por Corriente Socialista de los Trabajadores

López Obrador insiste en que fue a “buscar las inversiones foráneas” que ayuden a superar la crisis económica porque “generarán puestos de trabajo y bienestar al pueblo mexicano”. Sus palabras son muy similares a las del ex presidente Salinas de Gortari en 1994, cuando entró en vigencia el TLCAN. Pero el mismo Salinas –con el cinismo propio de los vende patrias–– reconoció después de casi tres décadas, la realidad que se vive en México: “Hoy tenemos mayoría extranjera en el sistema bancario mexicano y México ha abierto unilateralmente su petróleo a la participación de los particulares. Dos cambios que la contraparte estadounidense no nos ha reconocido” …

Sin embargo, ese despojo es sólo una parte del daño. Porque a causa del TLCAN y ahora del T-MEC se intensificó el saqueo minero en todo el territorio mexicano. Y ese saqueo de nuestras riquezas avanza, destruyendo nuestro medio ambiente, contaminando las aguas y el territorio, dañando nuestra salud y amenazando nuestras vidas.

Por eso la lucha del Frente Unido de Pueblos de la Laguna en Defensa de la Vida, el Territorio y el Agua, no se limita rechazar las graves consecuencias de la fábrica del letal Cianuro de sodio, para los habitantes de la “primera zona de afectación”. Nuestra lucha es para impedir el daño que producen en todas las regiones donde se encuentran las concesiones mineras, en las cuales se derraman miles toneladas de cianuro. Las comunidades de los ejidos laguneros, en realidad estamos luchando en defensa de una gran parte del territorio mexicano. Pues, según datos de hace 4 años, existían en todo el país 25,178 concesiones mineras vigentes, que abarcaban poco más de 22 millones de hectáreas concesionadas (datos de Secretaría de Economía, 2016). Para que se pueda dimensionar esta gran extensión: equivale aproximadamente a la superficie acumulada de toda la Península de Yucatán, más Veracruz, Aguascalientes y Ciudad de México. Y en los años hasta el presente esa superficie concesionada a capitalistas nacionales y extranjeros  creció rápidamente.

El área concesionada de Durango es más de 2 millones de hectáreas, 17 % del territorio del Estado y en Coahuila 1 millón y medio de hectáreas, 9.9 % de su territorio. Con sólo mirar el mapa de las concesiones, constatamos que están en juego la salud y las vidas de los casi dos millones de habitantes de la Laguna. Es decir, que no sólo nos envenena Peñoles con los metales pesados (plomo, cadmio y arsénico) que emanan de  sus plantas, que no sólo nos contamina Lala con el amoníaco de sus establos y la voracidad de los terratenientes con la sobreexplotación del acuífero que deriva en el hidroarsenicismo, sino que ahora a través de Chemours company, quieren envenenarnos con el cianuro, compuesto químico altamente tóxico, utilizado en los procesos de lixiviación para extraer el oro o la plata de los lodos mineros en las explotaciones a cielo abierto.

Por eso, además de señalar a los gobernantes de turno, como el gobernador panista Rosas Aispuro o el senador de Morena, Guadiana Tijerina, que sirven a las ganancias de los capitales foráneos, traicionando al pueblo que dicen “representar”, debemos denunciar con nombre y apellido a los capitalistas que usan el cianuro en sus minas para saquear oro y plata. Son los magnates como Carlos Slim Helú y su grupo Frisco, asociado ahora con los canadienses de GoldCorp, como Alberto Bailleres Gonzáles y su grupo Peñoles, a Germán Larrea Mota y su grupo México. Ellos son los clientes privilegiados de Chemours México, que ahora preside Claudia Márquez y tiene su oficina en el edificio de Slim en Plaza Carso. Todos ellos, magnates, gerentes y sus políticos son los que nos amenazan, amparados en el T-MEC (Ver: https://litci.org/es/menu/mundo/latinoamerica/mexico/eeuu-mexico-mayor-explotacion-y-saqueo-colonial/).

Magnates mineros Slim-Bailleres

En esta lucha por la vida no hay lugar para simulaciones y silencios cómplices

Hace dos años el entonces candidato a presidente, López Obrador, le decía a los pobladores “esa empresa no va” … Pero aún hoy, a pesar de tener los permisos municipales fraudulentos vencidos y que la presidenta municipal de Gómez Palacio Durango, la morenista Marina Vitela Rodríguez y su síndico, Omar Castañeda González, aseguran que respetan la decisión de rechazo absoluto de las comunidades, expresada durante 3 años, la construcción de la planta continúa y no ha sido clausurada como correspondería legalmente. ¡Basta de simulaciones y dilaciones!

Más grave aún, es que las amenazas a la vida por parte del cianuro de Chemours y las simulaciones de los gobernantes van acompañadas por amenazas a la libertad de los habitantes, constantes agresiones y extorsiones por parte de los policías municipales que reportan a la autoridad de Marina Vitela. ¿Casualidad que esto suceda en los ejidos vecinos a la planta de Chemours? Nadie olvida la violenta represión policial del 9 de marzo de 2018 ni las agresiones de empleados de Chemours a niños y mujeres, activistas del Frente, habitantes de la comunidad La Aurora, en el Municipio de Gómez Palacio, Durango.

Supuestamente, la presencia de la policía es para realizar rondines, que evitaran robos. Pero este aparato policiaco se dedica a amenazar, atemorizar y extorsionar con frecuencia a los pobladores de las comunidades. Un joven, Adán Sebastián Valenzuela Leija, que regresaba de un poblado cercano, fue perseguido hasta la comunidad, golpeado brutalmente y apresado. Incluso, los padres del joven, dentro de su propio domicilio fueron encañonados por los corruptos “agentes del orden”, para llevárselo. Ya en el trayecto al lugar de reclusión fue golpeado nuevamente y quedó seriamente lesionado. Luego, al detenido le exigieron el pago de 14 mil pesos para liberarlo. Ya se hizo denuncia ante la fiscalía, exigiendo justicia. Ante esos hechos y por los muchos que se suceden a diario en el medio rural, el Frente de Pueblos decidió en asamblea no permitir más el ingreso a ese territorio de los extorsionadores uniformados. Qué lejos está la realidad de los discursos mañaneros de AMLO, que asegura sin ponerse colorado, que, bajo su gobierno, “todo es paz y amor” y sin represión…

Por eso comunidades laguneras agrupadas en el Frente Unido de Pueblos de la Laguna en Defensa de la Vida, el Territorio y el Agua y la sección de la CNTE Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, en la comarca lagunera, CONVOCAN conjuntamente para manifestar una vez más y que se oiga hasta el Palacio Nacional y que el reclamo lo escuche nuevamente el presidente: ¡Clausura inmediata de la planta de Chemours Laguna!

En ese sentido, el 23 de julio los pobladores se movilizarán a la planta, para realizar un plantón pacifico, una vez más de denuncia y exigencia a las autoridades omisas. Desde la CST de México y la Liga Internacional de Trabajadores, llamamos a apoyar activamente esta movilización contra la corporación yanqui Chemours y sus lacayos mexicanos. Por la soberanía de nuestras comunidades y de México ¡¡FUERA CHEMOURS!!