Los trabajadores de la General Motors de São José dos Campos aprobaron, en asamblea realizada en la mañana del jueves 14 de enero, solidaridad y apoyo a la lucha contra la salida de la Ford del Brasil y el consecuente cierre de sus plantas en el país.

Por: Sindicato de los Metalúrgicos de São José dos Campos, 14/1/2021

La Asamblea, realizada en el estacionamiento de la portería 4, reunió a cerca de 1.500 trabajadores del primer turno. Los metalúrgicos mantuvieron el distanciamiento y utilizaron máscaras para prevenirse del contagio de coronavirus.

La votación, aprobada por los trabajadores de la GM de forma unánime, fue conducida por el vicepresidente del Sindicato, Renato Almeida.

El cierre de la fábrica en el Brasil llevará al despido de 5.000 trabajadores directos, siendo que 830 son de la unidad de Taubaté. También provocará otros 15.000 despidos en el sector de autopartes en el país.

Los cortes ocurrirán a pesar de todo el incentivo fiscal que los gobiernos siempre dieron al sector automotriz. En los últimos 20 años, las montadoras recibieron R$ 69.100 millones en incentivos federales (valores corregidos por la inflación).

El presidente de la entidad, Weller Gonçalves, defendió durante la asamblea la estatización de la Ford en el país como forma de mantener los puestos de trabajo.

Afiliado a la CSP-Conlutas, el sindicato también defiende la urgencia de que todas las centrales sindicales organicen no solo la lucha de los trabajadores, sino de toda la población, para que haya una presión popular contra el cierre de la Ford.

“Continuamos la campaña sumando esfuerzos para buscar evitar el cierre de la Ford y la pérdida de millares de empleos. Es nuestra reivindicación que el gobierno de Jair Bolsonaro estatice empresas que realicen despidos en masa. La lucha continúa”, afirmó el director del sindicato y trabajador de la GM, Valmir Mariano da Silva.

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.