Compartir

A nuestros lectores

 Esta edición de Marxismo Vivo, que continúa con los debates del XIII de la LIT-CI y  que entra  en dos  nuevos temas polémicos (la táctica del FUR y la discusión sobre el fascismo) queremos dedicarla al más nuevo integrante de nuestro Consejo Editorial. Se trata de Daniel Ruiz, actualmente rehén de la justicia burguesa argentina.

¿Quién es Daniel?  Un obrero petrolero, dirigente de su gremio y del PSTU argentino, quien desde hace varios años sintió la necesidad de acercarse a la teoría marxista, convencido de la necesidad de que los obreros se apropien de esta teoría para poder dejar de ser dirigidos y pasar a ser el elemento central  en la dirección del partido revolucionario.

Su vida no fue fácil. Hijo de una familia obrera, huérfano de padre desde los 8 años, desde muy joven se convirtió, junto a sus tres hermanos, en activista social en su ciudad natal, Comodoro Rivadavia, centro petrolero de la Patagonia argentina. A finales de los años ’90 e inicios de 2000, en medio de la gran crisis que azotó a su país,  fue  dirigente  del movimiento piquetero[1],  encabezando en su región el sector que no luchaba por planes sociales sino por trabajo digno. Producto de esas luchas, gran cantidad de trabajadores desocupados consiguieron trabajo en las petroleras.

Desde esa época, se convierte en militante revolucionario ingresando a la sección argentina de la LIT-CI. Más tarde ingresa al gremio  petrolero,  en el sector perforaciones, trabajando en boca de pozo, en medio del desierto patagónico, con temperaturas abajo cero grados y en medio de los fuertes vientos característicos de la región. Al tiempo es elegido delegado de base y, poco después,  se convierte en un reconocido dirigente de la oposición, no solo en su gremio o en su ciudad sino en los diferentes conflictos y luchas en donde se presentaba llevando la solidaridad e impulsando la coordinación y la construcción de una nueva dirección sindical antipatronal y antiburocrática.  

Lea también  Carta de Daniel Ruiz a nueve meses de su prisión política

El 18 de diciembre de 2017 participó, junto a los militantes de su partido, de la gran movilización que enfrentó  la política de reformas que atacaba el derecho de los jubilados.  Gran movilización de masas brutalmente reprimida por las fuerzas de seguridad,  en la que cinco manifestantes perdieron un ojo y hubo un importante número de presos y procesados. Incluso el juez que atiende la causa habla del exceso represivo.

Todos los procesados, así como Sebastián Romero, que continúa perseguido, y Daniel Ruiz, que fue llevado preso el 12 de setiembre de 2018, son acusados del «terrible crimen» de haber participado en esa movilización, y de haberla defendido, respondiendo a la brutal represión policial con los elementos de que disponían, como los fuegos de pirotecnia que tradicionalmente se llevan a las movilizaciones en la Argentina. No hay dudas de que este es un ejemplo más de criminalización de las luchas sociales.

Ese es Daniel Ruiz. Para nosotros fue un orgullo su incorporación al Consejo Editorial de Marxismo Vivo. Él representa el perfil del sector al que prioritariamente queremos llegar con nuestra revista. Hoy sumamos, entonces, nuestra voz al reclamo internacional por su inmediata liberación.

Los editores.

Nota:

[1]  Trabajadores desocupados organizados, que  eran identificados con ese nombre porque utilizaban el método de los piquetes para cortar las rutas y los accesos a las fábricas.