Compartir

La plusvalía es un término que formuló Carlos Marx para demostrar que en el proceso de producción capitalista los trabajadores producen más valor del que se les reconoce a través del salario. Para sustentar esta formulación demostró que no es lo mismo trabajo que fuerza de trabajo y que el trabajo no es el que agrega valor, sino la fuerza de trabajo.

Por Fernando Graco

 La fuerza de trabajo es la capacidad para realizar un trabajo.  Su valor se determina por la cantidad de trabajo socialmente necesario para su reproducción, que se traduce en el salario, mientras el trabajo es el resultado que se obtiene al ejercer la fuerza de trabajo.

El capitalista al comprar la fuerza de trabajo la utiliza para transformar la materia prima, con el uso de herramientas y máquinas, y producir el valor que le paga, en forma de salario, por esa fuerza al trabajador, pero como este labora más tiempo del necesario para su salario, produce un excedente que el capitalista se lo apropia. Ese excedente es conocido como plusvalía, pero los capitalistas lo llaman ganancia. Como porcentaje, ese excedente se conoce como la cuota de plusvalía o cuota de explotación.

En cada empresa los trabajadores pueden hacer un cálculo de cuál es el grado de explotación a que están sometidos. Averiguan cual es la cifra de la ganancia neta de la empresa en un año (en muchos casos publicada como informe anual) y la dividen por la cantidad de trabajadores. Eso da el valor que cada trabajador le produce al patrón, entendiéndose también como lo que este deja de pagarle. En el caso de los trabajadores tercerizados ese valor es superior porque el grado de explotación es mayor, en la medida en que estos trabajadores son remunerados con menos salario y sin prestaciones sociales.

Lea también  Fascismo: ¿de derecha o de izquierda?

Plusvalía absoluta

En el caso de un trabajador que labora 8 horas al día, en 4 horas logra ganar su salario, y lo producido por las 4 horas restantes le quedan al capitalista en forma de plusvalía.

Los capitalistas utilizan otros mecanismos para incrementar la plusvalía. Aumentan el horario de trabajo, por ejemplo, a más de 8 horas, o presionan al trabajador para que acelere el ritmo de producción. La plusvalía que el capitalista logra mediante estos mecanismos se conoce como plusvalía absoluta.

Plusvalía relativa

Otras formas de aumentar la plusvalía  es especializando a los trabajadores para que hagan una sola operación, o incorporando tecnología para que se produzca más en el mismo tiempo. En este caso el tiempo de trabajo para garantizar el salario será menor, en el ejemplo de las 8 horas, ya no serán 4 horas sino 3, y la plusvalía aumentará a 5 horas. La ganancia conseguida de esta forma se denomina plusvalía relativa.

La lucha es por aumentar la plusvalía o mejorar el salario

La lucha de clases entre los capitalistas y los trabajadores se expresa, en parte, en la lucha de los primeros por aumentar la plusvalía y los segundos por mejorar los salarios. Los capitalistas amenazan con cerrar la empresa o acusan a los trabajadores de querer quebrarla si piden aumento salarial, pero es un chantaje para impedir que los trabajadores reclamen. En esta lucha los trabajadores tendrán mejores condiciones de ganar si se organizan gremialmente en sindicatos y políticamente en un partido de los trabajadores